¿CONTINÚA LA DESINTEGRACIÓN DE COLOMBIA?

¿CONTINÚA LA DESINTEGRACIÓN DE COLOMBIA?

El Libertador Simón Bolívar presentó en la Carta de Jamaica su proyecto en pro de la unidad de todos los Estados del continente que surgirían de la lucha emancipadora. Con la desintegración de la Gran Colombia terminó la unión de cinco de ellos, todos con futuro oscuro hoy.  En esta disolución participaron en forma definitiva y miope las fuerzas militares de Venezuela lideradas por José Antonio Páez, las de Ecuador por Juan José Flórez, las de Colombia por Francisco de Paula Santander…

Posteriormente perdió Colombia a Panamá, gran parte de la Amazonia con Brasil y con Perú. Recientemente perdimos el mar con Nicaragua. En las cartillas chavistas de geografía que les enseñan a los niños venezolanos figuraba no hace mucho tiempo gran parte de los Llanos Orientales de Colombia y de la Guajira como territorio sobre el cual tienen ellos derecho.

Y para completar esta desintegración paulatina, el presidente Juan Manuel Santos plantea entregarles ahora a las ‘milicias’ de las Farc las Zonas de Reserva Campesina, como ya les ha escriturado el Catatumbo y algunas zonas de los Llanos Orientales. Para facilitar tal sumisión, se ha liderado una campaña para desacreditar a todas nuestras Fuerzas Armadas, diezmándolas previamente, con la disculpa de unos pocos militares corruptos.

A juzgar por la apatía electoral de los colombianos, pocos compatriotas parecen atar las amenazas del castro-chavismo de Venezuela por medio de los diálogos de paz a la manera de Santos en La Habana. Inquietan la amistad de Nicaragua y de Venezuela con China, con Rusia y el apoyo de importantes  vecinos, supuestamente democráticos de la región, a la Celac de los Castro.

Nada de esto acontece de manera espontánea.  Detrás de todo existe un plan internacional tramado para predisponer a Latinoamérica contra los Estados Unidos. En Google pueden encontrar mis lectores numerosos artículos que sospechan sobre el interés de Venezuela en instalar y de Brasil en desarrollar armas atómicas, so pretexto de disuadir y defenderse. Ninguno de los dos países ha firmado el Non Proliferation Treaty, acuerdo por medio del cual los países ni instalan, ni desarrollan armas nucleares.

“Colombia, como principal aliado de EE. UU. en la región, afirma Ómar Bula Escobar en su libro titulado El plan maestro, ha sido llamada el Israel de América Latina y constituye sin lugar a dudas un gran obstáculo para esta temible conspiración. A Colombia es necesario neutralizarla en el momento indicado y nadie mejor para hacerlo que las Farc, un movimiento armado bien implantado ya a través de todo el territorio nacional que cuenta con el firme respaldo de los cerebros principales del funesto y ominoso Plan Maestro”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar