LA ESTRATEGIA NAZI DEL ENEMIGO ÚNICO O LAS DESINFORMACIONES DE GERMÁN VARGAS LLERAS Y LEÓN VALENCIA SOBRE EL PROCESO DE PAZ

LA ESTRATEGIA NAZI DEL ENEMIGO ÚNICO O LAS DESINFORMACIONES DE GERMÁN VARGAS LLERAS Y LEÓN VALENCIA SOBRE EL PROCESO DE PAZ

La falsa acusación de Germán Vargas Lleras de que la oposición miente, encabeza la primera página de la edición de El Tiempo del 13 de abril de 2014. Este escrito desmentirá lo pertinente de esa entrevista. Primera aclaración que le pediría a GVL: Definir y diferenciar: oposición, contradictor con o sin vocería, enemigo, amigo, negociador de la paz, indiferente, interesado sin militancia política, etc. Esto para indicar que hay diferentes actores con una misma preocupación, lo que no significa que debamos reducir este proceso al de “amigo – enemigo único” que es una vieja táctica nazi que no ayuda.

Vargas dice: “No es cierto que se esté negociando ni la estructura, ni el funcionamiento de las Fuerzas Militares.” Sin embargo en la Edición de 534 de marzo de 2014 de la revista de ACORE, leemos: “Sobre este particular, hay un gran temor y desconfianza sobre todo lo que pueda acontecer como consecuencia de un posconflicto originado dentro de un proceso mal negociado. Como mínimo, entre otras cosas, esto sería lo que podría ocurrir:

– Reestructuración de las FF.MM. y asignación de nuevas funciones, con detrimento del pie de fuerza, relevándolas también de su responsabilidad en materia de control territorial y orden público interno. Esto se haría mediante un desmantelamiento progresivo.”

Por otra parte, el 21 de noviembre de 2012 en “El plan de paz colombiano incita al debate sobre el futuro de la guerrilla,” Pablo Ferri  cita a Ariel Ávila, de Nuevo Arco Iris, quien  prevé que el ejército deberá dar de baja a no menos de 70,000 efectivos si el proceso de paz concluye exitosamente. Además,  Rodrigo Uprimny cree que otra de las posibilidades es que parte de los guerrilleros pase a integrar las fuerzas del ejército. En el mismo sentido hablaron el 15 de septiembre de 2012, María del Rosario Arrázola/Alfredo Molano Jimeno en su columna “Conversaciones de paz: entre propuestas y temores.”

Otra perspectiva de la ‘oposición.’ Fuente: “La paz de Santos: sin persuasión y sin grandeza.” Fabio López de la Roche, integrante del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de paz. Periódico Universidad Nacional N° 176, pág. 5, abril 2014. Dice: “A las ambigüedades del Presidente Santos en los temas agrario, educativo y salud y al discurso mercadotécnico sobre lo social, que impide que la negociación de La Habana sea percibida como un nuevo pacto, se suma su incapacidad como comunicador para disipar temores frente a los acuerdos y para venderles a los colombianos un país posible.”

Le preguntamos a Vargas: ¿Considera a ACORE y al B.G., Jaime Ruiz Barrera, su Presidente, a Ariel Ávila y Rodrigo Uprimmy, a María del Rosario Arrázola, Alfredo Molano Jimeno, Ariel Ávila, Fabio López de la Roche, enemigos de la paz, contradictores, oposición, o son personas con derecho a manifestar una opinión?

Sin embargo Vargas no dice nada cuando el 22/02/14, en el periódico de las FARC-EP dicen: “Es necesario depurar las Fuerzas Armadas del régimen;” o cuando el 10 de febrero de 2014 en Comunicado Conjunto de los Comandantes de las FARC–EP y el ELN hablan de ¿PARAMILITARISMO OFICIAL? Con foto del Ministro Pinzón y los altos mandos militares, pues cuando esos terroristas denigran en contravía de los diálogos o las instituciones, lo llama ‘declaraciones y no más que eso’; pero si la misma opinión de periodistas fuera expresada por ‘la oposición’, no sería una declaración, sino una mentira. Vemos así el doble rasero de Vargas. ¿O miedo?

Vargas dice: “Mienten quienes dicen que se discuten asuntos que comprometen principios fundamentales de nuestra Constitución.” Pero, en el acuerdo firmado, en el punto 5. De “El fin del conflicto,” leemos: El Gobierno Nacional revisará y hará las reformas y los ajustes institucionales necesarios para hacer frente a los retos de la construcción de la paz. ¿Quién miente, Vargas o ‘la oposición’?

Vargas dice que mienten quienes dicen que se discuten asuntos que comprometen a la propiedad privada en Colombia. Sin embargo en fuentes de  La W Radio del 7 de Marzo de 2014 bajo el título “Diálogos de Paz enfrentan a Minagricultura y la SAC” leemos: “El gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández, dijo en www.wradio.com.co que al interior de la SAC, sociedad de agremia a aAsocaña, Coltabaco, Fedepalma, Federacafé, Fedepapa, Fundallanura y Fedepanela, hay descontento porque “nadie sabe qué va pasar en el proceso de paz” con las Farc. “En una entrevista con el diario El Tiempo, Rafael Mejía, presidente de la SAC, reconoció que la junta directiva pidió “hacer una revaluación de esto para tomar una decisión frente al proceso de paz”. “Lo que estamos evaluando es que el Gobierno no se haya salido del respeto al modelo económico, a la propiedad privada y al modelo de libre mercado, que nos prometió. Por eso lo apoyamos, pero con los hechos nos ha demostrado que ha cambiado”, le dijo Mejía al diario. Según Mejía, “Sergio Jaramillo (comisionado de Paz) dio a entender en Barranquilla el 23 de noviembre, en la Serie Colombia, que para el Fondo de Tierras se expropiarían hectáreas cerca de ciudades, aunque sean bien explotadas”.

Si leemos desprevenidamente la información anterior es difícil entender que ‘la oposición’ esté conformada por gremios que apoyan los diálogos, funcionarios del gobierno, medios de comunicación que concuerdan en la preocupación por la propiedad privada, asunto con el que Vargas pretende acusar de mentirosa a ‘la oposición.’ ¿Quién miente, Vargas o ‘la oposición’?

Pasemos a otro round. La opinión de Vargas sobre la frase del Presidente, de que ‘lo pensaría dos veces’ para dar de baja a Timochenko. También se raja Vargas cuando dice: “Me pareció una celada mal intencionada. Ninguna respuesta era buena.” Falso. La respuesta la dio óscar Iván Zuluaga cuando dijo que actuaría de acuerdo con la Constitución. Y se enreda más Vargas cuando dice que hacer la pregunta es una ‘provocación’ sobre una hipótesis que no se ha presentado; pero que no dudaría en actuar si en ‘determinadas circunstancias’ se presentara la oportunidad para hacerlo; esto en plata blanca quiere decir: Si la hipótesis la plantea supuestamente ‘la oposición’ a través de un periodista es mal intencionada, pero si la hipótesis la concibe el gobierno, está bien. Yo no jugaría a cara y sello con Varguitas, porque con una cara perdería y con la otra también.

Finalmente  León Valencia en su columna de Semana del 12 abril 2014 “La locura de Iván Márquez y Álvaro Uribe” dice: “Pero no me cabe en la cabeza que Márquez y Uribe se pongan en esa tarea. Están lanzando una piedra al aire para que les caiga sobre su propia cabeza. Ninguno de los dos podrá salir bien librado si el proceso de paz termina en una judicialización generalizada.” La razón por la que a Valencia ‘no le cabe en la cabeza’ es porque a Uribe cualquier perico de los palotes puede inventarle una acusación, sin ningún fundamento máxime con el carrusel de testigos falsos que la misma Fiscalía denuncia; en cambio Márquez tiene 30 condenas falladas por la justicia. No hay comparación, León Valencia. ¿Quiénes mienten, Vargas, la oposición o los empecinados en no ver sus propios errores de juicio y de información?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar