Hambre y Desempleo en la Frontera

Hambre y Desempleo en la Frontera

Los gobiernos de Venezuela y Colombia fracasaron en sus políticas económicas y sociales aplicadas a toda la población de nuestras fronteras, los cuerpos de seguridad y resguardo aduanero de los dos países decomisan toneladas de productos provenientes del contrabando todos los días, pero la verdad jamás podrán erradicar este fenómeno social que se extiende a lo largo de 2219 Km de frontera, mientras tengamos un modelo económico fracasado por salvaje e inhumano, sin propuestas de crecimiento ni productividad, solo restricciones al consumo y a las ventas, que nos están conduciendo a graves desequilibrios en las dos poblaciones ya que producen artículos más caros y más escasos, lo que origina enfermos sin tratamiento ni medicina, empresas y comercios cerrados, mayor desempleo, menos capacidad adquisitiva del salario y una inflación gigantesca.

Los anaqueles del lado Colombiano están llenos de productos comprados en Venezuela, lo mismo sucede con los pimpineros y sus ventas de gasolina de contrabando, lo que afecta a empresarios, comerciantes y productores neogranadinos, lo mismo que al pueblo Venezolano que es victima de la escases de estos productos, pareciera que se multiplicaran cada día más estos ilícitos, debido a los gérmenes que carcomen a buena parte de los cuerpos de seguridad y la voraz corrupción de funcionarios de los dos gobiernos.

Los habitantes de toda la frontera estamos viviendo una mengua progresiva y continuada de la calidad de vida, y un aumento de los niveles de indignación y malestar, nuestras condiciones económicas y sociales han disminuido y el agravamiento de la crisis aumenta todos los días, la lista de empresas llevadas a la quiebra del lado Venezolano aumenta a diario: Empresas de gas, cementeras, fábricas de zapatos, fábricas de blu jeans, teatros, supermercados, librerías clausuradas, fábricas de maletas, de carteras para damas y caballeros, fábricas de chaquetas, maletines y correas, ventas de repuestos para vehículos cerradas, reencauchadoras, cristalerías, tabacaleras, fábricas de conservas alimenticias, ventas de vehículos, ventas de baterías, etc,etc, lo que corre a todos los inversionistas.

Los gobiernos de Colombia y Venezuela están llevando sus políticas de fronteras por caminos equivocados, la inseguridad que propicia la guerrilla del lado Colombiano, unido al abandono de la producción agrícola y la falta de estímulo y protección a empresarios y comerciantes desdice mucho de la gestión Santos, y del lado Venezolano la crisis es el producto de 4 devaluaciones del Bolívar, y una inflación descomunal que ha generado un enorme diferencial cambiario, unido a la corrupción en los organismos del estado y por estar politizando todo, acabaron con todo tipo de producción de bienes y servicios, lo que ha multiplicado el desempleo y estimulado el contrabando, por las altas cifras y porcentajes de población que no tienen para llevar el mercado a sus casas, debido a las desacertadas políticas para la frontera aplicadas por los gobiernos de Santos y Maduro que tienen el sello “Hecho por el Castro Chavismo”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar