Un partido verdaderamente democrático

Un partido verdaderamente democrático

Los partidos políticos son a la democracia lo que el agua es a los peces. Es impensable un régimen de libertades sin que exista pluralidad de colectividades ideológicas que planteen múltiples posibilidades para que los ciudadanos, a través de su sagrado derecho al voto, depositen su confianza en aquel partido que represente con mayor claridad sus intereses.

El Centro Democrático se ha erigido sobre un grupo de pilares fundamentales que creemos son los que requiere nuestro país para garantizar el progreso de los ciudadanos. Y esos pilares recogen, a su vez, un cuerpo doctrinario clarísimo con el que se identifica buena parte del país.

Por eso resultan tan importantes las elecciones locales que tendrán lugar en octubre de este año. Buscamos lograr el mayor número de gobernaciones y alcaldías, sumadas a representaciones amplias en las asambleas departamentales, concejos distritales y municipales y juntas administradoras locales. El nuestro es un partido cercano a las gentes, nosotros no hacemos política desde las grandes urbes, nosotros construimos nuestros programas de gobierno de la mano de la ciudadanía.

Creemos firmemente que las soluciones a los problemas que aquejan a las diferentes comunidades, siempre emanan del diálogo abierto, franco y permanente con ellas. Nuestros Talleres Democráticos no se hacen solamente en los días previos a las elecciones; nosotros estamos en contacto con la gente antes y después del día de las votaciones.

Una de las experiencias más significativas del Centro Democrático es la de promover nuevos liderazgos. Para la muestra basta con revisar la composición de la bancada parlamentaria del CD. La gran mayoría de quienes ostentamos la responsabilidad de representar a nuestros electores, somos personas sin tradición en la arena electoral. Muchos provenimos del sector privado, motivados por el compromiso de trabajar sin descanso por nuestros conciudadanos.

Numerosos militantes del Centro Democrático han manifestado su interés de presentar sus nombres para las elecciones de octubre. Consideramos, de acuerdo con nuestros estatutos, que la decisión de quiénes integrarán las listas debe recaer en nuestros propios copartidarios.

De ahí la importancia de que este domingo aquellos que tramitamos el carnet de membrecía en el Centro Democrático concurramos a las urnas y votemos por aquellos que en octubre serán nuestros candidatos.

Así es como se construye un verdadero partido político en una democracia. Abriendo las puertas para que sus seguidores, que al fin y al cabo son el poder soberano, sean los que tengan la última palabra.

La invitación es entonces para que este 19 de abril vayamos al centro de votación que nos corresponde y marquemos por el nombre de aquella persona que queramos sea integrante de las listas del Centro Democrático a concejos municipales, alcaldías y juntas administradoras locales que se van a elegir el próximo mes de octubre.

Escribía Octavio Paz que una nación sin elecciones es una nación sin brazos, ojos ni voz. Eso mismo aplica para los partidos políticos que cierran sus puertas a que las decisiones fundamentales sean adoptadas por quienes lo integran. Por eso, el proceso del próximo domingo es un bello aporte que el Centro Democrático le hace a la democracia de Colombia.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar