Cartas paranoicas, hirsutas y amenazantes

Cartas paranoicas, hirsutas y amenazantes

Los máximos cabecillas de las Farc, Iván Márquez y Timochenko, enviaron el 10 y 11 de junio, sendas cartas, una dirigida al Procurador General de la Nación y otra amenazando a los medios de comunicación, mencionando a la periodista Diana Calderón directora de Hora 20 de Caracol, las dos misivas concuerdan en responsabilizar al estado de imponerles la guerra, lo cual es absolutamente falso, porque con ese cuento encubren su dogmatica marxista acerca de la lucha de clases como un ajuste de cuentas y el de la violencia partera de la historia, porque todavía no nos hemos enterado que esa organización narcoterrorista haya renegado del comunismo totalitario.

De manera descarada Timochenko en su carta, dice “nunca hemos exigido un cese unilateral de fuego, en cambio si lo hemos declarado más de una vez” sabiendo que una declaración de cese unilateral de fuego por parte del estado seria como entregarles el poder sin haber ganado la guerra en 51 años, recordando que las Farc en todo este tiempo no ha podido pasar de la guerra de movientes o guerra de guerrillas a la guerra de posiciones y solo mediante el terrorismo es que buscan chantajear al estado y a la sociedad Colombiana, advirtiendo que a principios de la década de los ochenta del siglo pasado calculaban tomarse el poder para el año 1996 y ya han pasado casi 20 años.

Por ello en su desesperación las Farc siguiendo las enseñanzas del leninismo, incrementan el sufrimiento de las masas con acciones terroristas, como las que han realizado en los últimos días, que dejan sin agua y sin luz a personas humildes, no importándoles las afugias de los pobres, porque para ese bodrio sus atentados agudizan las contradicciones y las masas deben de sufrir más de lo habitual, para que haya una situación revolucionario.

También el máximo jefe de las Farc se vino lanza en ristre atacando los medios de comunicación, especialmente en contra de la periodista Diana Calderón, por haber escrito una columna en el periódico el País de España titulada ¿verdad o venganza? Sin entender ese cabecilla que cualquier periodista, es esencialmente un profesional de las comunicaciones y hoy puede estar en Caracol que es del grupo Prisa de España y mañana en Telesur canal chavista, o en el canal oficial de Rafael Correa en el Ecuador, o en el canal capital que en la actualidad regenta Gustavo Petro en Bogotá, como ha sucedido en varias ocasiones.

En un conflicto un periodista puede ser ajena al mismo, pues solamente los seguidores del esperpento marxista leninista por su concepción inhumana no creen en la neutralidad, siguiendo al maquiavelismo que busca mediante dicotomías dividir para que las gentes más atrasadas e ignorantes tomen partido, desconociendo aquella máxima del filosofo griego Protágoras quien decía que el hombre es la medida de todas las cosas, y por ello es más importante que el estado o que las ambiciones burocráticas de una banda armada como las Farc.

En la carta de Timochenko hay una acusación temeraria en contra de Caracol radio, al afirmar que “tiene una responsabilidad directa en la guerra y grave, que no debe posar de espectador inocente” cuando es sabido que la guerra en Colombia declarada por la guerrilla marxista de las Farc para tomarse el poder tiene 51 años y el grupo Prisa adquirió las emisoras solamente hasta el 2003 y, en cualquier momento las puede vender, lo cual indica que es un exabrupto culpar a Caracol radio, porque eso sería igual que acusar a medios de comunicación legales de la llamada izquierda de ser propiciadores directos del conflicto, situación que cualquier demócrata tendría que rechazar.

Claro que hay que hacerle una crítica a los grandes medios, porque nunca se han preocupado por averiguar sobre el origen del componente ideológico de la guerra, cuya única responsabilidad es del comunismo totalitario y además tampoco han realizado debates, sobre la vigencia histórica del marxismo, como si el tema fuera un tabú, porque a lo que más le temen los marxistas de todos los pelambres es a la lucha ideológica, ya que ese engendro es para irracionales y no hay argumentos como defenderlo.

Esa falsa dicotomía entre amigos y enemigos de la paz es una leyenda, porque los únicos enemigos de la paz, son los que se enriquecen fabulosamente con el negocio del narcotráfico y quieren perpetuarse en el, como sucede con miembros de las Farc que dentro de su doctrina inescrupulosa consideran que la paz es la que traen en la punta de sus fusiles, cuando claudiquen la sociedad y el estado, pero seguirán equivocándose con Colombia, porque como dijera el gran escritor José María Varga Vila “un país ingobernable, también es un país inconquistable”.

El cabecilla Iván Márquez en la carta que le dirige al procurador se queja por los horrores de la guerra, que ellos propiciaron, resaltando que el mismo Jesucristo decía que para ir a la guerra se tenía primero que considerar la capacidad del enemigo, subrayando que desde 1964 en Marquetalia las Farc buscaron tomarse el poder y hoy siguen tercamente insistiendo en lo mismo, echando el discurso miserabilista de luchar por la emancipación de los pobres, recordando que Hitler y Mussolini también usaron la misma monserga.

María Jimena Duzán, en la edición del 13 de junio de la revista Semana en su columna titulada “escurriendo el bulto” en donde se refiere a la carta que envió Iván Márquez al procurador señala “nunca he creído que este conflicto se puede simplificar tan fácil como lo impone el dogma uribista, según el cual las Farc son las únicas responsables de la guerra” pero claro que las Farc son las únicas responsables de la guerra y eso no es un dogma uribista, sino marxista, al cual los grandes medios jamás le han puesto cuidado, no se sabe si por falta de conocimientos o es que le tienen respeto supersticioso al comunismo totalitario y no son capaces de propiciar debates ideológicos que desenmascaren la catadura del marxismo leninismo, que ha sido el padre de la mentira, el odio y la violencia en Colombia durante el prolongado conflicto, resaltando que con ese bodrio se han alimentado las Farc declarando la guerra para tomarse el poder y dar rienda suelta a sus instintos insanos.

Así que sobre el conflicto Colombiano no puede haber ninguna duda, acerca de que las Farc por su concepción absolutista marxista, son las únicas responsables del mismo y como toda causa tiene su efecto, las calamidades de la guerra se desprenden de ahí, por ello los periodistas de los grandes medios deberían de conocer los dogmas comunistas para saber porque la narcoguerrilla actúa así, pues lo de mas son eufemismos que ocultan la realidad, entonces tanto las acciones terroristas como las amenazas del grupo armado por cartas, buscan un cese bilateral de fuego como estrategia para lograr sus fines.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar