Ley anticontrabando y cierre de fronteras

Ley anticontrabando y cierre de fronteras

Estamos viviendo en la frontera un rechazo colectivo a la ley anticontrabando, al cierre de fronteras, y al seguro obligatorio (SOAT) aplicado a colombianos y venezolanos. Medidas que nunca fueron utilizadas en el pasado y teníamos una frontera pujante, en pleno desarrollo y con una población productiva, estábamos unidos por fuertes vínculos de integración y libre comercio, que permitieron un mayor y mejor empleo, mejor atención en materia de salud, con medidas de carácter social que le dieron fortaleza económica al sector productivo y mejor nivel de vida a los habitantes de las dos naciones.

Los hombres y mujeres de frontera no creemos que estas medidas aplicadas por los dos gobiernos, solucionen el problema de la escases en Venezuela, que es causado por las herradas políticas socialistas y la falta de producción, sabemos que el contrabando hacia Colombia obedece a que no hay trabajo formal, fundamentalmente porque los gobiernos de Santos y Maduro no se han preocupado por esta región, no tienen planes para generar empleos y están de espaldas a la crisis que vivimos Colombianos y Venezolanos.

El cierre de fronteras así como él (SOAT) y la ley anticontrabando, ni ayudan ni contribuyen con la integración y el progreso, antes más bien condenan a la población a vivir de rodillas, hostigan a los comerciantes con permanente fiscalización y estrangulan el aparato industrial; Se tienen que crear mecanismos que no alteren el transito durante las 24 horas del día para ayudar a trabajadores, estudiantes, pequeños comerciantes, hombres y mujeres que se desempeñan en la economía informal así como contribuir con la atención de todos en materia de la salud.

Una cosa es el paso ilegal de alimentos y combustible y otra son los hombres y mujeres que trabajan en las pocas fábricas que aun subsisten, con turnos continuados diurnos y nocturnos, que requieren del paso permanente porque las industrias del plástico, lavanderías, fábricas de confección y otras empresas, no se pueden detener en su labor de 24 horas, pues las calderas, hornos, y fábricas, no pueden apagar sus máquinas ya que incumplirían en la entrega de contratos.

Hace falta voluntad política y seriedad en nuestros gobernantes, ya que desde Caracas y Bogotá prometieron la creación de zonas de libre comercio, zonas económicas especiales, zonas francas, y nada han cumplido, solo se han dedicado a abultar sus cuentas bancarias, mientras los cuerpos de seguridad bajo sus órdenes, persiguen a los más humildes que han sido los marginados y discriminados de siempre, pero ya están dando signos de inconformidad porque ni la ley anticontrabando, ni el cierre de fronteras, podrán solucionar sus problemas por el contrario los agudizarán.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar