“España y Colombia, un solo pueblo a pesar de Santos˝

“España y Colombia, un solo pueblo a pesar de Santos˝

El episodio del hallazgo del Galeón “San José˝ en aguas de Cartagena de Indias, aparte de las discusiones sobre la titularidad del pecio, que ya bastante se está debatiendo tanto en Colombia como en España y que no son objeto de estas reflexiones, deja una serie de lecturas de carácter político que no deben de dejarse pasar por alto.

Dícese del presidente colombiano Juan Manuel Santos que es un hombre frío, calculador, con las dotes que caracterizan a los jugadores de póker y que no se desmarca de sus objetivos, pasando por encima de planteamientos, doctrinas y personas, así se le tache de instrumentalizar todo aquello que sea preciso para el logro de sus fines políticos.

No en vano sus diferencias con el Ex Presidente Álvaro Uribe y que tanto se le recrimina al actual mandatario, devienen de haber sido elegido con las políticas de seguridad democrática de su mentor y aprovecharse de su activo electoral de diez millones de votos, para una vez encumbrado en el poder traicionar las ideas uribistas con las que fue elegido y ponerse a negociar con las FARC un proceso de paz, al principio de su mandato, con concesiones de impunidad y participación política a los narcoterroristas, que no había desvelado al pueblo colombiano que iba a llevar a cabo.

El incidente del Galeón “San José “posiblemente ha servido para que la opinión pública española descubriera actitudes como dirigente político de ese Santos, desconocidas hasta ahora en España y a las que tanto se ha referido el uribismo en sus críticas.

Es ese Proceso de Paz iniciado por Santos y su necesidad de apoyo internacional, lo que ha provocado el acercamiento del dirigente colombiano a España. Se encontró con un Rajoy receptivo a apoyar dicho proceso y que como buen anfitrión de los países iberoamericanos en el viejo continente, le abrió las puertas de par en par no solo de las instituciones españolas sino de las europeas, ejerciendo el gobierno español de valedor de Colombia ante las más importantes potencias europeas y los organismos comunitarios.

Asi, España fue convenciendo a la UE de lo conveniente de legitimar un proceso de paz que en la misma Colombia, no contaba ni cuenta todavía con el apoyo popular que sería pertinente. Se logra la creación de un Fondo Fiduciario para el hipotético postconflicto, que sería una especie de cuenta abierta para que los países europeos fueran depositando las cantidades que serían precisas para ayudar a Colombia en ese propósito. España abre dicho Fondo Fiduciario hace unas semanas con el depósito de tres millones de euros.

Pero esta involucración de España con el Gobierno de Santos, no queda ahí. En el 2013 e insisto en lo del 2013, por la importancia de lo que luego expondré, Rajoy comunica a Santos que España ha hecho la petición a sus homólogos europeos para que aprueben la Supresión del Visado Schengen para colombianos para estancias corta. La gestión del Presidente español ha sido decisiva y desde el pasado 3 de Diciembre ya están llegando a España y resto de países Schengen los nacionales colombianos sin necesidad de Visado, entrando con el mero pasaporte de su país.

Pero en esto llegó el hallazgo del Galeón “SanJosé”, el pasado 27 de Noviembre en aguas territoriales colombianas. A dicho pecio se le supone que contiene quizás el tesoro más importante que los españoles traían desde sus colonias en el Nuevo Mundo, en concreto de Perú, aunque su contenido es un enigma, no sé si para todos. Santos llegó a Europa días después, ya conocedor del hallazgo y conocedor de que la nave es un barco de la Armada y por tanto del Estado español, pero nada comunicó a Rajoy ni al Ministro de Asuntos de Exteriores. Firmó el 2 de Diciembre lo de la Supresión del Visado y en celebración de dicho acontecimiento, Rajoy invita a comer en La Moncloa al mandatario colombiano, a la Canciller colombiana y a un nutrido grupo de representantes de colombianos residentes en España, entre los que se hallaban periodistas, miembros de asociaciones, deportistas, políticos, etc.

Durante esa comida ni el Presidente Santos ni la Canciller María Ángela Holguín, tampoco ponen en conocimiento el hallazgo de la nave española a os gobernantes españoles.

Y es al otro día de la llegada de ese viaje, ya en Colombia, cuando el Presidente Santos vía Twiter, en tono sensacionalista da la noticia del descubrimiento del barco el día 27 de Noviembre, aunque otras fuentes indican que ha sido con anterioridad, pues de las fotos aportadas se infiere que ya se podría haber entrado previamente en dependencias de la nave.

Al otro día del anuncio en Twiter, es cuando Santos hace una rueda de prensa en Cartagena de Indias, manifestando sorprendentemente  que el Galeón es patrimonio de todos los colombianos ignorando a sabiendas que el barco es de bandera española.

Pero la retahíla de reservas de información del asunto y silencios de Santos para con el Gobierno español, no queda ahí, pues en el mismo 2013,año en que  Rajoy había obtenido el compromiso de sus homólogos europeos para la Supresión del Visado Schengen, el Gobierno colombiano que se negó a ratificar el Convenio de Patrimonio Subacuático histórico de la UNESCO y la Convención del Mar, aprueba su propia ley del patrimonio subacuático que sorprendentemente faculta al Gobierno colombiano a comercializar con los bienes históricos que aparezcan en sus aguas territoriales en su mayor parte y compartirlos con caza tesoros, independientemente del pabellón nacional de la nave donde estén depositados. Esa Ley de facto y de iure facultaría a Colombia para poder hacer suyos los 1.100 galeones españoles que se estiman están hundidos en aguas territoriales colombianas junto con sus posibles tesoros, a pesar de los restos humanos y materiales que pudiesen estar en dichos bajeles. Esta aprobación legislativa “ad hoc” para los intereses colombianos, también fue ignorada a España, a pesar que el país ibérico y su Armada podría tener la titularidad de dichas naves.

En cualquier caso y hablo como jurista, España imagino que alegará en su derecho, el principio de inmunidad soberana que afectan a sus naves en cualquier mar, que es un principio que ninguna normativa interna puede alterar, siendo “iuscogens” para Colombia, es decir normativa internacional imperativa aplicable por su derecho interno, así no lo reconozca dicha ley del 2013 y no haya suscrito los Convenios antedichos.

España y Colombia son dos naciones hermanas que siempre han tenido, tienen y van a seguir teniendo unas excelentes relaciones bilaterales. España necesita a Colombia y Colombia necesita a España y mas ante el reto que tiene el país iberoamericano de seguir incorporándose a las instituciones internacionales, la próxima la OCDE, para lo que es necesario que el  Gobierno de Santos actúe con total transparencia y claridad, para no dañar la confianza e imagen internacional de ese querido país, lo cual no está reñido con la defensa por Colombia en cualquier instancia de sus intereses territoriales, históricos, etc. si así lo estima oportuno.

Está claro que el patrimonio subacuático debe ser un activo compartido y regulado por los dos países, pero alejándolo de sospechosas operaciones comerciales  en alianza con entidades mercantiles, por ello sería conveniente un Acuerdo amistoso en ese sentido entre los dos Estados, siguiendo las recomendaciones de la UNESCO en orden a su protección como ya dijo la dirigente de dicho organismo, Ulrike Guerin, organismo en el que Colombia también debe de participar para lograr una plena credibilidad internacional y no solo interesarse en integrar aquellos entes trasnacionales que mas réditos político le puedan aportar.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar