La faceta cómica de la tecnocracia

La faceta cómica de la tecnocracia

“Actual gobernante está sobregirado en la confianza pública por la paz”

En Colombia aparece en la red que se aplazará La Semana Santa por cuanto el procurador denunció a Cristo, el Fiscal investiga a los Doce Apóstoles y que nadie cree en Santos.

La caídade la credibilidad presidencial va, pues, de la mano con la politización de la justicia y su inoperancia. El más grave golpe a la credibilidad en la tecnocracia, hay que repetirlo, es el desfalco de Reficar, que no es inferior a escala con lo de Petrobras de Brasil. Las pseudo explicaciones de parte de granados tecnócratas nos muestran una faceta cómica, hasta ahora desconocida. Reconocen que es el mayor desfalco de la historia patria, que el socio extranjero no les cumplió, y que no tenían otra alternativa distinta a la de seguir girando en un pozo sin fondo. Es decir que carecían de una proyección para saber cuándo parar. Y seis o siete años más tarde, el actual Ministro de Hacienda dice que sería bueno que operara la justicia para recuperar lo perdido, pero que en últimas era inevitable perder lo perdido por cuanto si no habría sido peor. Algo digno de Cantinflas. Poco falto para pedir que llamaran la policía. La tecnocracia que es una alternativa a la politiquería ha venido a parar en estas incoherencias.

A esto se une otro atropello con los costos de la energía. Habían aumentado la cuota alegando que así habría seguro contra una eventual sequía. La sequía llegó, la plata adelantada no aparece, y se pide que los ciudadanos pongamos “un grano de arena” mientras los planificadores y proyectistas ponen su chorro de babas. A esto se une el cambio de ministro de Minas y Energía, que sale cuestionado por el fenómeno del Niño y de La niña, es decir su esposa, que ganó contratos por miles de millones de pesos con el Estado.

Parece entonces que el actual gobernante está sobregirado en la confianza pública por la paz. Las luchas sindicales y agrarias, los linchamientos (uno cada tres días en la capital) muestran un panorama sombrío de una justicia inoperante, un desgobierno en manos de tecnócratas cómicos que muestran un desconocido barniz cantinflesco que no da transparencia. Reficar es el golpe más grave que ha sufrido la fe del ciudadano promedio en una inteligencia alternativa a la politiquería. Y la situación está mal. La noticia buena es que comenzó a llover. Y que la Semana Santa llegará a pesar de todo.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar