Santos y Jaramillo perdieron la vergüenza: Ordóñez

Santos y Jaramillo perdieron la vergüenza: Ordóñez

El blindaje jurídico que pactaron el Gobierno y las Farc para implementar el Acuerdo Final de Paz y la defensa del plebiscito que hizo ayer el presidente Juan Manuel Santos ante la Corte Constitucional, como fórmula para que los colombianos puedan acudir a las urnas a refrendar lo acordado en La Habana, provocaron la que puede ser la más airada reacción hasta ahora del procurador Alejandro Ordóñez contra el Gobierno.

En la audiencia pública realizada en la Comisión Primera de la Cámara para conocer opiniones en torno al proyecto de Acto Legislativo para la Paz, al que sólo le falta un debate para ser aprobado, el jefe del Ministerio Público arremetió contra el jefe de Estado y el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, acudiendo a todo tipo de epítetos.

“Oí la intervención del señor presidente y del doctor Sergio Jaramillo en la Corte (…) perdieron la vergüenza. Palabras más, palabras menos, lo que dijeron era que la refrendación era una concesión graciosa que podía existir o no, y que esa concesión se consolidaría si la Corte lo permite, pero si no, también entraría en vigor el acuerdo con las Farc”, dijo.

En este sentido la emprendió contra la decisión de incluir en la reforma durante el debate pasado —el séptimo en la Comisión Primera de la Cámara— el artículo que eleva a categoría de Acuerdo Especial lo acordado en Cuba. Ordóñez tildó a Santos y Jaramillo de “defraudadores” de la Constitución de 1991. “Este es el único caso en la historia en el cual a la Constitución entra una norma en blanco y un acuerdo que no existe. Esta estrategia del blindaje jurídico con el Acuerdo Especial se hace para defraudar la Constitución”.

El procurador fue incluso más allá al comparar la situación del país frente a la paz con las dictaduras caribeñas de mediados del siglo anterior: “Hay un rompimiento del orden constitucional y eso es más grave que un golpe de Estado. Acá se está gestando una defraudación de la Constitución para otorgarles a las Farc y al Gobierno precisamente una Constitución”.

En conclusión, para Ordóñez, lo que está sucediendo implica que las Farc no se están sometiendo a la institucionalidad sino que la Constitución, el Gobierno y la institucionalidad misma se están sometiendo a la guerrilla.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar