Senador Gaviria salió al paso de las presiones en caso del magistrado Pretelt

Senador Gaviria salió al paso de las presiones en caso del magistrado Pretelt

Un llamado al sentido común hizo este miércoles el senador José Obdulio Gaviria a la plenaria de la Corporación, al salir al paso a las presiones que ejercen algunos políticos y medios de comunicación sobre que el término para el estudio del caso del magistrado Jorge Pretelt en la Comisión de Instrucción es de cinco días, para lo cual aseguró que no está de acuerdo con dicho plazo.

“No estoy de acuerdo con que sean cinco días no más, no pueden serlo, eso no obra dentro de la lógica, la explicación es que como no hay términos está fijado automáticamente en cinco días no es cierto”, manifestó el senador Gaviria, quien paso seguido dijo que “nosotros, incluso, anteriormente como Comisión habíamos decidido que eran 60 días y esos 60 días creo, más o menos, son suficientes para hacer un trabajo responsable y tomar una determinación que favorezca ante todo a la justicia”. 

Durante su intervención para rechazar las presiones indebidas, el senador que actúa como instructor del caso del magistrado Pretelt enfatizó que “quiero recomendar a los colegas del Senado que en un ejercicio de sanidad mental intenten dejar sobre mi cabeza y sobre mi cuerpo todas las piedras y el agua sucia que quiera enviar cierto sector de la prensa y ciertos sectores de la política”.

Y añadió que “de lo contrario, haríamos un papel que nadie en una sociedad moderna en un país civilizado y en una democracia quisiera cumplir y es obrar contra derecho”.

Al sustentar que el término que se quiere implementar es imposible de cumplir, el senador Gaviria dijo que “este expediente tiene 3.120 folios y 2.500 anexos” y recordó que algún miembro de la Corporación “me escribe diciendo que el término para el estudio juicioso de semejante expediente es de cinco días, incluyendo la redacción del proyecto de decisión del Senado”.

“Entonces ustedes verán que esa persona está sometida a alguna presión, por ejemplo, podría ser de un Ministro enseñado él a hacer los proyectos de auto o los proyectos de ponencia. Por mi oficina no pasan ministros, si van es a tomar tinto, los atenderemos con todo gusto, pero de ninguna manera a proyectarnos decisiones”, manifestó.

Por lo anterior, aseguró que “esta decisión yo espero que sea votada unánimemente por la Comisión de siete miembros de instrucción y que sea recibida con todo el acatamiento y respeto por la plenaria, Si no, pues, no habrá problema porque la decisión, de todas maneras, será una decisión democrática, pero de ninguna manera presionada”.

Y, concluyó: “A mí me parece que la pusilanimidad es la peor recomendación que nos puedan hacer. Soportemos con tranquilidad, dado que estamos hablando de una decisión que responde a nada menos que a la administración de justicia, cualquier entrometimiento de medios de comunicación, de personas con intereses políticos o de individuos que simplemente tienen una mente acriminadora y que quieren que el Senado o absuelva de una manera irregular o linche a un magistrado”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar