Lo verdaderamente importante

Lo verdaderamente importante

El mensaje del evangelio católico del domingo 17 de julio consistió en que: Un día, el Señor se le apareció a Abraham en el encinar de Mambré. Abraham estaba sentado en la entrada de su tienda, a la hora del calor más fuerte. Levantando la vista, vio de pronto a tres hombres que estaban de pie ante él. Al verlos, se dirigió a ellos rápidamente desde la puerta de la tienda, y postrado en la tierra, dijo: “Señor mío, si he hallado gracia a tus ojos, te ruego que no pases junto a mí sin detenerte. Haré que traigan un poco de agua para que se laven los pies y descansen a la sombra de estos árboles; traeré pan para que recobren las fuerzas y después continuarán su camino, pues sin duda para eso han pasado junto a su siervo”. La explicación es que por estar pendiente de la comida, el pueblo se perdió de lo verdaderamente importante, el mensaje del Señor.

Algo similar le está sucediendo al Partido Conservador colombiano. Por estar pendiente de la paz de huanpa Stalin Kerenski y su comida, mermelada, el partido se ha olvidado de lo verdaderamente importante, su doctrina conservadora junto con la vocación del poder.

Por ejemplo, parece fuera de tono que el Partido Conservador no se haya pronunciado con respecto al paro camionero el cual completará 45 días sin solución alguna a la vista. Siendo, por lo demás, Boyacá una región conservadora por excelencia la atención del partido debería estar concentrada en servir de puente e interlocotur para encontrar una solución a la crisis.

De la misma manera, debería estar más pendiente de la situación en la frontera colombo-venezolana la cual lleva más de 11 meses cerrada. Bien podría el partido exigirle a la canciller, en minúsucula, salomónica Holguín alguna posición firme no solamente frente a la crisis de la frontera sino contra la tiranía de Maduro. No en vano, en su himno se canta: tiranías, ¡jamás!, ¡jamás! Pero, nadie dice nada.

Algo doloroso fue ver el mutismo de los conservadores con respecto a la celebración un aniversario más de la Constitución 91. Ni un minuto de silencio en homenaje a Álvaro Gómez Hurtado, pero sí estuvieron de acuerdo en que el himno de las Farc sonara en el Congreso de la República.

El Partido Conservador ha citado a su colectividad para una convención el 28 de agosto en Bogotá. ¿Cómo salir del atolladero? Lo primero, recuperando su vocación de poder. El Partido Conservador debería tener una clara convicción de que cuando se gana, se gana, y cuando se pierde, se pierde, se pasa a la oposición. Para recuperar el poder ahí está la Dra. Marta Lucía Ramírez quien reúne méritos suficientes para ello. Es el tiempo de las mujeres. También, está el Dr. Alejandro Ordoñez quien una vez terminada su labor en la PGN podría hacer una llave poderosa con la Dra. Marta Lucía.

La nación norteamericana ha sido recelosa en los temas del poder, profundamente religiosa en toda su extensión geográfica, amante de los negocios donde predomina la libertad individual Vs. la colectiva.

Puntilla: ¿Seguirá el Partido Conservador cargando con el desprestigio del desgobierno amoral de huanpa y su mermelada? O se dedicará a lo verdaderamente importante.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar