No al “plebisantos”

Las Farc han sido muy francas al reconocer que son ellos un movimiento socialista revolucionario, que exige participar en política, para lo cual se aprestan a firmar el próximo 26 de septiembre con el presidente Santos, a título de texto supraconstitucional, un confuso Acuerdo de 297 páginas, con el fin de llegar pronto a gobernar a Colombia.

Quienes no puedan o no deseen leer este azaroso directorio de concesiones imposibles de financiar, las cuales bien nos pueden conducir a un conflicto mayor que el actual, "los invitamos a ver lo que nos espera en una película que por capítulos presenta a diario nuestra televisión y que se titula: El paraíso venezolano”.

No puedo votar Sí para sustituir nuestra Constitución por las escabrosas 297 páginas, mal escritas por los asesores de las Farc, el arbitrario Acto Legislativo para la Paz, el cual le permitirá a Santos, tras el triunfo del Sí, ‘hacer lo que le dé la gana’, dictando de inmediato leyes utilizando el Congreso como escribano, para implementar o desarrollar su "completo, definitivo e inmodificable Acuerdo Final". Todo esto marchará supervisado por la Comisión de Seguimiento, Verificación y Resolución de Diferencias -CSVR- funesta comisión con participación del Gobierno, sí, pero con mayoría en ella de las Farc y de países ‘retorcidos’ como Cuba, Venezuela y Noruega.

No puedo votar Sí para apoyar la formación del partido político de las Farc, financiado por el narcotráfico y el gobierno nacional, cogobernando vastas zonas cocaleras del país y liderando una reforma agraria de tipo socialista, minifundista y preludio de una gran hambruna. Un partido político con más prerrogativas y dinero que algunos de nuestros partidos tradicionales, con 31 radiodifusoras financiadas por el Estado, en FM, para su proselitismo. En síntesis, No por “Timochenko” presidente.

No puedo votar Sí por los nuevos impuestos de renta que se rumora promediarán el 8% de las mesadas de los jubilados y el 5% de los ingresos totales de aquellos colombianos modestos que gasten en su canasta familiar el 50% de cada peso recibido, o sea, el resultado de aplicarle a dicha canasta un nuevo IVA del 10%. Algo más, a todas las personas naturales nos incrementarán, además del 3% generalizado del IVA, entre el 5% y 15% en los impuestos de 2017.

No puedo votar Sí desconociendo la curva de Laffer: "los recaudos tributarios sí ascienden a la par con los aumentos en los impuestos; pero a partir de un cierto exagerado aumento en ellos, se desploman, se caen los recaudos del Gobierno", porque los contribuyentes les responden a estas confiscaciones con la evasión, con su quiebra o con el abandono del país como ya ha sucedido con 12 importantes multinacionales. La quimera de paz de Santos no justifica descuadernar más la economía ni renunciar a la democracia.

No puedo votar Sí por el "tratado de libre comercio de la cocaína” que incluyó el presidente en el punto tercero del Acuerdo Farc-Santos, al tiempo que se comprometió a retirar a Colombia de otros tratados de libre comercio. Santos, adalid de vieja data de la legalización internacional de la coca, reconoció protegerla cuando dijo: “el Gobierno no va a volver a asperjar, que eso quede claro”. Y propuso su fracasada fumigación manual y voluntaria a sabiendas de que las Farc la impedirán sublevando a los campesinos como ya acontece hoy. ¿Esperan acaso que la comunidad internacional no reaccione ante los mares de coca colombianos?

No puedo votar Sí para refrendar la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz, con torvos fines políticos y con poderes sobre la justicia tradicional en todo los relacionado con nuestro narcoterrorismo, hasta para poder reabrirle y anularle sus sentencias pasadas, a fin de juzgar a los militares y a los civiles que se hubieren opuesto a las Farc. En síntesis, para establecer una dictadura sin precedentes en Colombia.

No puedo votar Sí para encaminar a las Farc hacia la Presidencia de Colombia en unos diez años, como resultado de un sombrío Acuerdo Final. No puedo desconocer que vivo en un país que pasó entre 1940 y 2016 de albergar 10 millones de habitantes a 50. País con instituciones democráticas incompetentes y que está gobernado por coaliciones políticas ‘enmermeladas’ y por empresarios y religiosos casi todos miopes. País con un gran porcentaje de sus ciudadanos pobres, ignorantes o resentidos, listos para votar por la demagogia socialista y redentora del partido de las Farc.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar