Oposición, con pantalones bien puestos

Oposición, con pantalones bien puestos

El pasado 20 de julio, en el Capitolio Nacional se instaló el Congreso de la República, y con el inicio de un nuevo cuatrienio del legislativo se avecinan una serie de retos para esta institución.

Algunos de los retos con los que se encontrará este Congreso de la República será el de realizar serias modificaciones al andamiaje institucional y económico del país, dentro de los que se destaca, la reforma tributaria para aliviar el aparato productivo del país, incentivar la formalización y aumentar la capacidad de consumo de los hogares colombianos; por otro lado, se encuentran los ajustes al sistema pensional eliminando los subsidios a las pensiones más altas así como la imposición de gravámenes a las megapensiones, sumado a una profunda reforma al sistema de salud, así como la pendiente e inacabada reforma a la justicia. Estas reformas buscan recuperar la confianza de la ciudadanía en la institucionalidad nacional.

Al lado de los retos legislativos, otra novedad que tendrá el Congreso en este nuevo periodo será la puesta en marcha del Estatuto de la Oposición, calidad en la que ya se matriculó el partido Alianza Verde y el Polo Democrático y que, en virtud de ese estatuto, permitió que la Senadora Angélica Lozano miembro de la Alianza Verde, hoy sea la segunda vicepresidente del Senado de la República.

Sin embargo, hacer oposición no es una tarea fácil, este ejercicio democrático exige una elevada capacidad crítica, altura y suficiencia argumentativa. Así, junto con las garantías que tendrán los partidos que se declaren en oposición, se espera que ese ejercicio democrático se realice con responsabilidad y espíritu propositivo, para que, fundada en el respeto, la sensatez y la racionalidad, la oposición ecuánime que contribuye a fortalecer las propuestas y persigue el bien común sea quien tenga el protagonismo en los próximos cuatro años, y no, aquellos grupos políticos incendiarios y manipuladores –que aún tienen cuentas pendientes con la justicia colombiana y que buscan dividir la sociedad-, o personas que fungiendo de irreverentes terminan por enlodar las instituciones y la cultura que dicen defender o representar.

Sin embargo, el reto más importante que tendrá el Ejecutivo, en cabeza del presidente electo Iván Duque, será el de demostrar que es posible tener gobernabilidad en el Congreso de la República -el Congreso de la República es la institución con mayor imagen desfavorable que alcanza el 72%- , sin caer en la deleznable práctica de la mermelada, para ello, será necesario no sólo lograr un gran consenso nacional sobre lo fundamental, sino trabajar de manera conjunta con las diferentes fuerzas políticas, para buscar soluciones prontas y eficaces a las problemáticas que con mayor rudeza golpean a los colombianos.

Esperamos todos, que tanto la bancada del gobierno como la naciente oposición, no sólo tengan los pantalones bien puestos, sino que estén a la altura de las necesidades que hoy tiene Colombia.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar