Con balas de cianuro el Eln quería matar a un exalcalde

Con balas de cianuro el Eln quería matar a un exalcalde

El francotirador que tenía esa tarea se entregó al Ejército en Tame con su arma y la munición.

Hace pocos días en Tame, en Arauca, un integrante del Eln que se desmovilizó ante el Ejército hizo dos confesiones que alarmaron a las autoridades de esa zona del país.

Dijo que era un francotirador preparado por la organización guerrillera y que su misión era asesinar a Alfredo Guzmán, un exalcalde de esa ciudad, utilizando balas con cianuro. Y de su tarea entregó pruebas.

A los militares los llevó hasta una vivienda en la que entregó una carabina calibre 22 y una caja con munición para esa arma, entre las cuales había unas balas que habían sido adecuadas para rellenarlas con cianuro, algo que es muy poco común.

El hombre, según reveló el comandante de la Brigada 18, coronel Jorge Luis Agudelo Jaimes, les confirmó que había sido capacitado por la guerrilla para ser francotirador. “Nos dijo que él estaba en capacidad de darle, con esa carabina, a un blanco a unos 180 metros de distancia”, contó el oficial.

Según su relato, el desmovilizado les aseguró que decidió retirarse de la insurgencia luego de que le asesinaron a un amigo suyo en esa guerrilla. Pero también les contó a los militares que en más de una ocasión tuvo en la mira a Guzmán, pero se abstuvo de dispararle.

Y es que Guzmán se ha convertido en una obsesión para el Eln en Arauca. Le han hecho cinco atentados, a los cuales ha logrado sobrevivir. El último fue en marzo del año pasado, cuando un sicario lo hirió de gravedad en el tórax.

Pero no ha sido lo único, le mataron a su papá, un hombre de más de 80 años, y a uno de sus hermanos. Le quemaron un negocio que tenía en Tame y hasta los enseres de su casa se los llevaron.

Guzmán, quien pagó una condena por apoyar a grupos paramilitares en la región, cuenta con un esquema de seguridad de la Unidad Nacional de Protección (UNP). Sin embargo, los dos últimos atentados se los hicieron a pesar de tener escoltas.
Pero ahora, con la confesión del desmovilizado, su situación se ha puesto más complicada. Él dice que ante un francotirador será muy difícil conseguir protección.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar