Miércoles 22 de Noviembre del 2017

Alegato contra el plebiscito

Publicado en:

Fcppc  | 

Autor(a): Carlos Holmes Trujillo  |

Fecha: 09/11/2015

 

Foto: colombia.interlatin.com

Uno de los grandes avances institucionales en nuestro país, con ocasión de la promulgación de la Carta de 1991, fue el de haber incorporado en ella todos los principios y mecanismos propios de la democracia participativa.

Haberlo hecho no fue el producto de la decisión autónoma y espontánea de quienes integraron la asamblea nacional constituyente.

En realidad, se trató del cumplimiento del mandato que el pueblo le dio a los miembros de dicha asamblea, toda vez que esa fue una de las dos materias en las que la gente resolvió proporcionar orientaciones definidas.

Y esa orden del depositario de la soberanía se cumplió, buscando definir la naturaleza de cada uno de los mecanismos para que se acuda a ellos teniendo en cuenta la materia que desea consultarse.

La voluntad de los asambleístas, consistió, entonces, en crear mecanismos distintos para auscultar la voluntad popular en situaciones diversas.

Si no hubiera sido así, habría bastado con consagrar una sola herramienta para que ésta fuera utilizada en todos los casos en que se considerara necesario conocer la decisión de los ciudadanos.

Por esa razón, existe la consulta popular para que los electores se pronuncien sobre una decisión de trascendencia nacional.

Y el plebiscito, con el fin de que lo hagan acerca de políticas del ejecutivo que no requieran la aprobación del Congreso.

Al igual que el referendo, mediante el cual la ciudadanía aprueba o deroga normas de naturaleza constitucional o de índole legal.

El hecho de que los dos primeros no sean idóneos para reformar la Constitución no es una inadvertencia.

Así como en su momento se consideró urgente ampliar las posibilidades de participación del pueblo, también se estimó que era necesario definir controles, para evitar que nuestra institucionalidad cayera en el peligroso terreno de la democracia plebiscitaria, habida cuenta de su capacidad desestabilizadora.

Por esa razón, las diferentes herramientas tienen exigencias propias en materia de procedimiento y reglas para su validez.

Pero, ahora resulta que los parlamentarios del 2015, con la anuencia del Gobierno, se quieren inventar un tipo de plebiscito a la carta, sin umbral ni nada, para preguntarles a los colombianos si están de acuerdo o no con la paz.

Eso sería un engaño, no le daría legitimidad a lo acordado y atentaría contra la permanencia en el tiempo de los acuerdos que se hagan.

Por otro lado, los afanosos miembros de la unidad nacional parecen no recordar lo que sucedió con el marco jurídico para la paz.

En ese caso hicieron el mismo ruido, utilizaron argumentos similares a los que están acudiendo ahora para modificar la Constitución y, al final, se les convirtió en un encarte.

Estamos frente a un episodio de idénticas características.

Las FARC siguen sosteniendo que el mecanismo de refrendación debe ser una constituyente, así como que todo lo que se defina sobre éste asunto debe ser producto de una decisión bilateral en la mesa de conversaciones.

Es decir, lo mismo de siempre, mientras los congresistas amigos del gobierno siguen empeñados en volver a cometer otro error para salir, a las carreras, del tema del pronunciamiento popular sobre los acuerdos.

Eso sería malo para Colombia.

Es mejor tomar las cosas con calma, diseñar un mecanismo nuevo, gracias a un gran consenso nacional, y convertir éste punto en una posición de todos para llevarla a la mesa de conversaciones en La Habana.

Lo que está de por medio es la legitimidad de lo que eventualmente se acuerde y con eso no se juega.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Eduardo Cote

09/11/2015 11:42 PM

Dr. Holmes Trujillo.

Muy interesante su nota, pero cree Usted que al Dr. Santos le importa un pito la legitimidad. Con tantas mentiras la ilegitimidad es la constante, es la norma. Voy a ponerle tres macro mentiras.Primera: Las LOCOMOTORAS son el ingreso de Colombia al club de los países desarrollados. Las locomotoras explotaron en mil pedazos.Segunda: Los TLC son la ventana por la cual Colombia le venderá al mundo entero… Por Dios, estamos importando café. Tercera: La PAZ. Ha sido la peor embaucada de Colombia, vamos a perder más con la PAZ de Santos que con la pérdida del Canal de Panamá en 1903. ¿Qué carajos es la legitimidad para Santos? Es un mentiroso patológico, que miente para ocultar la mentira develada, a tal punto que ya nos podemos anticipar a la mentira que dirá.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido