Photo Uribe
Logo Small

Lunes 18 de Junio del 2018

Carestía como prosperidad

Cuando los precios de los productos alimenticios, de la salud, el transporte y demás servicios se elevan, la ciudadanía en general se ve afectada en su bienestar adquirido. Es un “derecho adquirido”, pero frágil, este del diario vivir. Los tecnócratas no saben del mercado como la compra de la canasta familiar, sino del mercado de los grandes capitales y de las mercancías y materias primas en las bolsas de valores.  No son los tecnócratas, sin embargo, los responsables de estos cambios que envilecen las relaciones de estabilidad de los consumos de las familias, sino los políticos que en diferentes escalas del estado, tienen la manija de la economía.

Los cálculos matemáticos de los economistas e ingenieros, de analistas y estadígrafos que operan los bancos privados y públicos, los Ministerios de Hacienda, Desarrollo, Planeación y demás centros de estudio, asesoramiento y “brujería” econométrica,  con sus desvíos cualitativos de macro y microeconomía, entregan a los políticos las recomendaciones técnicas a seguir y que deben quedar plasmadas en leyes, decretos, ordenanzas, resoluciones, acuerdos,  circulares y demás documentos administrativos.

Los políticos que elegimos con nuestros votos para que ejerzan la dirección que nos conduzcan al bien común, a la felicidad colectiva, son los responsables de dirigir las acciones que logren esas metas. Según dicen los videos publicitarios del actual régimen patiamarillo, el crecimiento del PIB, el Producto Interno Bruto, es maravilloso y lo entiende cualquier bruto. La televisión  desgrana a chorros los más inverosímiles cuentos y cuentas de lo bien que estamos los colombianos comparados con Haití y Sierra Leona. Ni qué decir de los gobiernos locales que tienen como termómetro de nuestra felicidad, la visita de figuras colosales de la música popular internacional y los eventos comerciales en la Plaza Mayor y Palacio de Exposiciones. Esos son los indicadores macroeconómicos del bienestar de los antioqueños, por ejemplo.

Pero el mayor de todos los idilios, el sumun de la fantasía argumental, la “top model” como dicen los promotores de la vacuidad, es la consigna gubernamental de que “la carestía es el resultado de la prosperidad”. Es una afirmación implícita que se deriva de las giras del Presidente, de los giros verbales de los Ministros, del giroscopio del Banco de la República. Contra toda evidencia, los colombianos debiéramos estar convencidos de que “la carestía es prosperidad”. Es decir: la abundancia de precios altos e ingresos bajos es sinónimo de prosperidad. La abundancia de recortes en los gastos familiares es prosperidad. La abundancia de escasez en las neveras de los hogares del pueblo es prosperidad. Eso dizque decía Don Próspero Macondo, un señor que vivía en el país de las maravillas, un país que quedaba cerca de Cuba y de Venezuela y cuyo nombre había olvidado.

Otros artículos en Sin categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed