Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

Constitución y la sabia simplicidad de las fotos intemporales de la Biblia

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 19/10/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Foto: secretosdelfin.org

Queremos la paz, pero la paz no puede ser nunca mera ausencia de violencia, sino que debe ser presencia y vigencia de la Constitución, sin coacciones, extorsiones ni amenazas. Fernando Savater

La simplicidad es una gran virtud, pero se requiere de trabajo duro para lograrlo, de educación para apreciarla y, para empeorar las cosas, la complejidad se vende mejor. Edgar Wybe Dijkstra

Creo en la Constitución porque produce respeto, compromiso, dignidad humana, altruismo, justicia  equilibrada por la misericordia. Creo en la Biblia porque fue diseñada para producir un cambio fundamental de la mente para verdaderamente hacernos Hijo de Dios. Ese cambio se llama METANOIA, arrepentimiento traducido en frutos. En este escrito el uso de citas bíblicas, con el perdón de Dios, tienen una pedagogía sarcástica porque a nivel político LA BUENA NUEVA DEL CAMBIO es despreciada.

Las ‘fotos’ de la Palabra han de ser leídas con la inspiración del Espíritu de Dios que nos convence de la verdad  para nuestro bien que se refleja en las situaciones que vemos a diario. Por otra parte, toda ley representa un valor, y como tal, es un medio para un fin, organizando la sociedad en torno a IDEALES comunes. Vista así, la ley es un medio para la realización del espíritu o valor que la origina. Por lo tanto, el respeto por la ley no es sólo el castigo que su incumplimiento provoque, sino también convicción y reafirmación del valor que la sostiene y respalda. Querer cambiar el estado, la sociedad, sin una razón valedera, es subvertir la razón de ser de la sociedad. Las ‘fotos’ de una sociedad son un instrumento de comprensión, y en este caso pretendo señalar un contexto espiritual.

Por ese motivo y de acuerdo con Dijkstra, si yo fuera negociador de La Habana me moriría de hambre porque recomendaría lo de Fernando Savater y La Biblia. Creo en la Constitución porque la verdadera creencia en ella produce la paz. Pero hay una frase cuyo autor desconozco “El derecho nace cuando Dios muere” que me ha dejado pensando en relación con nuestro enredo, porque ciertas frases son el resultado de experiencias verdaderas, así como puede serlo el derecho cuando se convierte en ‘credo’. Pero… ¿qué es creer?

Puede ser un verbo intransitivo que significa considerar una cosa como verdadera o segura, o pensar que existe, sin tener pruebas de su certeza o un conocimiento directo de la misma. Ejemplo: “creían en la continuación de la vida en el más allá.” O puede ser un verbo transitivo que significa considerar una cosa como posible o probable, sin llegar a tener una certeza absoluta de ello. Ejemplo: “No cree que le sea difícil ganar; yo creo que también va un poco en función de cada pareja.” En este caso es un sinónimo de suponer.

Haga alusión a este contexto gramatical porque en algún momento Iván Márquez dijo: “conceptos como transición, desmovilización y entrega de armas no existen en la gramática del acuerdo de La Habana ni en el lenguaje de la guerrilla.” Si la gramática que señalaba metafóricamente Márquez se refería a la segunda acepción del RAE que la define como un “Conjunto de normas y reglas para hablar y escribir correctamente una lengua,” y si extendemos esa metáfora al campo político, querría decir entonces que las Farc y los hablantes de la paz constitucional no tenemos un lenguaje común, no tenemos las mismas reglas, por lo que no nos vamos a entender, ni democrática, ni subversivamente.

Porque en la sintaxis (que trata de la rama de la gramática que ofrece pautas creadas para saber cómo unir y relacionar palabras a fin de elaborar oraciones y expresar conceptos de modo coherente) de nuestra ‘lengua de convivencia constitucional’, tenemos varios artículos EN LOS QUE CREEMOS y que dicen que “el derecho a la vida es inviolable.” “No hay pena de muerte;” que “nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas, ni a tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes.” Por lo que nuestro creer, ‘señor’ gramático Márquez, es el del verbo INTRANSITIVO, es decir, pensamos que ese derecho fundamental es verdad, seguro, existe, sin necesidad de prueba jurídica o justificación. A lo mejor su CREER en ese derecho sea de carácter ‘transitorio;’ es un asunto de suposición, según lo ordene o prohíba alguna forma de lucha; es decir, usted cree en la ‘gramática del embudo.’

En nuestro lenguaje constitucional se permite la libertad de cultos, el libre tránsito, el respeto a la base social, el respeto al medio ambiente y muchos otros derechos que ustedes no respetan en lo que quieren constituir como repúblicas independientes. Su ‘constitución’ y la nuestra son incompatibles. Ese es el verdadero meollo de la paz. Nosotros hablamos colombiano, ustedes hablan fariano; y los traductores de La Habana hablan ‘me gano’ y a veces ‘me mamo.’

Pero ¿por qué lo de La Habana se ha vuelto complicado y, por lo tanto, importante y vendedor? Porque no creemos en lo que nos dice nuestra propia experiencia y confundimos confusión con complejidad.

Primer test que no hemos sabido interpretar. Antes de que Timochenko y Santos se dieran la mano, Raúl Castro tuvo que hacer el esfuerzo de juntarlas. ¿Qué le dice eso? Es una señal. Que queramos ignorarla es otra cosa. Los resultados de esa señal los vimos a la semana siguiente.

Segundo test de experiencia. Los patrones de conducta que se repiten en el pasado, muy probablemente se repetirán en el futuro. En esta negociación se pide ‘garantía de no repetición’. No repetición ¿de qué? Las Farc no quieren ser engañadas en cuanto al respeto por sus vidas, acuerdos, y no ir a la cárcel. Nosotros queremos creer que podremos lidiar políticamente con una minoría que quiere cambiar el estado democrático por uno comunista y creemos que eso se resuelve con votos. ¿Quién engaña a quién?

No queremos ser sabios; despreciamos nuestra propia experiencia. Veamos  la sabiduría de un refrán que es la mejor guía para conocer el futuro de los políticos. Juzguemos lo siguiente: “Dime cómo gobiernas la guerrilla y te diré cómo dirigirás un estado.” El ejemplo de Fidel Castro. En la Sierra Maestra murieron 46 fusilados contra 35 bajas por acción militar. El comportamiento de la guerrilla castrista se refleja en el régimen cubano. 5.700 cubanos han sido fusilados como cosa normal. Así, las Farc llaman a sus asesinatos de inocentes ‘errores’ sin que entremos en las denuncias que el mismo Santos hacía en febrero de 2011 sobre los jefes más sanguinarios de las Farc. Estas conductas no son tenidas en cuenta y pretendemos que quienes las representan negocien dentro de los cánones de la ética y los derechos humanos, pero esa disonancia moral no se les plantea públicamente, en los medios, por voces autorizadas diferentes a la oposición, porque tienen miedo.

En cambio, la ciudadanía que en su mayoría paga impuestos y cumple la ley es reconvenida por el editorialista de El Tiempo a “privilegiar en las urnas a quienes con sus actos más que con sus palabras, demuestran real compromiso con un ejercicio de sus cargos ceñidos a cánones éticos;” “la manera como se hace campaña es el mejor indicador de cómo se va a gobernar.” ¿No podríamos también afirmar que la manera cómo se hace un proceso de paz nos indica la forma como tales aspirantes gobernarían?

Y si queremos saber de acuerdo con un referente universal cómo sería un gobierno del club de las Farc & Cía., analicemos los criterios que se ilustran en lo que he llamado las ‘fotos’ intemporales de La Biblia:

  1. «Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.» (Mt. 22:21). No habría mejor anuncio para la DIAN. El problema es que el ministro de hacienda sería  el dictador.
  2. «Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado» (Mateo 25,29). Ahí está la expropiación forzosa sin máscaras de Chávez para darle a sus amigotes.
  3. «Si alguien quiere ser el primero, deberá ser el último de todos, y servirlos a todos» (Marcos 9: 35). Regla para medir a cualquier personaje con veleidades de alto cargo. Ya vemos los de la familia Del Monte dónde quieren estar.
  4. «Mi nombre es Legión porque somos muchos» (Mc 5: 9). ¿Quién no ve allí los demonios  de la corrupción administrativa que produce más muertos que la revolución?
  5. «Tomando agua, Pilatos se lavó las manos delante del pueblo» (Mateo, 27:24). Silencio administrativo de la Fiscalía frente a la Farcpolítica.
  6. «El murmurador, y el hombre de dos caras es maldito; porque mete confusión entre muchos que vivían en paz». (Eclesiástico XXVIII, 15). Tardaba en aparecer el político con lengua de serpiente que enredó o vendió la jurisprudencia habanera.
  7. «Te aseguro que esta misma noche, antes que cante el gallo, me habrás negado tres veces» (Mc.14, 26) Ahí está la pesimista advertencia de la autoridad a los funcionarios que nombró por libre designación, cuando la prensa los pone en desgracia.
  8. «Muchos son los llamados y pocos los escogidos». (Mateo 22:14). Oposiciones y zancadillas en todo su esplendor y miseria por el peor de los negocios: elegir con trapisondas  para gobernar.
  9. «Perdónalos, no saben lo que hacen» (Lucas 23,34). ¿Convalidación de crímenes de guerra legales?
  10. «Quien esté sin pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8, 1-11). Válido para los juristas soberbios que critican ferozmente a sus compañeros y los que se oponen a la injusticia.
  11. «Os aseguro que uno de vosotros me entregará». (Mateo 26-21) ¿Cena del Fiscal con su equipo en vísperas de filtración a la prensa?
  12. «Pedir y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá» (Mt 7,8) ¿Alusión a ciertas entidades profesionales de la “subvención pública” o mermelada?
  13. «Buscamos la luz, y he aquí las tinieblas» (Isaías, 59:9). ¡La Jurisprudencia especial de Paz!
  14. «Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡Velad!» (Marcos, 13:33). Advertencia típica del Fiscal General a los esperanzados cuando siente tentaciones de saltarse la Ley.
  15. «No juzguéis para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados y con la medida con que medís, os será medido» (Mateo 7:1-2). Válido para cualquier gobernante expuesto a vuelcos electorales. O para la Corte Suprema ante lo que dirá la Corte Constitucional o ante lo que dirán éste o aquel antes de ser perseguidos por la CIJ.
  16. «¿No tenemos acaso derecho a que nos den de comer y de beber? […] ¿Solamente a Bernabé y a mí nos negarán el derecho a no trabajar? ¿Qué soldado va a la guerra a sus propias expensas? ¿Quién planta una viña y no come de sus frutos? ¿Quién cuida ovejas y no se alimenta con la leche del rebaño?”» (San Pablo, 1 Cor. 9, 3). ¿Quién negocia para ir a la cárcel? ¡El mejor discurso sindical en la Mesa de Negociación en La Habana!
  17. «No piensen que vine a traer la paz a la tierra; no vine a traer la paz, sino la espada. Vine a poner al hijo en contra de su padre, a la hija en contra de su madre, y a la nuera en contra de su suegra.» [Mateo 11, 34-35] Eso no lo dijo Uribe sino Jesús, el mejor pacifista de la historia. Lo que pasa es que no hemos entendido cuál es la verdadera guerra que mata el alma y el espíritu de las leyes.
  18. «Timochenko, levántate y anda» (Juan 11,38). Resumen de las negociaciones de La Habana en relación con las Farc.
  19. «Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo donde quiera que vayas» (Josué 1:9). Consuelo de cualquier uribista con las persecuciones políticas que vienen.
  20. «Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra». (Lucas 6: 28). Sentimiento de quien es perseguido y debe sonreír. O del que le arman complot judicial y debe decir que cree en la justicia, siempre y cuando renuncie a defenderse. Ese es un hombre obediente a la ley.
  21. «No hay árbol bueno que pueda dar fruto malo, ni árbol malo que pueda dar fruto bueno. Cada árbol se conoce por su fruto» (Lucas 6:43). La señal de las Farc que no queremos ver.
  22. «Hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lucas 23: 43). El futuro presidente del 2018 a su lugarteniente la víspera de las elecciones. O cualquier terrorista aspirante, a su gran amigo político de confianza que, tras el cese de hostilidades, le ofrece el ansiado Ministerio de la Prosperidad y la Felicidad.
  23. «Dios mío, dios mío, ¿Por qué me has abandonado?» (Lucas 23: 46) Son los gemidos que se oyen en el Búnker de la Fiscalía.
  24. Y Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y echaron suertes, repartiéndose entre sí sus vestidos.” (Lucas 23:34) Sí saben perfectamente lo que hacen para destruir el liderazgo de Uribe, y no tener un crítico veraz de sus actuaciones.
  25. "Mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños. (Lucas 17:2) Parece que ‘Playboy’ ahora se tapa, cuando descubre que la empelotada aburre y quiebra el negocio. Esa es la moderna piedra de molino. ¿Será que Soho y la falsa revolución descubrirán el mejor negocio de la decencia?

Entonces cuando te digan “El derecho nace cuando Dios muere” cambia al ministro de educación e incluye en el currículo Historia Sagrada, porque no es Dios quien ha muerto, sino la más profunda sensibilidad en el ser humano. Ruega porque esas historias infantiles de bondad hayan caído, conservándose incorruptas, y de pronto fructificado, en la tierra más inocente e ignorada de ti mismo para florecer a veces en una sonrisa o una mirada compasiva.

El Fiscal y muchos otros hacen el trabajo para que los de las Farc no paguen cárcel. Yo sólo les recomendaría la lectura y meditación de un versículo que le ahorraría a los sabios muchos dolores de cabeza y al erario holandés bastante dinero. Salmo 51:17: “Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.” ¿Por qué?

Los de las Farc tienen un dilema o se declaran espíritus inocentes o espíritus humanos. Si hacen lo primero los declararemos locos y se acabó el problema. Si son como nosotros, entonces deben admitir que han hecho muchas cosas malas. Pueda que no vayan a la iglesia, desprecien a los curas, persigan a los evangélicos; eso no evita que el Espíritu del Bien les hable a sus conciencias y les incrimine. Si lo escuchan, vendrá la convicción del mal hecho que desencadena el arrepentimiento, al que le debe seguir la confesión sincera ante víctimas, un juez, o una autocrítica marxista privada entre amigos. Si no escuchan esa voz viene la locura o la degeneración moral, en esta vida; en la otra pueda que les toque el infierno o un proceso de reingeniería psíquica que llaman purgatorio. (Leer “Sáquennos de aquí” de María Simma) El infierno es para ese material resistente, eterno, que no se puede reciclar. (Consultar en internet el testimonio de Gloria Constanza Polo a quien le cayó un rayo en la Universidad Nacional y sobrevivió. O leer “El cielo y sus maravillas y el infierno” de Emanuel Swedenborg con entrevista de Jorge Luis Borges)

Meditemos en lo que le revelaron a Swedenborg los ángeles que se comunicaban con él, como sucede hoy con Lorna Byrne y muchos otros:

“Somos nosotros mismos quienes decidimos nuestro propio destino. Después de la muerte nuestra alma se cristaliza en el género de amor que nos ha dominado durante nuestra vida terrenal. El egoísta, el hombre sensual, el miserable, siguen siendo lo que antes fueron. Lo mismo sucede con la persona altruista, abnegada, comedida, o generosa. La recompensa y el castigo no son consecuencias, sino estados.” El paraíso está dentro nuestro, si así lo deseamos, escribió Dostoievski. Es decir, el cielo y el infierno eternos son estados definitivos que ‘pasan’ por el tiempo en donde existe la oportunidad de cambiar. Por eso muchos dicen que viven un infierno o se sienten en el cielo, sin haber muerto. Saquemos conclusiones sobre nuestra patria.

Entonces, si no creen en nada de eso ¿para qué buscan o negocian una condición de perdón que implica aceptación social o política? Ese perdón de Dios / o Presencia del Bien en sus conciencias es lo que les dará la VERDADERA LIBERTAD de los Hijos de Dios y el ser aceptados y valorados en la comunidad o comunión de las personas ahora, y en la de los santos (no Santos) después.

Este es el trabajo de Dios.

Pero hay un contendor que no descansa. La obra de Satanás es la siguiente. El pecado o mal libremente consentido, practicado como política de grupo o convicción personal no produce arrepentimiento. Ideología, praxis revolucionaria, lucha por el pueblo, burguesía corrupta, acusación, etc. son RACIONALIZACIONES, CORTINAS DE HUMO CÓMODAS para una falsa libertad, para sentirse SEÑOR TODOPODEROSO en el mal. Pero este es el engaño del ‘omnipotente’ en versión humana: no tiene el poder para limitar el mal en sí mismo; quiere ser Señor del Mal y reinar sobre los otros con agrado de ellos, odiándolos. Y todo eso es un mundo del que no puede escapar, sabiendo que existen mundos mejores que pretende alcanzar o crear con la violencia. Salir de ese mundo es su salvación, pero no podrá hacerlo sin la ayuda de alguien superior y diferente a él. Esa condición puede subsistir o crearse, para un individuo como mal ejemplo para la sociedad en el ALTAR DE LA IMPUNIDAD DEMOCRÁTICA SUSTENTADA POR LEYES pero siempre será esclava secreta de la culpa que genera SEPARACIÓN del BIEN REAL (no en la imaginación del loco o enfermo) que se traduce en rechazo de los otros y de sí mismo, SEPARACIÓN DE LA FUENTE DE LIBERTAD REPRESENTADA EN LA CONCIENCIA SINCERA E INSOSLAYABLE DEL BIEN.

Dice una vieja ley moral que se le atribuye a Hermes Trismegisto, y que hoy encuentra resonancia en la teoría unificada del universo, que dice: “Como es arriba es abajo; como es adentro es afuera para el milagro de la cosa única.” Es decir, que la vida y actuación política de las Farc será como lo son en realidad de manera explícita o implícita, abierta o soterrada, impune o redimida. Esa es la única garantía que pueden dar. La cárcel puede ser un símbolo satánico o uno de libertad para quien transmuta su conciencia equivocada y paga el precio de la operación porque no hay nada gratis. Dios tuvo que pagar el precio y, en la teoría unificada del universo, sufrir en sí para rescatar su más preciada creación, el hombre. ¿Por qué creen que el Papa dijo que Dios llora? Creo que sabe más que nosotros sobre el asunto. Porque si Dios lo hizo todo ¿para qué creó las lágrimas de arrepentimiento? Ahí comienza la verdadera libertad y ese es el meollo de la verdadera paz de la que nadie habla.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

24/10/2015 5:54 AM

Lo que pasa es que nuestro derecho, nuestra libertad, nuestra democracia muere cuando empiezan a hacernos comer sapos o a tratar de metérnoslos a la fuerza por todas partes.
Para colmo quieren fusilar a quienes tengan el valor de negarse a tragarlos o dejar que se los introduzcan.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido