Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 21 de Agosto del 2019

Corrupción en el poder

Autor(a): Fernando Ochoa Antich  | 

Fecha: 26/08/2013

Exclusivo para FCPPC
 

La solicitud hecha por Nicolás Maduro de una ley habilitante para combatir la corrupción administrativa es de tal cinismo que produce en los  venezolanos un sentimiento de frustración y de angustia. Hay que protestar. No es posible aceptar  que uno de los responsables del saqueo del erario público se rasgue las vestiduras como si él no tuviera nada que ver con lo que ha ocurrido en nuestro país en estos quince años. También debemos rechazar  que se hable "del comandante eterno de la revolución" y se cubra con grandes afiches de su figura  los edificios públicos, cuando Hugo Chávez permitió el desbarajuste económico que enfrenta actualmente nuestro país. El pueblo humilde y la clase media, que se ven obligados  todos los días a enfrentar el hambre que produce la  inflación, deben exigir sanciones para los culpables de la actual debacle nacional.

El chavismo tiene quince años en el poder. No son dos días. Es imposible aceptar que, después de tantos años en el gobierno, se venga a enarbolar la bandera contra la corrupción y mucho menos que se trate de satanizar a unos contados funcionarios de la oposición.  El 90% de la administración pública es controlada por el PSUV. Si hay corrupción, como claramente la hay, son miembros de ese partido, que ejercen cargos públicos, los que roban descaradamente los dineros de la nación. No es una exageración cuando hablo de saqueo del erario público. No son casos aislados de corrupción. No sólo se ha desperdiciado una de las más auspiciosas oportunidades de nuestra historia para consolidar el desarrollo y la modernidad en Venezuela, sino que se ha destruido todo lo alcanzado por varias generaciones en el siglo XX.

Voy a tratar, sin ser un especialista, de resaltar la tragedia que estamos viviendo. Empecemos por la deuda pública. Sin exageraciones, Venezuela, con el precio del petróleo a 120 dólares por barril, tiene una deuda externa e interna de más de 230.000 millones de dólares, es decir, que el gobierno de Chávez y de Maduro, han endeudado al país siete veces la deuda que tenía el gobierno de Rafael Caldera. Para que se asusten, el servicio de la deuda en los años  2013 y  2014 superará los 28 mil 600 millones de dólares, es decir, el monto de la deuda que tenía el gobierno de Rafael Caldera con el barril de petróleo a 8 dólares. Lo sorprendente, es que no existe una sola obra de infraestructura que pueda justificar, de alguna manera, ese endeudamiento. Además, todos los servicios públicos están en crisis.

Analicemos el proceso de destrucción de Pdvsa ocurrido en estos últimos años. Veamos: el balance financiero al cierre de 2012 presentaba un pasivo de 142 mil quinientos noventa y seis millones de dólares y cuentas por cobrar a los países que forman Petrocaribe por 41 mil 706 millones de dólares, entre financiamiento a largo plazo y algunos casos de morosidad. Lo sorprendente es comparar ese pasivo con el balance financiero de 2010. Allí se establece  que el pasivo de la empresa petrolera para ese año era de 76 mil 451 millones de dólares, es decir, que en dos años se ha duplicado su pasivo. También adeuda 11 mil millones de dólares a proveedores y accionistas minoritarios. Eso hace que el pasivo de Pdvsa sea de 153 mil 596 millones de dólares. La conclusión es sencilla: está quebrada.

Es imposible guardar silencio. La contratación irresponsable de esa inmensa deuda pública y la inmanejable situación financiera de Pdvsa debilita  nuestra soberanía nacional y compromete el destino de Venezuela y de las generaciones futuras. Los grandes responsables de esta tragedia, sin lugar a dudas, son: Nicolás Maduro, ministro de Relaciones Exteriores y miembro del Consejo de Ministros que aprobó dichos endeudamientos; Nelson Merentes, actual ministro de Finanzas y anterior presidente del Banco Central; Jorge Giordani, anterior ministro de Finanzas y actual ministro de Planificación, y Rafael Ramírez, ministro de Minas e Hidrocarburos y presidente de Pdvsa. El gran culpable, Hugo Chávez. El juicio de la historia sobre su figura  será implacable. Dirán sobre él lo que realmente hizo: destruir a Venezuela.

fochoaantich@gmail.com

@ FOchoaAntich

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed