Photo Uribe
Logo Small

Jueves 19 de Septiembre del 2019

¡Corte-n!

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Juan David Ramírez Correa  |

Fecha: 17/03/2015

 

Foto: Jorge Ignacio Pretelt Chaljub / elespectador.com

Hay palabras que tienen caché y estatus. Magistrado es una de ellas. Resume lo más pulcro de alguien al servicio de la sociedad. Representa una alta dignidad a la que pocos llegan y en la que asumen la obligación de actuar con un sentido de responsabilidad absoluta con el pueblo.

En los Estados Unidos, un magistrado es, literalmente, una persona superior. La gente del común, el pueblo, respeta más a un juez de la Corte Suprema de Justicia o Tribunal Supremo, como también se le conoce, que al mismísimo presidente de la nación. ¿Que si tienen poder? Sí, y mucho. Sus decisiones pueden derogar leyes y sientan jurisprudencia para llevar a un país por el buen rumbo. Y eso está bien, porque el poder queda depositado en unos pocos en favor de lo público. Los magistrados sirven de por vida al país y asumen su rol con un sentido estricto de responsabilidad, tanto que, en el caso de los Estados Unidos, hasta la fecha no ha habido ningún caso de algún magistrado destituido por corrupción o faldas, cosa que es muy común en otras latitudes.

A ver… en resumen, un magistrado es una persona sabia, admirada y respetada. Cosa contraria a lo que pasa en la tierra del Sagrado Corazón. En Colombia tierra querida, himno de fe y armonía (como decía Lucho Bermúdez), los magistrados manejan un estilacho bastante desconcertante que con el pasar de los días devela cada vez más que no son tan sabios ni merecen ser tan admirados ni respetados.

Por estos días un personaje, osando de su investidura de magistrado, está demostrando que en este terruño, por poder, se hace lo que “dé la gana”. Se trata Jorge Ignacio Pretelt Chaljub, magistrado de la Corte Constitucional, quien deja muy mal parados a todos sus colegas y qué pena con los que tratan de hacer bien su trabajo, pero es que una naranja podrida trae consecuencias rápidas en el bulto.

Este señor está metido en un rollo genial de tráfico de influencias, presiones, sobornos. Hechos impresentables. Van casi tres semanas en las cuales el personaje en cuestión se aferra al poder. Que se haya alejado de su cargo unos días es un simple paño de agua tibia, porque renunciar –que es lo que pide el sentido común- ni se asoma en las curvas. Palabras más, palabras menos, está demostrando que en Colombia sí se puede ser porfiado. Claro, el descaro, el cálculo político y los intereses de la chequera pesan mucho más que la dignidad de un país. Confirmado: comprar conciencias en este país es un deporte nacional.

A punta de mañas este tipo y los demás que están metidos en esa mermelada pegajosa a la cual se le acaba de abrir la tapa demuestran la profunda crisis de valores que tenemos en el país. Eso refleja mucho lo que somos como sociedad. Una sociedad donde el que tenga un poquito de poder avasalla a los otros, donde la doctoritis pesa mucho más que la dignidad de cualquier persona.

Sin decirlo de frente, Pretelt está cantándoles en la cara a los colombianos la linda frase: ¿Ustedes no saben quién soy yo?, esa misma acuñada por algunos de los mal llamados privilegiados. Ojalá que este magistrado y los otros de la Corte, corten por lo sano y reivindiquen su dignidad con algo tan sencillo como una cartica que diga: renuncio.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed