Photo Uribe
Logo Small

Sábado 21 de Septiembre del 2019

¿Cuidar cuál paz?

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Saúl Hernández Bolívar  |

Fecha: 24/07/2018

 

Reveladora cara del "Nobel de Paz", presidente Juan Manuel Santos - Foto: hps.com.co

Hace unos cuantos meses se decía que las disidencias de las Farc tenían alrededor de 1.500 combatientes. Hoy se habla de 4.000 y de intentos de refundación por parte de los ‘hijos’ de Marulanda. En 2019 serían 8.000, o sea más de los que supuestamente se desarmaron y desmovilizaron.
Pero ¿será que en realidad las Farc se desmovilizaron? A las amplias mayorías que desde el principio hemos dudado de este proceso se nos ha llamado ‘enemigos de la paz’. La opinión pública advirtió, a través de decenas de encuestas, que este asunto no era creíble y que las Farc no eran confiables, y algunos pocos que tenemos el privilegio de hablar desde una tribuna como esta afirmamos en innumerables ocasiones que el proceso de La Habana era una rendición del Estado en muchos sentidos y no necesariamente conduciría a la paz.

Las Farc no se desmovilizaron por voluntad propia, sino como una estrategia de supervivencia típica de la guerra: retirarse, reagruparse, restablecerse. Ya con Uribe se había demostrado que las instituciones podían vencerlas: “hay que pasar el chaparrón de Uribe como sea”, decía uno de sus ideólogos. Y en Venezuela y Ecuador las resguardaron, fueron su sombrilla como Francia lo fue de Eta, hasta que la moral la obligó a ser solidaria con la vecina España y no con los terroristas.

Las Farc no se desmovilizaron por voluntad propia, sino como una estrategia de supervivencia típica de la guerra: retirarse, reagruparse, restablecerse.

A Santos le encomendamos seguir la tarea, pero dañó la plana; borró con el codo lo que había hecho con la mano. Se afirma malévolamente que eso habría implicado arrasar con las Farc, hacer una vulgar carnicería. Pero con Uribe se desmovilizaron, de forma individual y voluntaria, 17.000 farianos; más del doble de los que desmovilizó ese acuerdo que, según De la Calle, no se podía mejorar. Los primeros, a cambio de nada; los segundos, a cambio del país.

Bien nos imaginamos hacia dónde querían llevarnos cuando empezaron a sonar clamores (“Santos, conversemos”) y a circular cartas entre autoproclamados ‘intelectuales’ y líderes guerrilleros. La traición estaba cocinada. Las Farc ya no tenían condiciones aptas para enfrentar un Ejército heroico y audaz al que era preciso sacarle sus mejores guerreros y dejarlo como un florero decorativo para los desfiles del 20 de julio.

Necesitaban un acuerdo para jubilar sus viejos cabecillas, cansados de tirar monte y correr despavoridos cada vez que un Kfir desgarraba el cielo. Requerían una operación de lavado de activos que les mantuviera y perpetuara sus riquezas. Demandaban un arreglo que les otorgara plenas garantías de impunidad por todas sus monstruosidades, a pesar de tener procesos que suman siglos de condena, y juego en la política.

La doctrina de la combinación de todas las formas de lucha jamás había sido implementada en Colombia con tanta maestría. Se inoculó en las instituciones democráticas el virus de la disolución, con tantas concesiones que al gobierno de Duque le costará mucho trabajo desmontar, y al país le costará el futuro si no lo hace. Y se mantuvo gente armada, bien con otro brazalete o con el nuevo apellido de ‘disidencias’, que no son otra cosa que el brazo armado, el plan B, o el mismo plan de siempre.

Las Farc no calcularon mal su aterrizaje, solo que las cosas no marchan tan rápido como quisieran. Por eso nos chantajean con volver a la guerra: Santos dice que “ya comienzan algunos a pensar en devolverse al monte” y León Valencia aduce que la extradición de Santrich “puede derivar en el rearme de Márquez”. Eso estaba cantado, pero le vienen a echar la culpa a Duque –y al uribismo– sin haber empezado a gobernar. ¿Cuál paz pide cuidar, señor Santos, si su paz quedó mal hecha?

* * * *

Los patéticos gestos del contratista Antanas no tienen nada de pedagógico, son tristes ademanes de un mustio ocaso.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed