Photo Uribe
Logo Small

Lunes 19 de Agosto del 2019

DE LA RESPETABLE ‘BECOMANÍA’ DE SANTOS A UN MODELO EDUCATIVO

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 13/10/2014

Exclusivo para FCPPC
 

"No habrá desarrollo sin educación, ni progreso sin cultura."

"Lo importante no es ser líder, sino ser útil."

Prof. Alberto Assa Anavi

Recoge El Tiempo en la edición del 20 de agosto de 2014 las siguientes palabras de Santos sobre la Colombia soñada para el año 2025: 'Ser el país más educado de América Latina va a costar plata,' por lo que el sector privado debe ayudar, pues el plan generará altos costos para el estado, además de la discusión inevitable de cómo se han de distribuir o conseguir los recursos. Ese día le preocupaban las 400.000 becas para educación superior que cobijarían a los mejores bachilleres de los niveles 1 y 2 del Sisbén para lo que se requerirían 500.000 millones que habría que salir a buscar en los próximos meses. El pronunciamiento lo hizo durante la posesión de Gina Parody como ministra de Educación; de Alfonso Parada como director del Sena; y de Yaneth Giha como directora de Colciencias. Sin embargo, el 1° de octubre por televisión se anunció que las becas serían 10.000 y después oímos en la radio que esa era la primera cuota.

Con sus improvisaciones, el de Santos es un excelente deseo empujado por el llamado postconflicto que pareciera ser su única visión prevalente de la sociedad y el estado, olvidándose que hoy la educación es un tema de globalización. Pero… ¿Qué tipo de hombre es el que nos promete como ‘el más educado’ para ese 2025 más globalizado? No lo sabemos. ¿Cómo se hace esa transición educativa entre la Colombia del 2014 y la de ese futuro? Santos no nos ha planteado cómo va a ser esa mejora educativa desde el vientre materno que es donde comienza; cómo va a hacer para que el bachillerato se democratice, regido por un verdadero sentido social en el que la oportunidad y la competencia vayan de la mano, así: la mejor oportunidad educativa de alta calidad para todos, pero con la selección de los mejores; y en ese sentido, cómo recuperará la universidad pública su condición directora de la educación superior que perdió en beneficio de los establecimientos privados y estructuras administrativas del estado.

Ahora viene la pregunta problema. ¿Querrán quedarse en el país esos hombres mejor educados? ¿Qué nos dice el Icetex si, según lo plantea Santos, el pagaré se convierte automáticamente en beca, si se terminan estudios? Esta es una linda parábola del estado benefactor ¿pero es eso responsable?

En cuanto a la educación privada, todos sabemos que la educación en los mejores colegios es una inversión que se pierde para el país en un alto porcentaje. Y está bien que en un mundo libre, esa opción exista, pero entre dos destinos igualmente apetecibles, no como una solución de escape para ricos y pobres. Así que el reto no es que Colombia sea el país más educado, sino que sea igualmente atractivo para vivir en competencia con los mejores. Llevar al país a ese nivel es el verdadero reto educativo para lo que se necesita un desarrollo superlativo. Entonces ¿Cómo se debe transformar la educación para que se conecte con ese desarrollo deseable?

Existen diferentes modelos educativos basadosen teorías, las recomendaciones de los 10 sabios de 1994; experiencias desarrolladas con un éxito relativo para diferentes finalidades. Un modelo educativo no necesariamente se desarrolla en un aula, ni obedece al dominio de lo académico. La Organización Scout, los monasterios zen, la Compañía de Jesús, el ejército, las cárceles, son ‘modelos’ educativos para todo lo bueno y malo; la sociedad también lo es. Pero si pudiéramos extraer la esencia del tema diríamos que educar es sacar lo mejor de cada quien para ponerlo al servicio de nosotros.

Hoy pareciera que el mercado nos va llevando a un tipo de educación que busca que los estudiantes reconozcan y comprendan esa realidad y tengan destrezas y conocimientos para afrontarla con el dominio de lenguas extranjeras, una amplia cultura de lo propio y foráneo, una comprensión de la sociedad en la que vivimos, el manejo de las metodologías experimentales o científicas, las matemáticas y la informática y un cultivo de la sensibilidad mediante las artes. A través de ese contenido curricular se espera que se desarrolle la voluntad y el carácter para llegar a ser sobre salientes desde el punto de vista académico, competentes en un área práctica, pensadores críticos y éticos, autónomos, colaboradores, decididos y capaces de adaptarse a un mundo cambiante, de realizar aportes significativos a la vida universitaria, y a la sociedad, seguros de sí mismos, solidarios y reflexivos, al igual que indagadores independientes.

Para lo anterior no solo se necesitaría dinero a montones, sino vocación de enseñanza y aprendizaje, compromiso profundo con una honestidad radical con nosotros mismos y los educadores que garantice que seremos capaces de formar, con el ejemplo, sin corromper y vigilar para que ese compromiso se dé desde el hogar. No sé si eso sea posible con Santos o quien lo sustituya.

Si repasamos nuestra experiencia educativa colombiana encontraremos educadores ejemplares, fundadores de instituciones beneméritas; una educación pública que superaba la privada; la identificación de ‘escuelas’ de formación, pero eso se ha desdibujado frente a la nueva concepción de educar para rodearse bien, no para servir. Sin embargo, como joyas raras se dan algunos escenarios donde menos se les piensa encontrar. Hablaré de uno que conozco bien cuya diferencia con otros modelos es que pudo generar un espíritu y estilo de ser y vivir.

La FUNDACIÓN EDUCATIVA INSTITUTO EXPERIMENTAL DEL ATLÁNTICO “JOSÉ CELESTINO MUTIS” es un plantel de enseñanza absolutamente gratuita, de naturaleza privada, eminentemente barranquillera y única en su género en el panorama educativo del país. Se distingue por el hecho de ser el resultado de varias voluntades e iniciativas particulares y mancomunadas que deben su primer impulso a una gestión del escritor Alvaro Cepeda Samudio y la dedicación incondicional del Profesor Alberto Assa Anavi, y ha venido sosteniéndose gracias a los aportes de variadísimas entidades y personas entre las cuales se encuentran la Fundación Mario Santo Domingo, Promigás, Cementos del Caribe, Olímpica, Hermanos de la Caridad, entre otras.

Desde su inicio se desarrolló de manera singular, ofreciendo educación de alta calidad, a pesar de las penurias y dificultades económicas, alcanzando prestigio nacional e internacional.

Eso atestiguan conceptos emitidos por altos funcionarios del Ministerio de Educación Nacional, como los Ex ministros Doris Eder de Zambrano, Germán Bula Escobar y Francisco José Lloreda Mera; por el ICFES, el ICETEX, la Universidad Nacional de Colombia y el reconocimiento de prestigiosas personalidades nacionales y foráneas como Rudolf Hommes, Gustavo Bell Lemus, Juan B Fernández R, Juan Gossaín, y el Doctor Peter Konder fundador de la  Fundación Beca Konder-Stiftung, con la que se ha financiado los estudios universitarios de jóvenes colombianos de escasos recursos. Desde la primera promoción en 1976 varios cientos de alumnos, han sido becados para realizar estudios superiores y de posgrado en prestigiosas universidades colombianas y del exterior: alemanas, españolas, inglesas, francesas, suecas, polacas, griegas, rusas, ucranianas, rumanas, norteamericanas y suramericanas, entre otras. Es decir el Prof. Assa exportaba talento para traerlo de vuelta y ponerlo al servicio del país, pues ya entrenados se encargaba de ubicarlos laboralmente.

El alto nivel de rendimiento académico se ha visto reflejado en la categoría “Muy Superior”, que siempre ha ocupado la Institución en la clasificación que el ICFES realiza. Allí se han obtenido regularmente puntajes promedios de hasta 345.65 y puntajes individuales de hasta 387. Varios estudiantes de la Fundación han sido galardonados en diferentes categorías con el premio “Andrés Bello”.

Por clasificar entre los 50 mejores colegios de Colombia, según las pruebas del ICFES, la Universidad Nacional, a través de su programa “Mejores Bachilleres”, hace llegar anualmente a la institución tres o cuatro inscripciones gratuitas para los mejores estudiantes de la respectiva promoción.

El Plan General de estudios que se desarrolla en la Fundación, da primordial importancia a la exploración vocacional en varias direcciones, lo mismo en Ciencias, entre exactas, naturales y sociales, que en Humanidades e Idiomas (ocho lenguas entre modernas y clásicas, incluyendo Latín y Griego), Artes, entre plásticas y musicales (Dibujo Artístico, Apreciación Musical, Flauta, Piano), Adiestramiento Técnico (Ajuste, Torno, Fresa y Soldadura, cuando el Sena facilita sus tutorías e instalaciones), todo ello conforme a los principios de la ética generalmente aceptados y de acuerdo con el espíritu y estilo de la Institución, sin menos cabo de los programas oficiales. Además comporta unas actividades muy especiales y extracurriculares en variadísimas ramas del saber que buscan una verdadera formación y la adquisición de una amplísima cultura general. Lo anterior conduce a una auto-orientación profesional de amplio espectro para que sean los mismos alumnos quienes escojan cuál ha de ser su profesión.

Para lelamente con su labor educativa, la Fundación organiza y promueve los “CONCIERTOS DEL MES”; actividad cultural de alto nivel que se viene desarrollando, con algunas cortas interrupciones, desde 1957, año en el cual fueron organizados por primera vez por el profesor A. Assa, ofreciendo el más variado repertorio de música culta y canto a cargo de un selecto y bien escogido grupo de artistas, nacionales e internacionales, que mes a mes, en la medida de las posibilidades, deleita a un público mixto de distintas capas sociales de la ciudad.

Cuando los bachilleres del IEA se gradúan, prestan el siguiente juramento voluntario:

“Al recibir mi diploma de bachiller del Instituto Experimental del Atlántico, me comprometo por mi honor a cumplir con las obligaciones siguientes:

1. Mantener siempre en alto el buen nombre y el prestigio del IEA, tanto por mi conducta y rendimiento en la Universidad y en el trabajo, como por mi comportamiento general en sociedad.

2. Inspirarme en todo momento en el espíritu y estilo del IEA en mis relaciones con otras personas o entidades, respetando los derechos de los demás para que respeten los míos.

3. No obrar nunca de suerte que pudiere desdecir de la educación que se procuró darme en el IEA.

4. Distinguirme en toda ocasión pormi honradez y civismo.

5. Actuar siempre en aras de la solidaridad humana y en bien de la comunidad, como se me enseñó en el IEA.

6. Profesar sincero respeto por mis padres y mis maestros, sean cuales fueren las diferencias que nos pudieren separar.

7. No cometer traición a los ideal es de humanidad y solidaridad propios del IEA, ni a mi extracción popular, ni a mi comunidad social.

8. Trabajar con buena voluntad prosiguiendo mi educación y formación permanentes, y poner todas mis fuerzas y capacidades al servicio del país y de la comunidad.

9. Observar la más rigurosa ética profesional y no utilizar mis conocimientos adquiridos en Colombia o en el exterior, ni en perjuicio de otros ni tampoco para desertar de mi país, aunque en otras partes se me ofrecieren condiciones de trabajo y de vida más ventajosas.

10. En caso de poder especializarme en el exterior, con beca o sin ella, volver a Colombia, una vez terminados mis estudios, para contribuir con mi esfuerzo al desarrollo y engrandecimiento de mi patria.”

El modelo educativo anterior lo ideó y gestó a través de muchos años Alberto Assa Anavi. ¿Quién fue Assa?

Nació en Estambul en 1909 de origen judío sefardí; murió en Barranquilla el 13 de marzo de 1996. En 1937 fue a España como voluntario de la Cruz Roja de las Brigadas Internacionales, siendo detenido en 1938 y puesto en libertad en 1940. Perseguido por los nazis en Francia, regresó a España, luchó contra Franco. Condenado a muerte, se fugó, emigró a Barranquilla en donde realizó una gran labor educativa y cultural hasta su muerte. Su última voluntad fue donar su cadáver paralas prácticas de los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Libre de Barranquilla.

Como un homenaje a su gran personalidad y dedicación a la educación y la cultura, varias instituciones educativas barranquilleras han tomado su nombre. En 2000 empezó afuncionar la Institución Educativa Distrital de Formación Técnica Diversificada Alberto Assa. Igualmente, por sus esfuerzos por lograr que los estudiantes de escasos recursos accedieran a becas de estudios en el exterior, la Alcaldía de Barranquilla creó en 2004 el Instituto Distrital de Crédito para la Educación Superior-Alberto Assa (Idces-Alberto Assa), establecimiento público encargado de otorgar becas y créditos educativos para dicha población que fue liquidado en 2009. Así son las cosas con las becas en nuestro país.

Con su mamadera de gallo costeña que asimiló muy bien, se hacía llamar ‘becólogo’, mostrándonos que la educación no es cuestión solamente debecas y dinero, sino de un espíritu y estilo que nos lleva a comprometernos radicalmente con los otros. Años después de su muerte me enteré que el Prof. Assa había sido comunista en su juventud, pero un comunista fuera de serie, pues para él su vida fue amar para servir, amigo de la mejor élite intelectual europea y colombiana. Por eso alguna vez cuando hablábamos de política, me dijo: “Mire, joven, no se preocupe nunca por la nacionalidad, ni por la religión, ni por el ideario político de ningún hombre. Preocúpese únicamente de que sea un hombre de verdad. Es lo único importante." (Su biografía completa se lee en Wikipedia). Y cuandocomo Rector de la Universidad Pedagógica del Caribe quería enviarle a los ‘camaradas’ su mensaje sui generis sobre el verdadero socialismo, los provocaba diciéndoles: “Si ustedes son comunistas, yo soy un paraguas.” El suyo era el pacifismo, la creación de cultura, el servicio a los demás. ¿Será que Santos se le mide a fundar un Instituto Experimental en cada ciudad de Colombia para que las becas den excelentes frutos? ¿Será que nuestros bachilleres, por su honor, al recibir la beca, se comprometan a servir y amar a Colombia, a respetar a sus mayores, más allá de las diferencias? Bendita sea la memoria de Alberto Assa Anavi que eso me enseñó.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed