Photo Uribe
Logo Small

Domingo 23 de Septiembre del 2018

DEBATIR Y PENSAR DIFERENTE

Autor(a): Ariel Peña González  | 

Fecha: 06/09/2014

Exclusivo para FCPPC
 

Últimamente se ha visto que el país se acerca peligrosamente al unanimismo, en donde el debate ideológico quedara reducido a cero, adobado por los diálogos de La Habana, pues los cabecillas guerrilleros en caso de acordarse el fin del conflicto, buscarían si llegan al parlamento no ser molestados y las montañas de cadáveres que dejaron a su paso, serán olvidadas de acuerdo a la nueva historia Colombiana, que estará regentada por las Farc y respaldada por el gobierno de acuerdo a las conclusiones de la comisión sobre el conflicto.

Para algunos dirigentes de la llamada izquierda, las calamidades que ha vivido el país en más de 50 años de conflicto, se deben a la intolerancia por parte de los sectores que han gobernado, o que están en orillas diferentes a sus doctrinas, que no permiten pensar diferente, como si la ciudadanía fuera un rebaño dirigido por un pensamiento único, al estilo fascista, nazista o comunista totalitario de Fidel Castro, la monarquía Kim  Norcoreana o un régimen Estaliniano, subrayando que los seres humanos somos únicos e irrepetibles y que a veces coincidimos o diferimos con lo que expresan los demás, así que la tal persecución por pensar diferente es una treta de sectores extremistas, para justificar de alguna forma la sublimación  a la violencia que han hecho las guerrillas marxistas leninistas para la toma del poder, que es en ultimas la razón de ser del comunismo que abraza fabulas mesiánicas, creyéndose un grupo escogido que se diferencia de la población común, que  de acuerdo a Maquiavelo y Marx son “predestinados” para gobernar y mandar sobre las masas, como si representaran alguna deidad o pensamiento superior.

Así que pensar diferente, no ha sido una dificultad desde el punto de vista político en Colombia, claro que los críticos de tendencia totalitaria, son los primeros en eludir el debate ideológico, pues el marxismo no tiene ni vigencia ni defensa, porque como lo manifestaron los trabajadores en la primera internacional del siglo XIX “es  una simple patraña burocrática de engaño al proletariado” además se ha basado en la violencia y la mentira para poder sobrevivir hasta nuestros días, y por eso al amparo de un posible acuerdo en La Habana con las Farc se busca que al comunismo se le dé el don sacrosanto de la intocabilidad, para que nadie se atreva a plantearle ningún debate, de ahí que dirigentes de esa corriente han pedido que el anticomunismo, sea considerado como un delito, en esas condiciones ¿dónde queda,  el pensar diferente?

A lo anterior ya le tratan de colgar algunos insumos, como es el caso de la representante a la cámara del CD, María Fernanda Cabal, quien fue judicializada por haber mandado un twitter en donde estaba en desacuerdo por la forma en que actuó una de las victimas en la Habana, de la misma manera hay un proyecto de ley, por medio del cual se prohíbe la apología al odio, el discurso de odio y otras manifestaciones de intolerancia en Colombia, esto es muy  loable cuando se trata de rechazar la discriminación y las críticas a personas por su condición étnica, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, enfermedad o cualquier otra condición, pero al mismo tiempo buscar evitar el debate político e ideológico entre las agrupaciones partidistas que es el sustrato dialectico de la Democracia, convertiría a la Nación en un conjunto de zombis, que sería algo que les interesaría a los cabecillas guerrilleros desde La Habana.

Los diálogos de La Habana, no nos pueden traer como cosecha la censura de prensa y la creación del delito de opinión, ya que Colombia a pesar de sus vicisitudes por el conflicto, posiblemente de manera imperfecta pero persistente, ha respetado el derecho a la información y los únicos que por sus dogmas no admiten el libre pensamiento, son los seguidores del comunismo totalitario, ya que por su esquematismo y reduccionismo, para ellos el modo de producción determinan la conciencia y el pensamiento de las personas, resaltando que semejante aberración es inhumana.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed