Photo Uribe
Logo Small

Jueves 22 de Agosto del 2019

Del Plan Colombia al Plan de Colombia

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Claudia Dangond-Gibsone  |

Fecha: 14/02/2016

 

Foto: conlaorejaroja.com

Los fines esenciales del Estado, citados en nuestra Carta Política, hoy parecen letra muerta.

El Estado, a través de sus instituciones, es responsable de organizar a la sociedad a la que gobierna a partir de lo que dispone la Constitución. Un Estado viable mantiene el monopolio legítimo de la fuerza y es capaz de cumplir con los objetivos que él mismo se ha trazado. Por contraste, será fallido el Estado “cuando sus cúpulas se desentienden con desdén del derecho” y cuando no son capaces de atender las demandas de sus ciudadanos.

En estos días de celebraciones y críticas al Plan Colombia, se ha dicho que antes de su implementación se veía al país como un Estado fallido. No poder demostrar que controlaba la totalidad del territorio nacional, la existencia de un conflicto armado interno y el enquistamiento del narcotráfico, alimentaba dicha postura. Lo cierto es que los índices internacionales que miden este fenómeno colocaron a Colombia en el puesto 14 en el 2005 (cuatro puestos por encima de Haití y nueve arriba de Somalia); 46 en el 2010 y 61 entre 177 países en el año 2015. Es decir, a partir de las políticas dirigidas a neutralizar a los actores armados con el diálogo y luego a combatirlos, Colombia mejoró su posición en el ranking. Ello coincidió con el repunte de la economía nacional y de los indicadores macroeconómicos: aumento de inversión extranjera, disminución del desempleo, inflación y tipo de cambio.

Ahora bien, desde la perspectiva del cumplimiento de los propósitos del Estado, si hoy se hace un examen de su gestión y viabilidad, la conclusión resulta preocupante, máxime si se considera que el país viene construyendo una esperanza de poder verse como una nación que ha conquistado la paz.

Los fines esenciales del Estado, de acuerdo con la propia Carta Política que este año cumple un cuarto de siglo, parecen letra muerta: ¿cómo sostener que ese órgano sirve a la comunidad cuando los recursos públicos no son aplicados para el desarrollo de la infraestructura que el país requiere? Los permanentes escándalos de corrupción, enriquecimiento desmedido de funcionarios y contratistas, la falta de control y la irresponsabilidad frente a todo ello, dejan claro que lo que menos hace el Estado es servir a la comunidad, pues está ocupado permitiendo que sean otros los servidos.

Cuando se tiene noticia de la muerte de niños por desnutrición, cuando no pasa nada frente a los reclamos de ancianos que han dedicado su vida a trabajar y que a la hora de jubilarse no pueden gozar de una pensión digna, o cuando las denuncias y cifras negras dan cuenta de una creciente inseguridad ciudadana, ¿cómo sostener que el Estado garantiza la efectividad de los derechos de los habitantes de Colombia?

Tampoco se promueve la prosperidad general. Si no fuera así, ¿por qué siguen derrochándose los recursos de la regalías?, o ¿por qué hay aún millones de personas sin acceso al agua potable y cientos de niños fuera del sistema educativo?

La Carta indica que las autoridades están instituidas para proteger a todos residentes en Colombia y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares. Pareciera que esas autoridades han omitido leer este articulito, pues muchas están dedicadas a diseñar estrategias para entronizarse en el poder, no para contribuir a distribuir equitativamente la riqueza sino para enriquecerse y no perder el puesto.

Ese es el pan diario de millones de colombianos. Mientras tanto se oyen propuestas de elegir gobiernos interinos, Constituyentes para legitimar acuerdos y artilugios que desdibujan la naturaleza de delitos como el narcotráfico para convertirlos en conductas que merecen el perdón y hasta el olvido.

En medio de todo lo anterior, ¿de verdad puede planearse una Colombia viable y en paz?

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed