Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 18 de Septiembre del 2019

Diplomacia colombiana

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 03/09/2015

 

Ilustración: elcolombiano.com

Las reuniones que tendrá la canciller colombiana con funcionarios de la ONU para informar de la crisis con Venezuela tienen una eficacia simbólica, pero es mejor hacerlas. ¿Qué diplomacia tiene Colombia?

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, en su discurso de antenoche al país, anunció una serie de medidas para buscar un mayor apoyo internacional a la posición de Colombia frente a las medidas manifiestamente ilegales del gobierno venezolano, con relación al maltrato y ausencia del debido proceso de los colombianos deportados y expulsados de la vecina nación.

Esas medidas, por supuesto, tienen como inmediato precedente el fracaso diplomático de Colombia ante la OEA, y la consecuente necesidad de movilizar mecanismos de eficacia por lo menos simbólica, para que el país pueda hacer visible ante la comunidad internacional su visión de la situación de crisis en la frontera. Hacerlo visible no implica, por supuesto, que la comunidad internacional vaya a tomar partido dándonos la razón, ni mucho menos que condene al gobierno venezolano, porque no es previsible que algún país lo haga. Tener eso claro nos evitará muchos equívocos.

En la OEA Colombia buscaba la convocatoria a una reunión de cancilleres para que analizaran la situación y la crisis humanitaria que ha generado, a la cual intenta hacer frente el gobierno. No era un voto a favor de Colombia o en contra de Venezuela. Pero fue más efectiva la diplomacia chavista, representada por su embajador Roy Chaderton, quien, entre otras cosas, hace presencia en la mesa de negociaciones de La Habana como representante de su país, que tiene la calidad de “acompañante”. Un punto que en la actual coyuntura debería replantearse.

Es posible que Colombia diera por descontada que la reunión de cancilleres se aprobaría. Grave error de cálculo. Y falta ver cuánto movilizó la Cancillería de San Carlos a la adormilada diplomacia del país a lo largo del continente para recabar apoyos que al final se revelaron tan precarios.

Fallido el intento de la OEA, resultaba aún más torpe asistir a Unasur. Hizo bien el gobierno en desistir de ello, como tuvimos oportunidad de manifestar ayer.

El jefe del Estado colombiano ha ido subiendo el tono. Acusó no solo “intereses monetarios” en la OEA -lo cual generará previsibles roces diplomáticos con los países aludidos- sino que ayer se refirió a los “pirómanos del otro lado”. No obstante, sigue moviéndose dentro de las líneas del llamado soft power (poder blando) en el manejo de las relaciones internacionales, y así lo anotó expresamente en su discurso. Mientras tanto, el gobierno venezolano acude al más ríspido hard power (poder duro): movilización de tropas, anuncios de más cierres de puestos fronterizos, uso real de la fuerza.

Las citas de la canciller María Ángela Holguín con el secretario general de la ONU, Ban Ki Mon, con la Oficina de Derechos Humanos en Ginebra, con el director general de Migraciones, tienen más que todo un efecto simbólico, aunque no por eso deleznable. Es mejor tener esas citas que no tenerlas. Pero la solución no la van a dar del exterior. Máxime cuando nadie tiene interés alguno en exacerbar la histeria del chavismo bolivariano, atento siempre a aprovechar cualquier asomo de pelea para activar su eficaz aparato de propaganda.

La reflexión final tiene que ir directamente a interrogarnos cuál es la diplomacia con la que contamos para hacer uso efectivo del soft power: quiénes son los que están llevando la vocería, ante las otras naciones, de nuestros argumentos y razones. Ya se hizo patente nuestro vacío absoluto en el Caribe, falta ver si ese vacío también existe en el resto de nuestras embajadas en Latinoamérica y Europa.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed