Photo Uribe
Logo Small

Sábado 20 de Julio del 2019

Diplomacia farandulera

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Arlene B. Tickner  |

Fecha: 07/01/2015

 

María Isabel Nieto Jaramillo como Cónsul General Central de Colombia en Nueva York. Foto: madrid.consulado.gov.co

Como he sostenido numerosas veces en esta columna, en lo que al ejercicio diplomático respecta, el caso de Colombia es atípico y aberrante.

A diferencia de la mayoría de los países del mundo, en donde la formación, trayectoria y excelencia profesionales son los criterios usados para nombrar a quienes representan al Estado y sus ciudadanos en el exterior, aquí priman el pago político, la amistad y las razones de familia. Entre sus efectos negativos, el manejo clientelista de la diplomacia reduce el desarrollo efectivo de la política exterior, entorpece la rendición de cuentas, fomenta la corrupción y desincentiva a quienes, como diplomáticos profesionales de carrera, se dedican al servicio público como opción de vida.

Al no visibilizar y discutir esta tendencia, los medios colombianos —que con pocas excepciones son apáticos y acríticos frente a los asuntos internacionales— contribuyen a su normalización e, incluso, muchas veces la reivindican. Más enervante aún, como lo ilustra un reportaje en la última edición de la revista Jet Set sobre el nombramiento de María Isabel Nieto como cónsul general en Nueva York, la diplomacia se banaliza por completo. Aparte de buscar el apartamento perfecto e instalar allí a su familia, para la que estima que será “maravilloso… conocer y vivir en esta ciudad multiétnica y cultural”, la nueva cónsul no da muchos indicios de tener un plan concreto para su nuevo cargo, salvo que afirmar “quiero trabajar por mi país y realizar uno de mis sueños: vivir en Nueva York” constituya uno. Pese a confesar su falta de experiencia y deseo de aprender de quienes llevan más tiempo trabajando en el Consulado, su antecesora, Elsa Gladys Cifuentes, cuya labor es reconocida por Nieto —al igual que por El Tiempo— como excelente, no parece ser el mejor referente. En dos oportunidades en 2014, la Cancillería suspendió a la exgobernadora de Risaralda del cargo por participar en política y por realizar una contratación irregular, fue forzada a renunciar posteriormente y sigue bajo investigación.

Dentro del desinterés general que suscita la política exterior entre el público y los formadores de opinión en Colombia, los asuntos consulares —que suelen considerarse no sólo aburridos sino de menor peso estratégico— ocupan un lugar marginal. Sin embargo, en el mundo de hoy, el incremento exponencial de la movilidad geográfica humana, evidenciado en aspectos como la migración, el turismo, el empleo, la jubilación, las adopciones y las remesas internacionales, en combinación con la revolución en las comunicaciones y la tecnología, han creado cambios dramáticos en la importancia, el tamaño y el carácter de esta faceta del trabajo diplomático. En especial, la demanda de servicios consulares ha aumentado ostensiblemente, al tiempo que las expectativas en cuanto a su calidad y rapidez han crecido.

Con alrededor de cinco millones de nacionales colombianos en el exterior, según estimativos del Ministerio de Relaciones Exteriores, y números crecientes de turistas, estudiantes, trabajadores, comerciantes e inversionistas que ven oportunidades en la “nueva Colombia”, la innovación en la actividad consular es imperativa. En lugar de promover la diplomacia farandulera en Jet Set, uno de mis deseos para 2015 es que funcionarias políticas como Nieto —de quien se afirma le habla al oído al presidente Santos—, junto con el próximo canciller, inviertan esfuerzos en corregir los defectos de la arquitectura diplomática que impiden enfrentar retos como este.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed