Photo Uribe
Logo Small

Martes 23 de Julio del 2019

Discrepancias necesarias

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 11/11/2014

 

Ilustración Andrés Gutiérrez / El Colombiano

Frente al asunto complejo de la terminación del conflicto y la construcción de la paz no debe haber unanimismos. La carta del expresidente Uribe plantea críticas pertinentes al proceso y sus avances.

La firma de la terminación del conflicto con las Farc debe incluir, en toda circunstancia y perspectiva, condiciones esenciales: no impunidad, no repetición de la violencia y respeto a los valores democráticos. Coincidimos en estas exigencias señaladas por el expresidente Álvaro Uribe en su carta de respuesta al exministro Álvaro Leyva Durán sobre la conducción y el futuro de las actuales negociaciones en Cuba.

Hay algunos asuntos de esa misiva que llaman la atención poderosamente, y que es necesario mencionarlos y desmenuzarlos con juicio.

El primero es la recurrente alusión de Uribe Vélez a la creciente "desmotivación de las Fuerzas Armadas", dada, según él, por la igualación de los uniformados que defienden las instituciones y el orden constitucional con agentes del terrorismo, la ilegalidad y las violaciones más graves al Derecho Internacional Humanitario, el derecho internacional y los derechos humanos. Núcleos normativos de los asuntos sustanciales en un combate que involucra al aparato de seguridad de un régimen democrático versus el "cartel de cocaína más grande del mundo", según Uribe.

En un segundo aspecto, se expresan aquí, sin reservas, discrepancias que deben hacer reflexionar a los colombianos para evitar que las actuales negociaciones en La Habana conduzcan al país a una finalización del conflicto tan imperfecta que nadie crea en ella. Ni los grupos que terminan su alzamiento en armas contra el Estado, pero sobre todo ningún colombiano que espera el cese de la violencia ilegal, su reparación y su penalización que, aunque reducida, no envíe el mensaje de una impunidad suscrita por las partes muy a pesar de los dolores, la frustración y la resistencia de las víctimas y sus parientes.

Durante los últimos tres meses aparecen registros de la inconformidad, no formalizada ni hecha pública, de sectores militares que consideran inadmisible que en Cuba vayan a la mesa, equiparadas, delegaciones de destacados integrantes de las Fuerzas Armadas y de las Farc. Desde esta tribuna editorial lo vimos como el respaldo de la experticia militar, de quienes combaten y conocen los pormenores tácticos y estratégicos del conflicto, para que la delegación del Gobierno, esencialmente política, no acceda a condiciones de las Farc que pudieran querer aprovecharse de su desconocimiento.

Al tiempo, en un tercer tema, el expresidente llama la atención sobre un subregistro de la violencia actual de los grupos armados ilegales, paralela a la creación de "grupos de justicia privada en las regiones". Denuncia que el Gobierno debería aclarar de inmediato.

Si bien Uribe Vélez advierte que no existen en él ni en sus copartidarios "inhibiciones que nos impidan el perdón", sí expresa la preocupación de que por la vía de las conversaciones se "rutinice" la palabra paz mediante mecanismos oficiales de propaganda, en medio de la "extensión de la violencia", la misma que las Farc, es perceptible, no aminoraron por lo menos en 2014.

Finalmente, aunque no expresa un apoyo directo, la carta sí deja entrever una aceptación a una Asamblea Constituyente, idea que el expresidente había rechazado antes. En los términos en que se plantea, sería muy remota su aceptación por parte de la contraparte del Estado en La Habana. Si la Constituyente estuviese habilitada para improbar los acuerdos, se echaría por tierra todo el proceso. Por esa razón, la instancia máxima que puede garantizar a todos (Estado, Gobierno, sociedad civil y guerrilla) el respeto a lo que eventualmente se acuerde es la refrendación popular.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed