Viernes 17 de Noviembre del 2017

El bigote paradigmático de Serpa vs. la pirámide de necesidades de Maslow

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 09/11/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Foto: eluniversal.com.co

EL CAMBIO – EL CAMBIO REAL – procede de adentro hacia afuera. No se consigue cortando las hojas de las actitudes y la conducta con las técnicas rápidas de la ética de la personalidad. Se logra actuando sobre las raíces: las tramas de nuestros pensamientos, los paradigmas fundamentales y esenciales que definen nuestro carácter y crean las lentes a través de las cuales vemos el mundo. Stephen Covey

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

¿Pero qué es un paradigma? En términos generales significa la forma como visualizamos, sentimos o interpretamos los múltiples conceptos, esquemas o modelos del comportamiento humano en todas las etapas de la humanidad en lo psicológico y filosófico, en diversas disciplinas incluidas las ciencias, las empresas y diferentes instituciones; modelos integrados e influenciados por lo económico, intelectual, tecnológico, científico, cultural, artístico, y religioso que al ser aplicados pueden sufrir modificaciones o evoluciones según las situaciones para el beneficio o perjuicio de todos.

Los paradigmas moldean todo y funcionan de una manera que no nos damos cuenta. Pueden ser una liberación o una condena. Sinembargo, debido a su autoconciencia, a la observación de sí mismo, el ser humano verdaderamente libre puede estar por fuera de los paradigmas, lo cual es bastante difícil. Además, cada quien hace ‘campaña’ por el propio por lo que diría que una guerra o paz es una confrontación o alianza de paradigmas. Pero el paradigma se vuelve trágico CUANDO SE CONVIERTE EN UNA ADICCIÓN, O CONDICIÓN por ejemplo, relacionada con el poder, llegando a los diferentes tipos de enfermedad mental, en diferente grado, que se pueden catalogar como la parálisis del paradigma.

Por ese motivo intento explicar las dificultades de las negociaciones de paz desde la perspectiva de los paradigmas que rigen nuestra mente y un marco de referencia universal sobre las necesidades humanas para establecer los objetivos de la paz que, bien llevados, ayudan a romper o cambiar paradigmas.

El bigote de Serpa simboliza la dificultad de abrir la mente para el cambio de paradigma y la pirámide de Maslow es el referente que debe ser el objetivo de toda política de desarrollo humano, siendo la paz uno de ellos.

En el programa 'Descárate Sin Evadir' Horacio Serpa se le midió, de puro macho machote, (un paradigma) acorralado por el acoso de Alejandra Azcárate y las piernas ‘extra large’ en tacones 7 que se proyectaban desde los diminutos pantaloncitos de Eva Rey, a quitarse el bigote si Pardo perdía las elecciones. En ese momento las encuestas lo favorecían. Ocurrió el desastre para Serpa y Pardo. Y vi entonces a Serpa, humilde, ojos bien abiertos, desorientado, enfrentar a este dúo reivindicador de la irreverencia, acorralado con el compromiso machista.

-“¿Va a cumplir o no va a cumplir, Dr. Serpa? ¿O nos va a hacer mamola?
– Cumpliré mi palabra. Lo decidimos en reunión de familia. Rosita está muy triste. Imagínense a estas alturas de la vida. ¿Cómo me voy a ver sin mi bigote?

Mi esposa, muy sabiamente, añadió: “Eso le pasa por bocón.” Me fui a dormir pensando en el asunto. Y llevo varios días en ello. Al día siguiente barajé las ‘opciones éticas’ de Serpa que, en mi opinión, serían:

1. La palabra empeñada es importante. Cumple.
2. La imagen propia es sagrada. No se negocia.
3. Eso era un juego. No está obligado. Era una trampa.
4. No está obligado, pero le conviene, políticamente.
5. La gente se olvidará para las próximas elecciones.
6. Lo que piensan la familia, los amigos, es importante, etc.

Todas esas opciones son válidas, cuando los otros no están involucrados. Pero en público, dependiendo de qué prioridad le doy a cualquiera de ellas, va a definir mi ‘espíritu y estilo’ para los otros. Sin embargo, en la vida hay momentos en que las ‘opciones’ no entran en juego, sino que hay que escoger entre dos: bueno/malo, mentira/verdad, vida/muerte, cielo/infierno, etc.

En el caso de Serpa su bigote hace parte del paradigma de su identidad y lo pongo de ejemplo para ilustrar la dificultad de ‘cambiar’ de paradigma dentro de un proceso de paz. Si Serpa hubiera vivido, muerto y resucitado, cada acto suyo sería universal, una revelación, digno de ser meditado. Pero en La Habana ni en Colombia no hay ningún mesías encarnado, por lo que lo de Serpa es una anécdota con sentido universal, como le puede ocurrir a cualquiera de nosotros.En nuestro ejemplo, Serpa tiene que RENUNCIAR a una parte importante del PARADIGMA DE SU IDENTIDAD, tiene que cambiar, y no sabe cómo se sentirá con el nuevo ‘look.’ Tiene miedo. Rosita podría ayudar diciéndole que si bien el bigote le imprime carácter, el afeitárselo lo hará ver más joven. Tiene que escoger; es el dilema existencial fundamental que no se puede evitar. Pero ampliemos esa faena,escogiendo varios componentes  para un modelo de paradigma que subyace en nuestra LUCHA POR LA VIDA y en el comportamiento político como parte de ella. Propongo el siguiente:

Al nacer procedemos de un CERO que empieza a sumar o restar, dependiendo de si está a la izquierda o la derecha del UNO. Así que las opciones políticas de DERECHA O IZQUIERDA, vienen definidas en su VERDAD ESENCIAL desde las matemáticas. En la literatura al ‘ser o no ser’, de Hamlet le faltó el qué o quién; cómo, cuándo, dónde, para qué o por qué. Ser libre o sometido; en la casa o el trabajo; ser guerrillero por convicción o conveniencia; buscar la paz honesta o por ordenamiento constitucional, conveniencia política, necesidad moral o negocio, etc., son planteamientos que surgen libremente cuando entendemos que los hacemos a partir de un paradigma del que somos conscientes en sus causas y efectos. Por ello, a partir del cuadro anterior, propondríamos los siguientes ejemplos paradigmáticos básicos para discutir con las Farc, o procesarlos en privado.

  1. Si los negociadores de las Farc conciben el mundo, solo a través del paradigma cerrado del marxismo materialista en el que todo se vale para obtener el poder, para satisfacer su adicción ¿va a cambiar esa realidad con una firma procedimental, mecánica, de la paz?
  2. La sicología altruista que inspira la búsqueda de la paz ¿justifica las concesiones peligrosas, pues no se miden consecuencias, para quienes su ‘altruismo’ solo se aplica al círculo íntimo de sus amigos e intereses y quienes han dado muestras de un egoísmo maligno (terrorismo, corrupción, narcotráfico) con los que están fuera de su círculo?

El paradigma arriba presentado, que representa la lucha de la vida, le da cabida a una DINÁMICA DE REALIZACIÓN PARA DARLE SENTIDO A LA MISMA cuya GUÍA ha sido genialmente resumida en la conocida Pirámide de Maslow que trata de la motivación humana fundamental cuando satisface sus necesidades. Entonces la pregunta es: ¿Cuál es el mejor sistema político o el mejor acuerdo de paz, la mejor lucha o esfuerzo, que pudiera tener la probabilidad más alta de llevar a cabo lo propuesto por Maslow que era un psicólogo y no un político, PARA DARLE SENTIDO A LA VIDA, como satisfacción de necesidades que es en realidad de lo que trata la paz holística? Marx ensayó la lucha de clases y dio origen a la matanza comunista en la URSS; la democracia ensaya, con dificultades, la paz inteligente. China lo está aprendiendo. Esta es la Pirámide de Maslow en su versión original que todo político debería estudiar, si quiere trascender los paradigmas tradicionales del TLC (Tamal, Lechona, Cemento), o el CVY porque existe una ESCALA DE MOTIVACIÓN SUPERIOR QUE GENERALMENTE NO TIENEN EN CUENTA Y QUE LE DAN SENTIDO A LA VIDA. De eso se trata Maslow. Existen hoy múltiples variaciones y adaptaciones a diferentes entornos.

  1. Las necesidades básicas de respiración saludable, agua potable, alimentación sana, descanso digno, sexo seguro, procreación responsable, eliminación digna de desechos corporales, eliminación del dolor, vivienda digna que suministre protección contra la inclemencia ambiental, requieren, para su satisfacción de un ciclo motivador corto, eficiente, honesto (trabajo) suministrado por un sistema político que incluya todas las clases. Las necesidades fisiológicas y básicas nacen y vienen con la persona, el resto de las necesidades surgen a lo largo de la vida. En ese sentido el sistema político debe reflejar una FUERZA INTELIGENTE DE ASCENSIÓN no una idea de poder. Esa fuerza política DEBE GENERAR UNA ESTRUCTURA SOCIAL que debe ser capaz de llevar al asociado al siguiente nivel de satisfacción. Así que izquierda, centro o derecha, no tienen sentido para una asociación política inteligente basada en la satisfacción de las necesidades humanas, no en una concepción abstracta de derecha, centro o izquierda.
  2. Las necesidades de seguridad. El azote de una guerrilla comunista nos ha llevado a aplaudir una seguridad política llamada DEMOCRÁTICA. Pero la seguridad integral implica la protección financiera, de los bienes y activos; la seguridad moral; una red de protección contra accidentes y enfermedad. Así que cuando en las negociaciones de La Habana surgen cuestionamientos sobre el sistema económico, la propiedad privada,etc., como lo hacen los empresarios, se nos está advirtiendo que esa negociación AMENAZA UNA NECESIDAD HUMANA, luego no puede ser UNA CONQUISTA NI UN RECLAMO POLÍTICO PARA NADIE.
  3. Necesidades Sociales. Es un grupo de necesidades especialmente fuerte en la niñez, que incluso puede llegar a estar sobre las necesidades de seguridad, en esa etapa de nuestra vida. Deficiencias en este nivel, pueden llevar a generar un impacto en la habilidad del individuo para mantener relaciones sociales y crear lazos emocionales. El reclutamiento forzado de menores, el abuso, la violencia intrafamiliar o política, frustran la necesidad de amistad, afecto, desarrollo sicológico, protección parental, satisfacción lúdica, exploración inocente, etc.
  4. Las necesidades de estima.La estima alta concierne a la necesidad del respeto a uno mismo, e incluye sentimientos tales como confianza, competencia, maestría, logros, independencia y libertad. La estima baja concierne al respeto de las demás personas: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria, e incluso dominio. El secuestro, la intimidación, los montajes jurídicos, las editoriales mentirosas, la comunicación pública dañina, la aceptación forzada de unas negociaciones desconocidas, etc., frustran esa necesidad de estima y respeto en la población en general.
  5. El quinto nivel, el superior, se lo llama el de la autorrealización, motivación de crecimiento’, o ‘necesidad de ser’ Aquí se desarrolla la vida moral de la persona, la inmensa satisfacción de la creatividad, la libertad expresada en la espontaneidad de la falta de prejuicios y finalmente el descubrimiento y felicidad de una trascendencia para descubrir lo que verdaderamente somos: hijos del espíritu libre e inmortal.

Imaginemos entonces una estructura social en la que, los que están en la punta de la pirámide, LOS REALIZADOS, LOS EDUCADOS, LOS VERDADEROS POLITICOS QUE BUSCAN EL BIEN MAYOR, la realización de las personas, no solamente la paz, a la vez que buscan ascender en la escala de la realización, miran hacia abajo y ayudan a subir a los que libremente optan por esa posibilidad real. El lío con nuestra sociedad actual es que trata de suprimir la excelencia de la inteligencia para sustituirla por el conformismo masivo que confunde con democracia, y para ello se suprime el pensamiento crítico en todas sus manifestaciones. De ahí que la  realización, la felicidad y la PAZ sean PRODUCTOS QUE SE VENDEN (Leer el primer párrafo de “Principios básicos del componente de justicia del sistema integral de verdad, justicia, reparación, y no repetición – SIVJRNR) y no una conquista de lo ejemplarizante. (Ver “Las élites son necesarias, hay que favorecer a los mejores” de Carmen Dolores Hernández)

Mi mentor, el Profesor Alberto Assa Anavi, Rector de la Universidad Pedagógica del Caribe, quien por muchos años debatió con Álvaro Cepeda Samudio y su grupo de La Cueva, decía en 1960: “Oportunidad igualitaria para la masa, pero selección rigurosa de los mejores.” Había superado los paradigmas de comunismo – capitalismo – clase social para favorecer, mediante la educación, la movilidad social, cosa que los camaradas universitarios no entendían, ni en 1960 ni en el 2015. Esa oportunidad de movilidad ascendente, no solamente horizontal, es el fundamento de la paz.

Y aunque la realidad utópica de la dirigencia de los realizados no se vea hoy, en Atenas aspiraron al gobierno de los sabios, como seres ejemplarizantes, como una consecuencia natural de la capacidad humana, no como un privilegio político. Cuando en Colombia quisieron resolver el problema crucial de la educación que es el fundamento de la movilidad social que da más opciones para el cambio de paradigmas y nos lleva a ascender en la satisfacción de necesidades como lo propone el nuevo Nobel de Economía,Angus Deaton, convocaron a un grupo de sabios, no de políticos.

Teniendo en cuenta lo anterior, usted estaría bajo la esclavitud de un paradigma si, habitualmente, razona de esta manera en relación con el proceso de paz:

  • Eso es imposible; la solución al conflicto armado tiene que ser negociada. Uribe no creyó en ese paradigma y redujo a las Farc. Santos no creyó en la prueba de Uribe y volvió al paradigma que había sido cambiado.
  • La paz no se hace sino de esta manera, al estilo habanero.
  • Ya lo intentamos y no dio resultado en El Caguán.Se puede intentar de nuevo, no cometiendo ESOS errores; lo que no implica que no se cometan NUEVOS errores. (El paradigma de confundir el deseo con la realidad te hace cambiar o adaptar para mal o para bien los paradigmas habituales que han funcionado.)
  • Hablar o pensar de esa manera va contra nuestro enfoque sobre la paz.

Un ejemplo de la liberación del paradigma marxista como incompatible con el capitalista lo dio Den Xiaoping cuando dijo: “No importa que el gato sea blanco o negro, siempre y cuando cace ratones.”

Con el marco de referencia presentado, si vemos la ‘foto’ del proceso de paz,  podemos discernir que nos han metido en el ‘juego’ de un falso paradigma o dilema político cuando hay varias opciones. Se ha utilizado un concepto prestigiosos como la paz, como si se tratara de escoger, libremente, (negociar) entre vivir y morir, cuando en realidad se trata de escoger, forzosamente, (manipular) entre evitar una muerte violenta y esperar una muerte natural; o morir por negligencia médica, social o estatal. Como los de La Habana no son bobos, no negocian bajo el talante de lo toma o lo deja, sino que discuten ‘opciones’, una modalidad que le niegan a la opinión pública. Esa modalidad de varias opciones es lo que les permite decir a algunos ‘amigos’ de las Farc que éstas o los diálogos ‘evolucionan.’ Yo propondría las siguientes posibilidades de pensamiento para los actores de la paz,que así se consideren, para comprender las diferencias. Podemos ser:

  1. Amigos (brutos, inteligentes, interesados) vs enemigos (brutos, inteligentes interesados) de la paz. Considero a las Farc enemigos inteligentes  porque utilizan la paz como un medio político para acceder al poder. Considero a Uribe un enemigo inteligente de las Farc, no de la paz. Ahora bien, al Santos defender la paz INCONDICIONALMENTE Y SIN MATICES, se soslayan los diferentes escenarios sicológicos no explicitados que son los que crean las dificultades de suposiciones lógicas, sospechas, etc.
  2. Adaptados y resilientes que son la inmensa mayoría de colombianos que saben vivir en el conflicto sin sacrificar valores porque no les ha tocado empuñar las armas; no son indiferentes.
  3. Indiferentes genéticos y obligados, como mecanismo de defensa.
  4. Creyentes que ven el mal como inevitable y confían en un poder superior; los negociadores son mediadores, no determinadores.
  5. Negociantes de todos los tamaños, prestigios y colores. Cobran por documentos, no por resultados.
  6. Sabios. Conocen las diferencias y hacen lo adecuado, en el momento justo, de acuerdo con el poder que tienen. Eso quiere decir que distinguen los tiempos apropiados para guerrear, pelear, callar, sufrir, reconciliarse, amar, perdonar, buscar el éxito, asumir el fracaso, no cuando el mandatario lo ordena. Son personas libres, de buenas costumbres; dueños y responsable de sus lentes o paradigmas. Como son ‘actores’ pueden cambiarlos.

Ahora bien si definimos sabios como los que manejan el grado más alto de conocimiento sobre un asunto, prudente en su aporte de opiniones, y garantizada esta condición por una conducta ética; y si miráramos nuestro panorama nacional tendríamos que concluir que nos sobran profesionales y nos faltan sabios. Sin embargo, cuando se rompen paradigmas para que una nueva realidad aflore, entonces, diría yo, estamos en la senda correcta. El problema es que la ‘rotura o cambio’ de paradigma recibe nombres transitorios desafortunados: escándalo, chiva, noticia, opinión, editorial, pronunciamiento, etc. Veamos ejemplos.

El paradigma de Corte proba, justa, impoluta es CAMBIADO O ROTO con la denuncia de Diego Palacio, revelando la faceta vindicadora de una institución. (La Corte que se torció por Mauricio Vargas) El paradigma de transparencia institucional reflejado en el respeto constitucional es MANOSEADO permanentemente por el Presidente y sus representantes para adaptar la Constitución a los intereses de las Farc. (¡Ojo con las mayorías acomodaticias! Por María Isabel Rueda). El PODER del paradigma lo palpamos al cambiarse en 24 horas a una ciudad enferma de pesimismo por una luz de esperanza con “Peñaloza es el cambio.” Si se apoya ese nuevo paradigma con los sacrificios que implica, y que no será fácil debido a las dificultades heredadas, podremos experimentar su PODER SOCIAL así como occidente experimentó el cambio al asumir la BUENA NUEVA. Por ahora la PAZ en vez de ser una BUENA NUEVA, se ha convertido en UNA NUEVA INCÓGNITA debido a la conducta de sus actores principales: Farc y Gobierno.

En nuestro interior está la libertad de decidir de qué modo nos puede afectar lo que dicen el gobierno, la oposición o cualquier perico de los palotes sobre la paz. Entre lo que se dice y lo que hacemos está nuestra libertad para construir una paz que sea verdaderamente nuestra al no perjudicar a los otros y que pueda llevarnos a la realización de nuestras necesidades.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido