Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 21 de Agosto del 2019

El deber de los intelectuales

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Eduardo Escobar  |

Fecha: 12/09/2016

 

Lisandro Duque Naranjo - Foto: skepticink.com

Ciertos intelectuales prejuiciosos, aferrados a principios endebles, humillan la transparencia de las historias con razonamientos resbaladizos.

El deber de los intelectuales fue un tema muy discutido entre los escritores hace años, cuando todos leíamos a Lenin y dedicábamos poemas al Che y a Ho Chi Minh y algunos se dejaban crecer la barba del saduceo, y no se volvieron a bañar, y compraron una chaqueta de dril como la que llevan los bolcheviques en los cómics y una camisa sin cuello como la de los terroristas rusos de las enciclopedias.

Volví a acordarme de aquel sainete de los tiempos del 'Submarino amarillo' y 'Jesucristo superestrella', comedia de equivocaciones, por una cosa que leí de Lisandro Duque sobre un documental que dice haber visto en YouTube. Duque se derrama en alabanzas a una cosa que él llama universo inédito, a propósito de la manera como se preparan los niños de las Farc para su vuelta a una vida decente en el posconflicto, bajo las cámaras, al mejor estilo de la propaganda comunista de todas partes, que usa sin vergüenza los recursos del tecnicolor imperial, tan eficaz a la hora de amasar mitos e higienizar canalladas.

Me parece haber visto el video. Unos adolescentes posan estrenando uniforme envueltos en cananas. Sonriendo, ellos, con la arrogancia ingenua de quienes se sienten razonables porque van armados. Y ellas, maquilladas por evidentes profesionales mientras ponen a secar sus pantaletas de flores en los alambres del campamento, bajo la vigilancia ultraterrena de los adorados matones, ‘Jojoy’, ‘Reyes’, el Che y el abuelo emblemático con la toalla.

Enternecen esas campesinas engañadas por sus profetas libidinosos con el arcaico cebo de la tierra prometida. Condenadas a vivir entre gallinas y matas de cebolla y fusiles, mientras las ciudades florecen lejos, llenas de posibilidades. Todas sueñan con estudiar veterinaria. O sistemas, que suena tan bien. O ecología, ya que les tocó crecer entre monos. Todo en el video prueba que para emprender una revolución hay que trabajar mucho primero. Y sobre todo en el saber de que yerra aquel que asume el derecho de salvar a los demás de sus vidas porque no supo qué hacer con la propia. A mí, al contrario que a Lisandro, el video me pareció la continuación de una farsa cansada. La misma que puso en evidencia sin querer en la entrevista que le concedió ‘Timochenko’, cuando dirigía el canal Capital, en la cual lo tutea como a un camarada entrañable. Tal vez los intelectuales, me dije entonces, en vez de justificar las torpezas de sus amigos, por más que los quieran, deberían ayudarles a enfrentar su verdad sin añadirles esplendores que nadie necesita para mejorar. A veces la lealtad en la amistad tiene que ver más con la crítica que con la adulación.

La guerrillerita de cuatro años es un rumor, una fantasía maligna de Alejandra Borrero, dice Duque, palabra más o menos. Pero yo también la vi, acurrucadita entre botas de caucho. Aunque ya estoy dudando si aluciné. Porque la nota de Duque me puso en el peligro de pensar como él que los del secretariado son casi unos trapenses (sic) y que lo demás son las calumnias de la prensa capitalista para rebajar a Caperucita.

Ciertos intelectuales prejuiciosos, aferrados a principios endebles, humillan la transparencia de las historias con razonamientos resbaladizos. Y van por este mundo montando películas que arriban siempre a una conclusión arreglada de antemano, torciéndole el cuello a la realidad, como Mandrakes acicalando la fealdad para que se parezca a la nobleza, e intentando convencernos de que comparada con ‘Iván Márquez’ la madre Teresa es una pobre perdida.

La mentira es una forma de la violencia. La más dañina, cuando sale de los teclados de los intelectuales. Porque hiere antes de que nazca del todo la paz que todos esperamos cansados de las embrolladas utopías. Un poeta llamado Borges dijo: el amanecer es el miedo de hacer cosas distintas, y se nos viene encima.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed