Photo Uribe
Logo Small

Lunes 24 de Septiembre del 2018

El fracaso es de todos

Autor(a): Luis Alfonso García Carmona  | 

Fecha: 29/04/2018

Exclusivo para FCPPC
 

Gustavo Francisco Petro Urrego, candidato a la presidencia de Colombia - Foto: canalrcn.com

El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria. Sir Winston Churchill

Resulta apenas natural que en un país democrático, cuando el pueblo es convocado para elegir a sus gobernantes, se piense en el futuro. ¿Cuál es el candidato que asegura un mejor futuro para nuestros hijos? ¿Por cuál de los programas o propuestas votaría para que el país se desarrolle y progrese? ¿Cómo evitar que lleguen al poder quienes – por su pasado o por sus actuales intenciones- pueden convertir el futuro en una horrorosa realidad?

Cuando parte considerable de los potenciales votantes, como está ocurriendo en la campaña presidencial colombiana, se inclina por un aspirante cuyo pasado es un prontuario criminal y su programa una incitación a la lucha de clases, forzoso es concluir que algo muy grave nos está ocurriendo.

Es, ante todo, el abandono de unos principios que debieran regir en todas las sociedades y que constituyen la base de la civilización. El derecho a la vida, piedra angular de la misma, al parecer ya no les importa a muchos. Que su candidato haya sido dirigente de una asociación para delinquir que cometió toda clase de crímenes, incluidos el terrorismo, el secuestro, el asesinato y el holocausto de toda la Corte Suprema, no es óbice para respaldarlo.

La vida en sociedad se fundamenta en el respeto a la Ley y al Estado de Derecho. Lo contrario sería el inexorable retorno a la edad de las cavernas. Ha demostrado hasta la saciedad el candidato de marras su desprecio por la normatividad y las instituciones jurídicas. En un país, con una tradición democrática ininterrumpida durante seis décadas, optó por el camino de la subversión; empleó la violencia para imponer su ideología marxista-leninista; se lanzó lanza en ristre contra la determinación del Ministerio Público que lo despojó de su investidura de Alcalde por sus malos manejos; proclama sin ambages la vigencia de unos acuerdos espurios que el pueblo soberano rechazó en el plebiscito.

Su propuesta, en lugar de generar tranquilidad y esperanza, siembra una sensación de caos, de incertidumbre, de serios temores sobre el futuro de la Nación. ¿Quién puede creer que mediante la expropiación de la propiedad privada, la eliminación de la explotación petrolera y carbonífera, o la sustitución de las exportaciones tradicionales para dedicarnos a vender aguacates, alcanzaremos los recursos que el país requiere?

Su inspiración lo condena al fracaso, y el apoyo a su prédica nos conduciría a todos al suicidio colectivo. Y es que su ideología comunista, en la cual se inspira, ya ha pasado de moda en el mundo entero, por sus desastrosos resultados. Basta con repasar los miles de muertos que han acarreado los regímenes dictatoriales en Rusia, China, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros conocidos “paraísos” comunistas. No hace falta ser experto en historia o en economía para reconocer la miseria, el hambre y la desesperación que han padecido esos desventurados pueblos en manos de los “nuevos oligarcas” socialistas. ¿Es la invitación de Petro a adoptar el “socialismo del siglo XXI“ la solución que más nos conviene?

Definitivamente no. Ni por sus antecedentes criminales, ni por sus descabellados programas, ni por su probada ineficiencia al frente de un cargo público, ni por la trasnochada ideología de la cual es esclavo, debería ser considerado como candidato apto para ejercer la primera magistratura de un país como Colombia.

Que lo sigan maestros que debieran ser los formadores de una juventud imbuida de valores morales y principios democráticos no es explicable sino por la vía del “lavado de cerebros”, practicado por el comunismo en todas las latitudes. Jóvenes estudiantes que no debieran ser tildados de ignorantes, son también presa fácil de la verborrea de la lucha de clases, que culpa de todos los males a los generadores de empleo y de riqueza, pero se abstiene de confesar la abismal diferencia que en el socialismo separa a los que detentan el poder, de sus infelices súbditos.

¿Dónde está, entonces, la fuente del inexplicable porcentaje de simpatizantes de Petro en las encuestas? En las toneladas de dinero que se gasta tanto en las redes sociales como en el trasteo de manifestaciones móviles.

Nos informan que en el ítem de manejo de las redes sociales se gasta Petro la bicoca de 800.000 millones de pesos mensuales, sin contar el inmenso costo que representa la movilización de adeptos por todo el territorio nacional. Dicen los analistas que esa monumental fortuna se la proporciona la FARC, de la cual es su candidato, o Maduro, que ya ha manifestado ser partidario suyo, o Rusia, que pretende incursionar en el Caribe con el eje México-Colombia-Venezuela , para crearle un verdadero dolor de cabeza a Trump. O, tal vez, los tres.

No es, pues, achacando al Presidente Uribe la responsabilidad de todos los males que agobian al país, o defendiendo a ultranza los pactos habaneros en los que se entregó el poder a una banda de narco-terroristas, o aludiendo al período de violencia partidista superado ampliamente en el Frente Nacional, como podemos justificar ese paso al abismo que representaría votar por el socialismo que encarna Petro. Eso solo garantizaría que todos haremos parte del fracaso.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed