Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 13 de Diciembre del 2017

El galimatías

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 05/10/2015

 

Foto: elpais.com.co

¿Acuerdo sobre el desacuerdo?
Del hecho político al hecho jurídico

El “acuerdo sobre el desacuerdo”, por decirlo así, entre los negociadores de La Habana en el tema de la justicia ha quedado sobre el tapete en medio de una opinión pública desconcertada. No por gracia de la polarización o la división de criterios, como algunos quieren decirlo buscando un chivo expiatorio, sino porque, fruto del afán, fue sometida a la contradicción latente entre las partes desde el mismo día en que comenzó a explicarse, tal como aquí reseñamos. De modo que el debate antes de haberse cerrado, como era la pretensión con la foto de saludo entre el presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las Farc, Timoleón Jiménez, se abrió como un caja de sorpresas, dejando explícitos algunos puntos de consenso pero, en particular, los disensos que seguramente se venían presentando privadamente en la Mesa o que subyacían sin haberlos detectado, tocado o resuelto.

Suele decirse que no por madrugar amanece más temprano. Viene el refranero como anillo al dedo pues la deducción generalizada es que se emitió un simple comunicado sintético y apresurado de lo que, en cambio, debió ser motivo de explicaciones amplias y precisas. Al mismo tiempo que adoleció de una plataforma inmediata de una estrategia de comunicaciones y pedagogía acorde con la trascendencia que significa fundar para Colombia, en materia de conflicto armado, una justicia seminternacional, con competencias maximalistas, paralela a la pirámide de Kelsen, autónoma judicial y presupuestalmente, con salas y Tribunal de cierre incontrovertible, exenta de jurisprudencia y doctrina nacionales, reservada de control en la estructura del Estado y desprovista de garantías constitucionales como la tutela, la acción popular o la excepción de inconstitucionalidad.

Todo lo anterior quedó, por supuesto, subsumido en lo que más pareció la creación de un “hecho político” que el esclarecimiento de un “hecho jurídico”. Como hecho político, frente a la escenificación internacional al máximo nivel posible, en cierta medida sirvió para que el Jefe de Estado dejara el sótano en cuanto a imagen. Pero, como hecho jurídico, los vacíos y las discrepancias entre las partes dejaron en tela de juicio el propio acuerdo y lo sumieron en un baúl de anzuelos. Han dicho ambos lados, sin embargo, que el acuerdo está en “firme”. Lo que no está en firme es su interpretación y desarrollo. Es decir, comparten que hay una manzana, pero graves discrepancias en cómo comérsela.

En tal sentido, solo para tocar dos puntos álgidos, ya se sabe que el Gobierno pensó que había firmado el confinamiento de altos miembros de las Farc en lugares precisos, austeros, vigilados y controlados, tal cual lo ha dicho con puntos y comas el propio Presidente en sus declaraciones, mientras que las Farc, exactamente al contrario, pensaron que las labores restaurativas en cualquier parte del país son sinónimo de “libertad restrictiva”, tanto en cuanto son trabajos involuntarios, llámese de desminado, reforestación, limpieza de ríos o reconstrucción de inmuebles, fruto de una sentencia coactiva que los obliga hasta ahí.

Lo mismo ocurre con los alcances investigativos del Tribunal Especial que si el Presidente, los negociadores y sus asesores miran bajo la óptica de la legislación nacional, con los fueros e inmunidades para ex presidentes y demás, las Farc, por el contrario, remiten a la legislación internacional, incluido el artículo 27 del Estatuto de Roma, donde expresamente ello queda derogado, con todo lo que conlleva y como lo dijeron con otras palabras desde el comienzo de las discusiones, sin la negativa gubernamental.

En tanto, para las Farc solo queda por acordar la extensión y conexidad de la amnistía general y el mecanismo de ternas, listas o vetos, para la elección interpartes de los magistrados. Si esto es así, es decir, si sólo esto falta, queda claro que el Gobierno acogió en muy buena parte lo que las Farc venían anunciando desde meses atrás como su proyecto de justicia. Ahora, en realidad, la sorpresa corre de cuenta gubernamental, como se deja ver en el trasfondo de sus declaraciones.

Dicen las Farc que, estampadas las firmas, el acuerdo es inamovible, no hay salvedades y basta con cumplir la palabra. Deberá desplegar suma habilidad el Gobierno para recoger con anzuelo la ballena. Salvo que, como lo han dicho, se consignen los retoques, precisiones y limitaciones que harán claridad sobre lo que él mismo firmó. Y es mejor hacerlo ya, en la Mesa, porque la pedagogía gubernamental ha sido la de no escuchar nada por fuera de esta, sino que es ella la que dirige, dirime y concluye. Como, para el caso debe proceder, so pena de que el galimatías lleve a un bumerán.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

panquiaco

05/10/2015 8:20 PM

Todos estamos equivocados.
Santos nos está mostrando que en América Latina el terrorismo es la fórmula para alcanzar los objetivos que se propongan los enajenados, los resentidos y todos aquellos que estén llenos de odio contra la sociedad naturalmente constituida.
En Estados Unidos los adolescentes y jóvenes enfermos mentales hacen una masacre y los revientan.
En América latina la fórmula es simple. Los criminales saben que la democracia es tan frágil, que si los hampones se agarran de la excusa del delito político, de la objeción de conciencia o de la Xenofobia cuando cometen sus crímenes, los jueces corruptos de este país, los dejarán libres pues “no representan un peligro para la sociedad”. Siempre y cuando no sean uribistas. lógico.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido