Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

¡EL HONOR MILITAR NO SE MANCILLA!, SEÑOR PRESIDENTE.

Publicado en:

Acore  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 10/06/2014

 

Ha causado verdadero estupor, rechazo y repulsión, explicable en los círculos castrenses y sociales del país, el ladino comercial  de baja, amañada y oscura propaganda política desarrollada al mejor estilo de quien siente amenazada su relección. En él, aparece el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Colombia, el Presidente de la República, en vísperas de las elecciones de 15 de Junio, preguntándoles a unas supuestas madres de familia, prestadas para la infame propaganda política, si permitirían que sus hijos fueran a la guerra. Es obvio que ninguna madre va a responder afirmativamente a tan estúpida y temeraria pregunta, que por su naturaleza y sentido, busca desvirtuar toda la trayectoria histórica que en defensa de la Patria ha adelantado la más grande y prestigiosa Institución del país, la cual no ha sido diseñada exclusivamente para la guerra, sino todo lo contrario, para la defensa de todos los colombianos incluyendo al Señor Presidente de la República, quien a propósito es bueno recordarle que en sus mozos fue alumno de nuestra Escuela Naval, y por ello debe saber ciencia cierta la grandeza que representa haber portado el uniforme que distingue a los militares colombianos, como los mejores del mundo, que si van a la guerra es precisamente por determinación política y no autónoma de la institución.

Señor Presidente, los militares no hacen la guerra, porque son los políticos los que determinan la necesidad válida o no, legítima o no de  llevarlos al combate y lo hacen con la plena convicción de defender a todos los compatriotas. Por ello es estúpida la pregunta de su comercial político. Tal vez si se hubiese hecho en el contexto previo a la Primera Guerra Mundial, 1914-1918, la respuesta hubiese sido otra, afirmativa por supuesto, porque quienes fueron a esa guerra no sabían qué como resultado de la misma morirían más de diez millones de jóvenes europeos, sacrificados en un conflicto sin sentido que arrasó el continente europeo. Las madres de esa época sentían el orgullo de que sus hijos fuesen a la guerra para servir a la Patria amenazada y ganar un prestigio y reconocimiento de tipo social.

La Historia de Colombia Señor Presidente es otra bien diferente a la de la Primera y Segunda Guerra Mundial y Usted bien lo sabe, porque esta guerra en Colombia ha sido impuesta, y no propiamente por los militares, eso sí en contra la democracia colombiana que Usted representa y por una banda de criminales que tienen buen recibo en las conversaciones de la Habana. Si no fuera por el sacrificio de nuestros soldados de la Patria para defender a todos lo colombianos de los asesinos de las Farc, incluyéndolo a Usted, Señor Presidente, muy seguramente no hubiese llegado al podio que hoy ocupa en la casa de Nariño, porque tendríamos a cambio allí sentado en su silla a un tirano como Fidel Castro o su hermano Raúl o un Chávez o un Maduro.

La paz en una imperiosa necesidad nacional y no conozco a ningún colombiano de bien que sea enemigo de la paz, salvo los delincuentes de las Farc y el ELN, Señor Presidente con quienes Usted adelanta conversaciones en la Habana. Menos mal que para tranquilidad de los militares colombianos, lo acompaña en la Habna uno de los más reconocidos, honestos y comprometidos militares colombianos, el General Mora Rangel en quien todos creemos y por ello ojalá lleguen a buen término estos diálogos y que concluyan con la entrega de las armas que ilegítimamente han levantado contra la República. Señor Presidente, no juegue con los intereses de nuestra institución con fines políticos electorales, porque es una es una tremenda irresponsabilidad de su parte, que le resta credibilidad a su política.

Los colombianos en general no creemos en las buenas intenciones de estos criminales mafiosos de las Farc, y eso no quiere decir que seamos enemigos de la paz. La Historia ha demostrado que una paz mal negociada como la del Tratado de Versalles de 1919, se encarga de asegurar una nueva y peor guerra como la que se vivió en la Segunda Guerra Mundial con, sesenta millones de muertos. Una paz impuesta al enemigo derrotado como ocurrió en 1945 dio al mundo una estabilidad y seguridad que ha sido sostenible y el mundo europeo cambio para bien.

Ahora bien Señor Presidente, no olvide que su hijo prestó el servicio militar, como colombiano de bien, eso es admirable, eso sí, en excelentes condiciones de comodidad y comford, reservados a tan distinguido personaje, nada más y nada menos que el hijo del Comandante Supremo de las Fuerzas Militares, el soldado  Santos, quién trascendió en el Fuerte de Tolemaída y desfiló como soldado de la Patria el pasado 20 de Julio en condición de “Comando del Ejército Nacional”, aunque dudo que sea un auténtico “Comando” porque, para ello se necesita, como se dice en Colombia “comer mucha papita” y dudo que él haya comido la papita que come nuestro soldado raso, aquel que pone el pecho para defendernos, que se interna en la selvas y montañas de Colombia para enfrentar al enemigo agazapado y criminal, aquel que en medio de combate respeta los derechos humanos engrandeciendo a la Patria. Recuerdo la forma como Usted rompió todo la grandeza y el protocolo militar que obliga un desfile de tal magnitud, para parar la marcha del desfile de la tropa y abrazar a su hijo, ese hijo que Usted supuestamente prestó Usted “disque para la guerra”. Ahora emplea, en mala hora electoral, el discurso del “no a  la guerra” para captar votos entre los colombianos, sin importar el sentir de los militares que verdaderamente hemos y seguiremos sirviendo a la Patria, que hemos visto el sacrificio de miles de  oficiales sub oficiales y soldados que han muerto por defender nuestra sociedad y nuestra democracia.

Las madres de los espartanos, aquellos invencibles soldados, que exitosamente enfrentaron a los persas, cuando enviaban a sus hijos a la guerra les decían,” hijo vuelve con el escudo o sobre él” y eso hizo grande a Esparta y eso hizo que Esparta sobreviviera en la Historia y fuera admirada por su valentía, ningún comandante espartano se atrevió a vanagloriase con el hecho de que su hijo fuera a la guerra o prestara el servicio militar y mucho menos parar el avance de la tropa, para abrasar a su hijo y colocarlo por encima de los demás soldados.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

11/06/2014 6:23 AM

Chávez dijo “Hemos asumido el compromiso de dirigir la Revolución Bolivariana hacia el socialismo y contribuir a la senda del socialismo”
Mi pregunta es ¿Cómo han planeado estos narco terroristas en la Habana y el presidente candidato Santos, para alzar tan pesado botín, 42 millones de colombianos y echarlo en ese barco maltrecho en que navego Chávez con Venezuela un día? Claro que tienen todo el combo reunido, Petro alcalde, Piedad Cordova y Cepeda, Clara López más el rebaño de delfines orientados por sus progenitores, que pese a saber lo que les espera, se resisten a dejar el panal.
Pregunté para entender un mejor. Me respondieron: hay personas que no quieren hacer nada y se conforman con poco, es el populismo que alimentan Santos y Petro aquí y los terroristas desde la Habana.

Juan Oliveros Simanca

11/06/2014 5:37 AM

Por fin alguien con autoridad habló. Las madres de la supuesta propaganda eran pagadas; es decir, mermelada para el sentimiento materno. ¡Qué tristeza!

Jaime Espinosa

10/06/2014 11:24 PM

Seria que a la esposa de santos presto su hijo para hacer la guerra? Que absurdo, por desprestigiar nuestras instituciones es capas de cualquier cosa.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido