Sábado 21 de Octubre del 2017

El increíble costo de la democracia

Autor(a): Diego Arango  | 

Fecha: 16/10/2013

Exclusivo para FCPPC

Un poco más de medio billón de pesos, es decir 569 mil millones. Una cifra increíble pero necesaria. Claro, los colombianos, quienes pagamos impuestos somos quienes cubrimos esa inmensa cantidad de dinero para elegir el próximo Congreso de la Republica y el nuevo Presidente. Pero ese costo de la democracia no termina ahí, pues las elecciones de gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles cuestan otro tanto así. Este valor es lo que invierte el Estado en la democracia, además de ello hay que sumarle lo que gasta cada campaña con sus candidatos, una cifra igual o superior a la aquí indicada.

Definitivamente hacer política es un desbarajuste económico para el estado y los candidatos. Desde luego que aquello justifica cuando la elección obedece a personas de bien, que trabajan por el país y la gente, pero cuando se eligen a un número de sinvergüenzas abusivos que sólo buscan sus propios beneficios, sacarle plata a la elección, aprovecharse del poder que adquieren para hacer de las suyas, cobrar una importancia que jamás tendrían si no fuera porque se obtuvo una credencial. Es triste esa realidad, pero tanto político cuestionado, investigado, condenado y que todo ese antecedente no sirva de advertencia a quienes representan al pueblo, para seguir propasándose en el poder. Fíjense últimamente: un gobernador detenido acusado por mandar a matar; un concejal de Chía burlando a la policía y cometiendo todo tipo de irresponsabilidades y abusos; cantidades de parlamentarios señalados de crímenes y abusos. En fin, la indignidad de ser político, mientras esa noble y útil actividad está llamada a servir al desarrollo y progreso de los pueblos.

No se sabe en qué momento la política se degradó tanto, pues la verdad es que años atrás no era así. Es posible que se presentaran casos y escándalos, pero eran la excepción, pero ahora parece que fuera la regla. Da nostalgia al pensar que sólo unas décadas atrás, los políticos demostraban  gran dignidad, daba gusto votar por ellos, su labor se veía reflejada en el progreso, los debates y el control político eran de altura. Ahora se ve a una gran mayoría de ineptos y bribones apoderándose del sagrado recinto de la democracia. Los congresistas honestos, sinceros, preparados y comprometidos con el país, que representan la autentica democracia, deben sufrir al tener que participar en minoría con aquellos truhanes ávidos de codicia que en nada les interesa el país. Pero finalmente es mejor resistir esa situación y costo que caer en manos de una dictadura que sería el peor de los males para una nación. Solo queda que los buenos políticos que sí los hay, se impongan y luchen por ese cambio que a gritos pide la democracia y el país.

Presidente Canal Teleamiga Internacional

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido