Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 20 de Junio del 2018

El peso insalvable de las víctimas

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Carlos Alberto Giraldo Monsalve  |

Fecha: 15/02/2015

 

Foto: 2.bp.blogspot.com

Las palabras del presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Leonidas Bustos, en las que aseguró que el derecho no puede ser un obstáculo para la paz, sobre todo al asociar “la paz” con la firma del fin del conflicto armado con las Farc, en Cuba, incomodaron incluso a la más desprevenida audiencia de las conversaciones con la guerrilla.

Convertir “la paz” en prurito para superar la tragedia humana y humanitaria que sufrimos hace más de medio siglo por cuenta de las tropelías de actores armados que se atribuyen razones y palabras solemnes (honor, patria, igualdad), como lo advertía el filósofo Estanislao Zuleta, para pulverizar pueblos, descuartizar seres humanos, aniquilar libertades y lanzar imberbes al combate, es seguir entregados “a la borrachera colectiva” que nos hace alucinar con un país idílico.

La negociación de La Habana es apenas un paso, necesario, pero que no puede convertirse en una desesperada imposición sobre la necesidad de justicia de las víctimas, en este caso las de una guerrilla que ha llevado a los límites más implacables sus métodos para justificar unos fines que se diluyeron y desdibujaron –que se deslegitimaron- vertiginosamente durante los últimos 20 años.

Tener la madurez necesaria para la paz implicará que las Farc desarrollen la suficiente e inaplazable conciencia de las atrocidades cometidas por sus hombres durante 50 años, y que estén dispuestas no solo a pedir perdón y a reparar a las víctimas sino a aceptar que deben dejarse administrar un antídoto contra la impunidad: el de la justicia y la penalización de sus actos más brutales. Ese debería ser el principio de un camino de perdón mutuo entre ellas y la sociedad colombiana.

Hace dos años, cuando comenzaban los diálogos en Cuba, publiqué la historia de Elcías David, un joven campesino que milicianos de las Farc descuartizaron vivo, amarrado a un árbol, día tras día, “hasta que quedó el mero tronco”. Uno de sus vecinos, Don G.V.G., me entregó esta nota:

“El nombre ‘terroristas’ es pequeño con las atrocidades que esta gente ha hecho llenando a Colombia de viudas y huérfanos. La tierra la han bañado de sangre, desplazamientos, extorsiones. Yo viví en carne propia todo esto al ver asesinar a mi hijo de 21 años, perder el trabajo de toda una vida y ver la muerte de muchas personas asesinadas y dejadas a comer de las aves de rapiña. Una familia asesinada y dejada comer por los cerdos. A una señora le dieron un tiro en la boca, a dos hermanos, a un joven llamado Naudín, a otros dos jóvenes (Diog y Helzor), a un joven que se les escapó y lo alcanzaron y lo cortaron en pedazos. Un señor Israel Antonio Bedoya, degollado. En este lugar hay dos cementerios clandestinos donde las personas enterraban a sus muertos, sin decir nada por temor. Y a un joven llamado Elcías lo cortaron en pedazos.

Del proceso de paz, yo digo que las Farc son lobos vestidos de ovejas. La paz no se negocia, la paz es de un corazón renovado y solo Dios lo puede oír”.

Así como no podemos embriagarnos más con la guerra, con esa “fiesta contra el perverso enemigo”, ahora no podemos, respetado magistrado Bustos, obnubilarnos con la idea que negociar en Cuba la desaparición armada de las Farc, pasando por encima del derecho a la justicia de las víctimas, será garantizarnos la paz. Eso apenas sería otra resignación histórica a que pervivan los odios de esta sociedad dividida y descompuesta.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed