Photo Uribe
Logo Small

Jueves 24 de Mayo del 2018

El tono moral de Santos

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Fernando Londoño Hoyos  |

Fecha: 26/03/2014

 

'La ciencia, el arte, la técnica y todo lo demás viven de la atmósfera tónica que crea la conciencia de mando. Si esta falta, el europeo se irá envileciendo.' José Ortega y Gasset.

Cuando Juan Manuel Santos invitó a Álvaro Uribe a su posesión, como nunca en la historia había ocurrido, lo hizo con el propósito de humillarlo en público, notificarle que no jugaba con él la virtud retrógrada de la gratitud y que haría como Presidente lo que le viniera en gana. Que sería, por supuesto, todo lo contrario de lo que se había hecho en los ocho años anteriores. No supimos calificar esa felonía. Era cuestión de tono moral.

Para declarar a Hugo Chávez, el patán golpista que destruía a Venezuela y cuantos valores y riquezas albergara ese nuestro país hermano, como su nuevo mejor amigo, no bastaba parecerse a Chávez, para cumplir aquello de las afinidades electivas. Con tener su propio tono moral bastaba.

Para mentir una vez y otra y ciento sobre el tema de sus acuerdos con las Farc en La Habana, negándolas con obstinación y con la cara de los que jugando póquer niegan su par de sietes, no es menester aparecer como embustero redomado y engañador empedernido. En lo que mejor sabe Santos, algunos dicen que lo único, que es jugar póquer, al que miente así lo llaman jugador excelente, cañador fantástico. Y Santos obra de tal modo porque no se somete a nuestras reglas universales de conducta. Para él mentir es cuestión de tono moral.

Cuando en medio del debate sobre su marco para la paz estalló la bomba que asesinó a nuestros dos escoltas, hirió a más de cuarenta personas que escaparon de morir por los caprichos de la onda explosiva, y nos dejó vivos por gracia de Dios y obra de San Miguel Arcángel, ahí no tartamudeó don Juan Manuel un instante. De la mano de su carnal general Naranjo, que tanto se le parece en estas cosas, inventó una extrema derecha que podía ser la culpable de la bomba. A otro lo acusaríamos de farsante. Con Santos la cuestión es distinta: la de su tono moral.

Para estas elecciones sustrajo de la hacienda pública tres billones y medio de pesos para repartir mermelada entre sus áulicos, compradores de conciencias y mercaderes de la dignidad de un pueblo, sin que llegara a inmutarse al ser sorprendido con los detalles que salían de sus propios computadores. Pues sin asomo de vergüenza dice ahora que se trata de inversiones regionales, de excelente pronóstico para el bien público. Peculador desfachatado le dirían los que criticaran su conducta juzgándola éticamente imputable. Pues se equivocan. Los discípulos de Antístenes y Diógenes, los cínicos, son irreparablemente así. Delinquen sin notarlo. Es cuestión de tono moral.

Como resultado de esas elecciones quedó en manos de Musa, de ‘Ñoño’ y de Yahír, los privilegiados de la mermelada que mejor supieron usarla en la compraventa de almas, como en Rusia se llamaba a los siervos irredentos, y que pasan a ser los jefes de su partido. No le importa. Es cuestión de tono moral.

Los cuatro muertos y diecisiete heridos de Quibdó no le quitaron un minuto de sueño; los cuatro soldados asesinados en Montañita no le van ni le vienen; los dos policías muertos a garrotazos en Tumaco y luego degollados no califican para detener la farsa de La Habana. Es cuestión de tono moral.

Y es por tal irremediable ausencia de control y armonía en su conducta, por lo que a Santos le importan una higa los estudiantes masacrados en las calles de Caracas; o las mujeres y los ancianos violentados; o la prisión de Leopoldo López y mañana la de María Corina Machado, o el mayor acto de saqueo al que ha sido sometido un pueblo entero.

En su tono peculiar le parece muy bien respaldar al mamarracho de Maduro en la OEA y en Unasur. Para conseguir lo que convenga con la medida de su felicidad o su interés, todo le vale igual. Eso enseñaron los cínicos que ya citamos, que nuestro Presidente aprendió sin estudiar. Asunto de tono. Simplemente.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed