Photo Uribe
Logo Small

Domingo 15 de Septiembre del 2019

Eln y su sevicia destructiva

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 22/04/2019

 

Ilustración: Morphart - elcolombiano.com

El Eln es uno de los peores depredadores del medio ambiente en todo el planeta. La impunidad (no solo en lo penal) de la que gozan hace que una y otra vez cometan tales crímenes con daños incalculables.

Ríos, quebradas y afluentes contaminados por derrames de combustible, nacimientos de agua envenenados, reservas naturales y zonas de patrimonio cultural y ecológica gravemente dañados o con afectaciones irreparables. Son solo parte de la pesadilla que sufren decenas de poblaciones por los sistemáticos ataques terroristas del Eln contra la infraestructura y, en particular, contra los oleoductos.

Desde hace décadas Colombia asiste a esta modalidad criminal del Eln, a la que en su momento también acudieron las Farc. “Atentado al oleoducto Caño Limón-Coveñas” se volvió un titular de prensa tan recurrente que, tristemente, se volvió paisaje.

Según datos del pasado 19 de abril del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en lo corrido de este año, solo en el departamento de Norte de Santander, van 19 ataques contra la naturaleza y el medio ambiente bajo la modalidad de acto terrorista.

Organizaciones ambientalistas enumeran el catálogo de bienes colectivos que resultan dañados por este tipo de crímenes: los ecosistemas acuáticos (con sus especies animales y fauna), los suelos (también con su flora y fauna, y las aguas subterráneas), o el aire (gases contaminantes). Y, evidentemente, en los humanos que sufren las consecuencias de los derrames incontrolados de combustibles y la expansión de materiales tóxicos.

En los días previos a Semana Santa y durante ella hubo nuevos atentados a la infraestructura petrolera y los daños fueron visibles en municipios de Norte de Santander, como Tibú, y la zona de Pozo Azul, uno de aquellos conocidos como “paraísos naturales” que han servido para promocionar a nuestro país como “destino de paz” y de turismo ecológico.

Ecopetrol y las autoridades nortesantandereanas activaron planes de contingencia para llevar agua potable a Tibú y otros núcleos de población, así como para limpiar, hasta donde es posible, las aguas de Pozo Azul, y retener las olas contaminadas en los ríos circundantes.

La indignación de los colombianos debe hacerse explícita ante el Eln y a sus cabecillas por la persistencia en este tipo de crímenes contra el patrimonio colectivo natural, ambiental y ecológico. Así ellos den por sentada la impunidad de la que siguen gozando: si remotamente resultan investigados o condenados, juran que jamás cumplirán la condena. Tienen enfrente el ejemplo de las Farc (recuérdense los atentados contra el oleoducto Transandino, por el cual resultó condenada la Nación, por parte del Consejo de Estado). Y su impunidad no es solo la penal. Es la política (de quienes les amparan desde la ideología) e incluso la ambientalista. Porque también hay aquí dobles raseros: como si para ciertos sectores los crímenes ecológicos del Eln fueran “altruistas, para que otros vivan mejor”.

Los atentados del Eln han sido sistemáticos, parte de una política dirigida a la destrucción de la infraestructura y encaminada a generar graves e irreparables daños a bienes jurídicos que, comenzando por la vida (la humana, la de las especies naturales y animales), son protegidos por la legislación internacional.

En 2016 (ver Contexto) la Corte Penal Internacional emitió un documento en el cual amplió el espectro de su sistema de valoración de delitos que, tanto por su forma de comisión como por su impacto, pueden llegar a ser objeto de investigación y juzgamiento, cuando los sistemas penales nacionales no puedan o no quieran hacerlo. Y allí están los crímenes contra el medio ambiente. Puede que, en algún momento, los del Eln tengan que rendir cuentas ante algún tribunal que judicialmente les imponga responsabilidades por sus interminables crímenes.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed