Photo Uribe
Logo Small

Jueves 22 de Agosto del 2019

Entre cambios y adversidades

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Abdón Espinosa Valderrama  |

Fecha: 03/02/2016

 

Los expresidentes de Reficar, Orlando Cabrales,y de Ecopetrol, Javier Gutiérrez - Foto: semana.com

Quién iba a suponer que en proyectos como el de la refinería de Cartagena fuera a penetrar la corrupción.

El personaje de la semana, del mes o incluso del año va siendo el fenómeno de El Niño, en el cual se resume y define el cambio climático que los colombianos venimos experimentando, en la merma casi dramática de ríos y quebradas, en la sequía de muchos centros urbanos y en el aumento desmedido de las temperaturas.

Para no ir lejos, lo estamos percibiendo y aun sufriendo en la de suyo gélida capital de la República, donde las costumbres del vestuario han debido modificarse, sustituyendo las ropas abrigadas por prendas ligeras y propicias para aguantar de día la exposición a los rayos solares y en las noches, las humaredas de incendios eventuales de los bosques. Tanto como para caminar a toda hora y hacer deporte al aire libre.

La reunión mundial de París sobre este tema de proyección mundial parecía demasiado teórica y ajena a nuestras propias vivencias.

No obstante, en la actualidad se viene conociendo y sintiendo como episodio cotidiano de la propia existencia. Nunca, en la historia, Bogotá dejó de ser tierra fría para competir en calidez con ciudades de menor altitud y mucho más oxígeno en su atmósfera, con la bendición adicional de ríos circundantes.

No se diga del bajo nivel de aquellos que sirvieran para la pesca abundante, la navegación y el transporte de mercancías y personas, como el emblemático Magdalena.

Ahora estamos comprobando su importancia colateral en áreas como la provisión de energía, mediante la represa de sus aguas y su encauzamiento para este fin específico. No en vano nos preciamos de las centrales hidroeléctricas, construidas a pulso y, como en el caso de Isagén, vendidas a terceros. Ni se arman enredos y controversias sobre sus derivaciones tecnológicas. Como la que ha protagonizado, en la actualidad, la refinería de Cartagena (Reficar) con el sobrecosto de más de 4.000 millones de dólares en su construcción, encomendada a la empresa estadounidense Chicago Bridge and Iron.

El destape de semejante exceso lo hizo el contralor Edgardo Maya Villazón, en momentos en que aquella empresa extranjera daba trazas de irse del país, omitiendo explicar las razones de semejantes cifras, por lo menos en parte presumiblemente ilícitas. De comprobarse tal ilicitud, así fuera parcial, se estaría frente a uno de los desfalcos más cuantiosos de la historia colombiana.

Curiosamente, en el funcionamiento de la refinería de Cartagena se habían fincado grandes esperanzas de compensar y absorber, al menos parcialmente, el cuantiosísimo déficit de la balanza comercial de alrededor de quince mil millones de dólares. El mismo convencimiento de nadar en una abundancia sin límites y la carencia objetiva de falta de ojos vigilantes llevaron a unos y otros al despeñadero del latrocinio pertinaz.

Quién iba a suponer que en proyectos tan a la vista, como el de la refinería de Cartagena, fuera a penetrar el virus de la corrupción y la estafa, siendo los constructores de nacionalidad estadounidense. Tan fácil como era pedir la reposición de gastos consumados, se dejaba abierta la puerta a las solicitudes delictuosas.

Muy distinto fue el manejo escrupuloso y eficaz del Plan Colombia, durante los quince años de su fecunda existencia, acaso por la supervisión internacional y el mismo origen y destinación de sus recursos. Nadie ha osado culparlo, verbigracia, del incremento en Colombia de los cultivos prohibidos. Es tema para debatir en otros escenarios, sin perjuicio de condenar cuanto al fomento del narcotráfico contribuya. Sus quince años de éxitos, en la órbita de su acción, despiertan y justifican los aplausos que internacionalmente se le prodigan.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed