Miércoles 22 de Noviembre del 2017

Esta política de negociación con las Farc nos conduce al caos: senador José Obdulio Gaviria

Autor(a): Actualidad  | 

Fecha: 15/03/2016

Exclusivo para FCPPC
 

Los senadores del Centro Democrático de la Comisión Primera: Paloma Valencia (izq.), José Obdulio Gaviria (centro) y Alfredo Rangel (der.) durante el debate de control político por el proselitismo armado de las Farc en El Conejo (La Guajira). - Foto: Centro Democrático

El senador José Obdulio Gaviria alertó, este martes, sobre los riesgos a que está expuesto el país si se mantienen las conductas permisivas de loas y aplausos a las Farc.

Durante el debate de control político sobre el proselitismo armado de las Farc en La Guajira que se realizó en la Comisión Primera, el Senador dijo que esta política de negociación con las Farc “nos conduce al caos” y para ello sustentó sobre “cuál es el origen de los comportamientos de El Conejo, el origen de la política antidrogas que lleva adelante este Gobierno en asocio con las Farc y, particularmente, la estadística que nos acaba de presentar la Casa Blanca, y también para que entendamos a qué nos estamos sometiendo y avocando”.

La siguiente es la intervención del senador José Obdulio Gaviria en la Comisión Primera:

Una pregunta que debiera hacerle el Gobierno a las Farc, nos la hacemos nosotros al Gobierno, ¿hasta cuándo van a abusar de nuestra paciencia?, ¿hasta cuándo se van a reír de nosotros? Es que lo que acabamos de escuchar muestra un Estado que depuso absolutamente su accionar dentro de la Constitución y la Ley y se dedicó al canto y la loa de la criminalidad organizada con pretextos políticos y a la justificación.

Es lo que acaba de hacer Benedetti, no muy bien hecho, pero lo hizo y entonces nos habla de la alta política, de la desigualdad y, en el fondo implícita, esa es la lucha de las Farc y por eso estamos hablando con ellos. No.
No señor Ministro, no señores generales, no señor Presidente, no comunidad internacional, no organizaciones de la sociedad civil. Esto ya hay que definirlo.

Nosotros estamos hoy sometidos en el debate público a esta calificación y definición de las situaciones que vive el país. Vamos a citar a uno de los grandes pensadores de las Farc, a ‘Romaña’, vamos a citar textualmente para que sepan cuál es el origen de los comportamientos de El Conejo, el origen de la política antidrogas que lleva adelante este Gobierno en asocio con las Farc y, particularmente, la estadística que nos acaba de presentar la Casa Blanca, y también para que entendamos a qué nos estamos sometiendo y avocando.

Dice el pensador ‘Romaña’ a Dick Emanuelsson, periodista de las Farc: “Cese bilateral de hostilidades definitivo, el movimiento guerrillero no va a concentrarse, claro, lo que ellos quieren es que nos concentremos en las corralejas y nos pongan guardias para después, lo que han hecho siempre, eso no puede darse porque no está dentro de la concepción política ni militar del movimiento guerrillero y no está dentro de la concepción táctica de una fuerza que está hablando de igual a igual con un Estado”, claro como de todas maneras tiene unos motivos tan nobles como los que aduce el senador Benedetti, entonces ellos nos están imponiendo el cambio de las políticas que los obligaron a alzarse en armas o a rebelarse contra el estado colombiano.

“Si yo me voy a concentrar en una corraleja es porque el Ejército también se va a concentrar en una base, también se va a concentrar en el batallón, en la brigada porque eso es lo que no ha entendido ni han entendido muchos, aquí hay dos partes hablando, hay dos partes iguales hablando, el Ejército y las Farc”.

Benedetti, ¿sabe cuántos novillos se comieron a la brava los señores de las Farc en su visita a Conejo?, nueve novillos, no pagaron ninguno. ¿Saben en qué llegan a las reuniones en Cauca?, en carros que le han robado a la ciudadanía, a la comunidad, a la brava, si se oponen los matan. ¿Sabe de dónde han levantado las armas a las que se refiere la senadora Paloma Valencia?, matando soldados y policías.

Miren ustedes hacia donde nos conduce esta política de negociación con las Farc planteada de la manera que el filósofo Benedetti nos ilustra. Nos conduce al caos.

Narcotráfico

Les voy a poner un solo ejemplo: el 14 de mayo de 2014, tres días antes de la segunda vuelta presidencial y como instrumento y mecanismo de motivación electoral y política, ‘Timochenko’ y Santos, es decir dos socios políticos, dos iguales, dos equivalentes como dice el gran pensador ‘Romaña’ anuncian a Colombia una política conjunta antidrogas, la política dura, la injusta, la política de los secuaces del mal de Álvaro Uribe Vélez había reducido a unos 25 mil o 30 mil hectáreas los terrenos sembrados de coca, amapola y marihuana… 25 mil, 30 mil.

Al firmarse la política, el 14 de mayo de 2014, simplemente se estaba reafirmando un primer acuerdo celebrado a principios de 2012 y conocido por la opinión pública en septiembre de 2012 que impedía, a partir de ese momento, al Estado colombiano perseguir los sembrados de droga mediante la fumigación con Glifosato.

Recuerdo palabras del señor Ministro, por ahí las tengo, hoy las publico en un artículo que estoy enviando semanalmente a la revista electrónica Kien y Ke. Qué elogios, ¿sabe lo que se decía? Con esto termina por fin la nefasta noche del militarismo y de la persecución armada a la droga y nace una política nueva de erradicación voluntaria por parte de los actores que han estado hoy a la siembra por condiciones, las que pintaba Benedetti.

Frases elogiosísimas, bellísimas. La Silla Vacía, la cito irónicamente porque me pareció el mejor de los informes creo que lo firmaba Juanita León, qué exclamaciones angelicales sobre la nueva política antidrogas de Colombia, la que había formulado las Farc y que acogía el presidente Santos a partir del 14 de mayo del 2014.

Inclusive, la cifra que se anunciaba en ese momento de hectáreas sembradas: 49 mil.

Ya la discusión es hasta dónde vamos a llegar. ¿Saben qué cifra ha dado hoy la Casa Blanca sobre el número de hectáreas sembradas? 159 mil hectáreas. 

El periódico El Tiempo, en el informe del viernes pasado, aduce entre otras causas el precio del dólar, la sequía y por ahí de pronto alguna incidencia de lo que es la acción misma de las Farc. No, el aumento del número de hectáreas sembradas responde a una sola causa: el proceso de negociación, llamado de paz, entre las Farc y Santos.

O si no, pregunten ustedes en las zonas limítrofes entre Colombia y el Ecuador, en San Miguel, en el Putumayo, ni un centímetro sin sembrar; o pregunten ustedes qué está pasando en el ‘Catatumbo’, hay una pista de 3 mil metros pavimentada desde donde, testigos hoy al servicio de la política judicial de los Estados Unidos, afirman que han despegado aviones con 7 mil kilos de coca, propiedad conjunta de las Farc y del cartel de los ‘Soles’.

Esa es la política que se ha adelantado en medio de las negociaciones, es decir es producto de la negociación.
De manera, doctor Benedetti, que con mucho gusto hablamos de estadísticas y hablamos de políticas sociales sobre todo financiadas fácilmente con este enjambre de corruptos que es lo que compone hoy el gabinete y las altas instancias y cuerpos del Ejecutivo colombiano. Ministros cuyo hermano contrata 18 mil millones de pesos para ayudar a no sé qué; ministros cuya esposa contrata 6 mil millones de pesos para estudiar no sé qué; gobiernos que nos vienen con la idea que traslademos un billón de pesos a la Fiscalía para que malbaraten 32 mil millones de pesos en una universidad frustrada o traslade a una de sus amigas y favorecedoras en los medios de comunicación 6 mil en no sé qué estudios; y que van generando más y más desigualdad, claro está, porque son nuevos ricos que, además, no aportan al crecimiento y el desarrollo de este país ni un solo centímetro.

Ahí está, señor Ministro, para que estudie usted. Usted nos dice ¿por qué no critican es a las Farc? Es que nosotros no somos contraparte de las Farc, nosotros a las Farc simple y llanamente la someteríamos como se ejecutó durante ocho años una política y si en medio de ese ejercicio de sometimiento las Farc deciden negociar su desmovilización, su sometimiento, su reintegro a la sociedad, su acatamiento a las penas que les establezcan y además las condiciones de reclusión, maravilloso, pero ustedes no, ustedes lo que han es formulado ese documento malévolo, maligno de justicia transicional llamado por nosotros ‘El Leviatán’ , que implica la total y absoluta impunidad, que implica su elegibilidad –basta que miren el punto 34-, que implica que el delito de narcotráfico cesa en su actividad y en su efecto criminal y pasa a ser simple y llanamente un mecanismo de financiación de la lucha armada, lucha tan elogiada por algunos como un propósito noble de transformar las circunstancias, que nosotros los malvados que nos reunimos en esta Comisión Primera y ustedes los malvados que ejercen el Ejecutivo y los malvados policías y soldados que los persiguen les impusieron casi como una obligación ética y moral.

Despeje en El Conejo

Me parece a mí que hay que llegar hasta el fondo, en cuanto a que los organismos de control nos digan si hubo o no despeje, en mi opinión sí lo hubo. Si a usted le parece que fue simplemente en un pueblito olvidado, le recuerdo que es un pueblito olvidado en la frontera con Venezuela, en donde pudimos ver cómo se relacionan las Farc con el Estado, el Gobierno y el partido de gobierno de ese país vecino y además los peligros a los que nos estamos abocando haciendo que semejante organización criminal que hoy controla 159 mil hectáreas de productos ilícitos y que produce más de 500 toneladas métricas de cocaína y que exporta miles de millones de dólares a un precio bastante favorable en las actuales circunstancias, nos someterán al peligro de prepararse, de acuerdo a lo que ellos mismos postulan como el propósito del proyecto o del proceso de paz para dirigir los destinos de esta nación.

Señor Benedetti, eso lo dijo el señor ‘Catatumbo’, así literalmente, para dirigir los destinos de esta nación.
Le quiero rematar recordando a las Fuerzas Armadas de Colombia, la Policía Nacional y, sobre todo, al pueblo colombiano tan escéptico frente a estas circunstancias que estamos viviendo y que diariamente encuentran las mismas loas de Benedetti, Barreras, el Ministro de Defensa, del Presidente de la República sin resultados favorables ningunos, violando todos los compromisos, negando las fechas y plazos que se han fijado, modificando la estructura y la filosofía de cada uno de los acuerdos le recuerdo que todo país que ha ensayado la amnistía con criminales ávidos de poder ha terminado en manos de esos criminales ávidos de poder, la voluntad de poder de Hitler lo llevó al poder, a pesar de que fue condenado en el año de 1922 y un amplio sector de personas que piensan como usted, Benedetti, logró su amnistía y logró su liberación.

Y Fidel Castro, lo hemos dicho en esta Comisión, en el año 1953, con un solo voto en contra, el de Díaz Balart, logró una amnistía  que propuso el propio presidente Batista, el dictador Batista.

Y Chávez se preparó para gobernar dos escasos años luego de uno de los crímenes más horripilantes, cual es el golpe de estado sangriento que protagonizó él acompañado de Diosdado Cabello y luego de un movimiento promovido nada menos que por el expresidente Caldera logró su libertad y a los tres años cortos estaba ya ejerciendo el poder.

Digan ustedes que estos son tremendismos nuestros, esos son tremendismos que la historia nos enseña doctor Benedetti.

Muchas gracias señor Presidente.

 

Otros artículos en

Reseñas FCPPC

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido