Photo Uribe
Logo Small

Jueves 20 de Septiembre del 2018

Farcsantes

Publicado en:

La Patria  | 

Autor(a): Flavio Restrepo Gómez  |

Fecha: 26/09/2014

 

El clamor repetido muchas veces, en el que la mayoría de los colombianos queremos la paz, no significa que puede ser a cualquier costo, ni que tengamos que acabar con todos nuestros principios. Entendemos muchos que para conseguir la tan escurridiza paz nos tendremos que tragar muchos sapos, aceptar no pocas injusticias y perdonar muchas atrocidades.

Esa realidad no la podemos evitar. Pero otra cosa es que la paz como una hipotética promesa, hasta ahora no cumplida por los que la han hecho pedazos durante décadas, sea manoseada con frialdad incalculable, con una crueldad sin límite, con una arrogancia de parte de los actores violentos, que no tiene excusa en lo colectivo, es inadmisible en lo social y no es aceptable, ni en lo personal, ni en lo general.

La paz (del latín pax), definida en sentido positivo, "es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad; definida en sentido negativo, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra".

Pero asistimos a una realidad muy violenta, en la que los seres humanos valen nada para los violentos y sus aliados, criminales sin tripas, sin sangre fría, porque para ser un criminal de esa calaña, no es posible tener corazón, si no hay corazón no hay vasos sanguíneos y si no hay vaso sanguíneo, pues no hay sangre. Es como si los violentos de todas las pelambres, terroristas, narcotraficantes, bandas criminales, y todos sus etcéteras, pertenecieran a una categoría distinta a la del animal humano, el "homo sapiens", convertido en ellos en alimañas terroristas, el "primate terrificus".

No es posible que quieran hacernos creer el cuento de sus buenas intenciones de ayudar a construir la paz, cuando en el día a día arrasan poblaciones enteras, asesinan sin el menor recelo y dejan una estela de sangre que mancha todo el territorio nacional.

¿Cómo pueden llegar al cinismo de asociarse a asesinos sin ideología, para ponerle precio a la muerte de un policía, que normalmente es un ser humano humilde, que casi siempre, sin contar los corruptos que existen entre ellos, son seres humanos buenos, honestos, con una familia que los ama? Matarlos por encargo, con precios de acuerdo al grado militar, es una vergüenza para cualquier sociedad, una maldita vergüenza.

En el Derecho internacional, particularmente se denomina paz al convenio o tratado de paz, que pone fin a la guerra.

Solamente un estado civilizado ve la paz de algo positivo, contrario a los estados de salvajes y bárbaros que creen que la guerra fratricida, es una forma honrosa de vida.

No podemos seguir haciendo una alegoría a algunas épocas oscuras, que ya en nuestro país causaron tanto dolor, tanta desolación y tanta muerte impune. Solo tendremos una Nación digna, el día en el que consigamos la distopía de la total ausencia de violencia.

Si estos principios básicos no se dan, no tendremos más alternativa que acabar con lo que se convierte en una farsa, en las conversaciones en La Habana; cambiar el deseo de la paz, por la acción contundente contra los violentos, con resistencia pacífica, hasta arrinconarlos como nos han enseñado otros pueblos y algunos grupos indígenas en Colombia.

Los miembros de las Farc, los insurgentes y los violentos, deben entender que la paz es ahora o no es nunca. Que no pueden tener pisoteado impunemente a todo un país, sin que tengamos que recurrir a otras estrategias para minar el poder de los terroristas y sus compinches.

Ya es tiempo de mostrar verdaderos e irrefutables hechos de paz, para que demos por terminada esta Farcsa.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed