Photo Uribe
Logo Small

Lunes 16 de Septiembre del 2019

¿Fuego amigo?

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Diana Sofía Giraldo  |

Fecha: 07/02/2014

 

Los gestores de la red de interceptaciones localizada en estos días incumplieron la obligación principal de todo espía: no dejarse descubrir.

La inmensa mayoría de los colombianos cree que las chuzadas son antiguas, rutinarias y abundantes, y sabe que la tecnología de las comunicaciones y de las técnicas chuzadoras se perfeccionan a la par.

Pero por más que todos piensen que cuando hablan por teléfono o envían sus correos electrónicos los escucha o lee medio país, cada descubrimiento levanta tanto escándalo como el primero. El verbo chuzar se conjuga ahora en todas las personas: yo, tu, él, nosotros, vosotros, ellos.También en distintos tiempos, pasado, presente y futuro, y deberíamos agregar en todos los momentos y lugares. La infortunada palabra adquirió un nuevo y vergonzoso significado.

Se trata de un delito, por supuesto. Grave. Condenable. Merecedor de duras penas. Y, como  los demás delitos, se pierde en el mar de impunidad que ahoga la inmensa mayoría de los procesos penales en Colombia. Estas intromisiones, dice la ley, solo son admisibles con una autorización judicial previa.

Las sanciones aplicadas en el caso anterior llevaron a la liquidación del DAS y creímos, ingenuamente, que tendría  efectos ejemplarizantes. Pero esas lecciones se olvidan y no hay espía que se desanime al ver los castigos que sufren sus colegas que ejercen la profesión más ingrata el mundo.

Esta vez, el alboroto que estalló al descubrirse lo que, al principio, se presentó como una base para interceptar comunicaciones dio un giro radical en veinticuatro horas. El establecimiento que servía de fachada no era ilegal, sino uno de los lugares autorizados para desarrollar labores de inteligencia militar. La hazaña de descubrirlo levantó un escándalo de vergonzosas repercusiones nacionales e internacionales pero, en verdad, resultó ser algo semejante a encontrar el sitio en donde unos funcionarios públicos ejercen su labor, que en estos casos debe ser reservada. Algo así como descubrir un cuartel donde hay soldados y armas y presentarlo como la captura de un grupo de hombres armados.

Dos generales ya resultaron víctimas de la precipitud con que se extendió la noticia y del afán por evitar que se molesten en La Habana los delegados de la guerrilla, los hermanos Castro, los países acompañantes de las conversaciones o los negociadores del Gobierno.

El apresuramiento ya golpeó a dos generales y pasó a los héroes de la Operación Jaque a la lista de villanos violadores de los derechos humanos.

Lo obvio es investigar a fondo si en el sitio usado como fachada se extralimitaron en el uso de las autorizaciones para realizar labores de inteligencia, al interceptar sin autorización previa que las ordene. Pero ese es otro tema, que acarreará sanciones si se comprueba.

Por lo pronto, estos primeros pasos del episodio prueban la eficiencia del Estado colombiano para descubrir donde quedan sus propias instalaciones, identificar a sus propios espías y exhibirlos públicamente. ¡Una brillante operación de fuego amigo!

A todas estas ¿hasta dónde estaban informados el  Ministro de Defensa y el presidente Santos?

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed