Photo Uribe
Logo Small

Sábado 20 de Julio del 2019

Guardia rural, armas y ley

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 31/01/2015

 

Ilustración Morphart / El Colombiano

El debate no es solo la creación de una Guardia Rural. Es, ante todo, su composición, alcances y sometimiento a la ley. Esta vez, también las preguntas del procurador merecen respuesta.

Una respuesta aparentemente improvisada del presidente Juan Manuel Santos, esta semana en París, a la pregunta de un periodista, dio lugar al resurgimiento de un debate que en otras ocasiones ha pasado prácticamente desapercibido: la posibilidad de creación de una Guardia Rural en Colombia.

Propuestas similares ha habido antes. Recordamos la presentada al Congreso por el entonces senador Rafael Pardo, en 2005, que no prosperó al esgrimirse razones de inviabilidad fiscal.

Pero ahora el tema se cargó de intensidad política cuando, al responder si en dicha guardia tendrían cabida los reinsertados de la guerrilla luego del proceso de La Habana, el Jefe de Estado con calculada ambigüedad dijo que “no lo he pensado, pero tampoco lo descarto”.

No dejó de ser una enorme paradoja que el sitio escogido para abrir paso -así se haya querido rectificar después- a que personas que han estado alzadas en armas contra la República pasen a formar parte de sus cuerpos de seguridad, haya sido Francia, nación que siempre, pero sobre todo en las últimas semanas, tiene más que claros los límites entre la legitimidad de la autoridad basada en la legalidad democrática versus manifestaciones de criminalidad que de ninguna forma pueden ser convertidas luego en actos políticos de altruismo sobrevenido.

Ahora bien, es cierto que el presidente Santos no especificó los alcances de su idea. Aunque al decir que “no descarta” la integración de nuevas fuerzas del orden por desmovilizados de la guerrilla, directamente está abriendo una nueva línea de negociación en la mesa de La Habana. Cualquier cosa que “no descarte” el presidente, como Jefe de Estado, es un guante que se lanza a la contraparte, que de agilidad negociadora no anda escasa.

Hay que ponerle orden a ese debate y diferenciar las cosas. La propuesta de esa guardia no es de por sí mala, máxime si el postconflcito es tan inminente como lo anuncia el gobierno por todo el mundo.

Otra cosa es la presencia en sus filas de desmovilizados de la guerrilla. Hay que saber si el gobierno o el Congreso prevén que puedan tener armas en su poder. O qué competencias tendrán en las regiones en las que hagan presencia. Porque ahí se encontrarán con resistencias más que justificadas: morales, legales, de legitimidad de la Fuerza Pública. Salvo que dichos valores estén ya definitivamente finiquitados en estos ámbitos de pragmatismo absoluto como los que imponen ciertas concepciones según las cuales a “la paz” hay que llegar por cualquier vía.

Y de toda la discusión de esta semana resurgió entre el Presidente de la República y el Procurador General de la Nación la reivindicación de competencias que cada uno hace valer. El procurador Alejandro Ordóñez hace preguntas y formula objeciones de hondo calado, y el presidente Juan Manuel Santos vuelve a notificar que él es el “responsable supremo” de la política de paz.

Igual que en el mes de octubre de 2014, cuando se cruzaron cartas en ese mismo sentido, hay que insistir en lo que debería ser lógico en una democracia: como funcionario público, el Jefe del Estado tiene que ofrecer respuestas. Debe escuchar críticas y posiciones divergentes. Y, definitivamente, tiene que saber que hay límites no solo impuestos por la Constitución y la ley, sino por el interés de una sociedad que en su abrumadora mayoría no utiliza las balas para imponer sus puntos de vista.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed