Photo Uribe
Logo Small

Martes 22 de Mayo del 2018

¿Hasta cuándo durará la crisis?

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Moisés Naím  |

Fecha: 18/10/2015

 

Kenneth Rogoff, economista - Foto: huffpost.com

Ahora los gobiernos pagarán más caro sus errores en materia económica.

¿Cuánto tiempo más tendrá el mundo que sufrir una situación en la cual es difícil encontrar trabajo, los salarios se estancan o caen y los gobiernos se ven forzados a recortar presupuestos?

Esta es la pregunta que se hacen los millones de personas afectadas por la mala situación económica.

La respuesta depende del diagnóstico que se tenga. Hay cuatro interpretaciones acerca de las razones por las cuales la economía global está tan anémica.

La primera es que llegó a su fin el ‘superciclo de los commodities’. A comienzos de este siglo se produjo un fuerte aumento de los precios de metales, hidrocarburos y productos agrícolas. Entre el 2000 y el 2010 su precio promedio se duplicó.

El robusto crecimiento de la economía mundial y, sobre todo, el apetito de Asia y especialmente de China crearon una fuerte demanda por estos productos que hizo subir dramáticamente sus precios. Naturalmente, los más altos precios dieron un fuerte empuje a las economías de los países exportadores de materias primas. Pero desde el 2011 esta tendencia se revirtió y, desde entonces, los precios han caído en promedio 40 por ciento.

Pero ¿por qué también la están pasando mal países como China o las economías de Europa o la de Japón, que no dependen de los commodities?

Una segunda interpretación se centra en China. El gigante asiático ha sido una de las locomotoras principales que jalan a las demás economías. Durante la crisis del 2008, cuando colapsaron las economías europeas y la de Estados Unidos, el Gobierno chino adoptó un muy agresivo programa de expansión económica. Hay un impactante dato: entre el 2010 y el 2013 en China se vertió mas concreto en obras de construcción que todo el concreto usado en Estados Unidos durante el siglo 20. Pero esta expansión ha demostrado ser insostenible. Y hay todo tipo de síntomas preocupantes. Para los más pesimistas, esta locomotora se ha descarrilado. Para otros, simplemente sufre una desaceleración temporal. En cualquier caso, la realidad es que la economía mundial ya no cuenta con China como su comprador de materias primas o como una fuente de apoyo financiero.

La desaceleración china, sin embargo, no explica la anemia económica de Europa y otros países desarrollados. El economista Kenneth Rogoff argumenta que esta debilidad se debe al “fin del superciclo de la deuda”. Según Rogoff, después de un prolongado periodo en el cual países, empresas y personas se endeudaron demasiado, ahora ha venido un inevitable “periodo de resaca”. La necesidad de dedicar recursos a bajar las deudas reduce las posibilidades de consumo e inversión, y por eso el menguado crecimiento económico.

Larry Summers, otro destacado economista, no lo ve así. Reconoce que el endeudamiento puede tener un cierto peso, pero nada comparado con el “estancamiento secular” que representa la más grave amenaza y es determinado por factores demográficos.

¿Qué hacer frente a esto? Summers recomienda estimular al máximo las economías y utilizar todos los instrumentos de los cuales disponen los gobiernos para contrarrestar las fuerzas que nutren el estancamiento.

¿Cuál de estas visiones es la correcta? Todas. No son excluyentes, y es obvio que todas presentan un aspecto válido de la realidad económica del mundo. Todas implican que, lamentablemente, la crisis no está cerca de acabarse aunque en algunos países ya pueda haber señales de recuperación. Pero quizás el mensaje central es que ahora los gobiernos pagarán más caro sus errores en materia económica y que la búsqueda de atajos ilusorios prolongará la crisis e implicará costos altos e inmediatos.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed