Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

¿Hay o no acuerdo?

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): José Gregorio Hernández  |

Fecha: 07/10/2015

 

Foto: infobae.com

Es bueno que las palabras que se utilizan, en especial respecto de asuntos públicos de gran trascendencia, correspondan a su verdadero significado, para evitar equívocos.

En el caso del Acuerdo anunciado con gran despliegue en La Habana (Cuba) el pasado 23 de septiembre, entre los delegados de las Farc y los del Gobierno colombiano sobre justicia transicional -que, con contadas excepciones, alegró a los colombianos y permitió renovar las esperanzas de llegar a la paz-, se han usado demasiados vocablos equívocos que han dado lugar a interrogantes y a diversas interpretaciones que, unidas a las declaraciones públicas dispersas y contradictorias de quienes participaron en la redacción o negociación del documento y a la demora en la divulgación del texto real y completo del mismo, han ocasionado un innecesario tropiezo en el camino de los diálogos y hasta podrían dar al traste con lo hasta ahora conseguido. Lo decimos como partidarios del proceso de paz y de los acuerdos mediante el diálogo.

Al tenor del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el verbo acordar significa “determinar o resolver de común acuerdo…”; “…resolver, determinar una cosa antes de mandarla”.

Un acuerdo es, según el Diccionario, una “resolución que se toma…”; “resolución premeditada de una persona o de varias”; “locución con que se manifiesta asentimiento o conformidad”.

En términos jurídicos colombianos, se conoce como “Acuerdo” el acto de un concejo municipal o distrital, pero de modo genérico, el acuerdo es un convenio en firme; una estipulación aceptada por las partes; algo en que se concreta lo pactado entre dos o más sujetos de Derecho. Lo “acordado” es lo convenido.

Así las cosas, todo acuerdo debidamente aceptado y firmado -como entendimos que lo era el de La Habana- produce entre los participantes unos efectos, y los participantes en el acuerdo se obligan mutuamente a cumplir lo convenido o acordado. Y cada parte podrá reclamar que se le cumpla lo pactado.

El acuerdo es un pacto. Un compromiso. Y como “Acuerdo” también se conoce el documento en que se plasma por escrito lo que se convino.

Si ello es así, lo que se nos transmitió a los colombianos y al mundo el 23 de septiembre fue eso justamente: que se había llegado a un Acuerdo, y lo fundamental del mismo se consignó, a manera de resumen, en el comunicado conjunto, leído solemnemente. Ahora resulta que no se entrega porque no se ha terminado de elaborar. ¿Entonces…? ¿Hubo o no hubo Acuerdo?

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido