Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 18 de Septiembre del 2019

Implementaciones y plebiscitos

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Hernán González Rodríguez  |

Fecha: 29/09/2015

 

Foto: theclinic.cl

El proyecto del “Acto Legislativo para la Paz” que le presentó el gobierno del presidente Santos al Congreso, para crear su “comisión legislativa especial o congresito”, con el fin de implementar, aprobar y ejecutar todos los acuerdos que se firmen en La Habana, después de que los colombianos le aprobemos una indefinida refrendación para consolidar el poder personal del presidente Santos, son proyectos con antecedentes solo en las más abyectas y primitivas dictaduras de la humanidad.

No necesita ser uno un experto constitucionalista para aceptar que la “comisión legislativa” es un mecanismo con apariencia legislativa para transferirle todo el poder del Congreso al Presidente, con el fin de firmar una paz sin desmovilización total, con impunidad y sin extradición, con un partido político para las Farc con cogobernabilidad en vastas zonas del territorio nacional y, lo más contrario a la paz, financiado por el narcotráfico.

En el proyecto radicado ante el Congreso hallamos “perlas” como la del literal f): “Los proyectos solo podrán tener modificaciones en el primer debate, siempre que se ajusten al contenido del Acuerdo Final y que cuenten con el aval previo del Gobierno Nacional”. En síntesis la “comisión” no puede introducirles cambios razonables a los proyectos que les radique el presidente Santos sin su visto bueno previo. El Ejecutivo impedirá, en consecuencia, todas las iniciativas y las posibilidades de debate del ‘congresito’ contra sus proyectos.

Pero lo más absurdo aparece en el literal h). “En este procedimiento las cámaras solo podrán improbar los proyectos. Surtido el trámite, si no ha habido improbación por mayoría absoluta, se sancionarán o promulgarán los proyectos según el caso, con las modificaciones que se hayan introducido en el primer debate”. Improbar es sinónimo de rechazar. Quede claro que las cámaras solo podrán rechazar los proyectos por mayoría absoluta, y si tal mayoría no se logra, con cualquier minoría quedarán aprobados los proyectos.

“Estos procedimientos solo podrán aplicarse una vez se haya firmado y refrendado popularmente el Acuerdo Final, a través del mecanismo que se defina para tal fin”.

La refrendación de los acuerdos no es menos inquietante. El presidente Santos sostiene que la refrendación por medio de un referendo es un suicidio. Las Farc proponen la refrendación por medio de una Asamblea Constituyente donde ellos participen con la mayoría, temen una Constituyente con mayoría de los 48 millones de colombianos, porque podrían modificarles en ella el Acuerdo Final.

¿Cuál mecanismo de refrendación queda? Un azaroso plebiscito, la oveja negra de las formas de participación, el instrumento preferido por las dictaduras. Para comenzar con las objeciones de este mecanismo, entiendo que la ley exige mayoría absoluta. Pero esta mayoría bien podría ser la mitad más uno de los cerca de 32 millones de colombianos obligados a votar por Santos, bajo compulsión, por temor a una multa, o bien, mayoría relativa solamente de quienes acudan a votar.

Peor aún, sea cual sea la mayoría del plebiscito, se habla de que Santos invitará, convocará a los colombianos con el fin de que rechacen el Acuerdo Final, y si acaso no se logra por una de las dos formas de mayorías descritas, entonces, por minoría, como en el absurdo literal h) quedará aprobado el Acuerdo Final.

¿Qué podemos hacer para evitar caer en el socialismo castro-chavista? Prepararnos para salir a las calles y apoyar, entre tanto, votando por los candidatos del Centro Democrático el próximo 25 de octubre.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed