Photo Uribe
Logo Small

Sábado 21 de Septiembre del 2019

Impuestos y corrupción

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Cristian Valencia  |

Fecha: 26/12/2016

 

Roy Leonardo Barreras Montealegre - Foto: 360radio.com.co

Estamos en garras de los corruptos. No logramos entender con qué cara nos piden más impuestos, cuando en este país se desaparece nuestra plata de manera impune.

De Navidad, una reforma tributaria. Muy bien porque pagar impuestos es la base para la construcción de un Estado moderno. Pero muy mal si pensamos en la cantidad de plata que se roban todos los años en este país. Todos creemos que no sería necesaria ninguna reforma si se controla la corrupción o, como decía Turbay Ayala (q. e. p. d.), si se reduce a sus justas proporciones.

A nivel popular, la indignación llega a extremos malsanos que rayan en una imaginación criminal. Un taxista me dijo que había que exterminar a los congresistas. Le dije, claro, que no era la solución. Porque, en primera instancia, está la vida como un bien sagrado, porque no podemos hacer justicia por nuestra mano –de allí nacieron todas las violencias de este país–; y porque en menos de lo que canta un gallo habría suplentes que se comportarían de la misma manera. Así que la propuesta del exterminio lo único que produce es violencia, desolación, tristeza y un caos institucional de peores proporciones.

La única manera de acabar la corrupción es con voluntad política. Y para eso tendría que haber una cultura de la legalidad. Y para ello tendría que haber cátedras ciudadanas desde la primaria más temprana. La voluntad política se traduce en un Estado eficiente a la hora de castigar a los corruptos. Significa que quienes defrauden el erario paguen cárcel en las prisiones que existen –no en batallones ni en sus casas; sin ningún derecho a reducción de pena; y que, además, se les expropien todos sus bienes y congelen cuentas. Si con estos actos queda una familia en la ruina, que sea claro que el culpable es quien cometió la falta y no el Estado por administrar justicia como se debe.

Circula por redes sociales un clamor popular que propone una reforma del Congreso. Seguramente a muchos congresistas les parecerá el chiste del año, como la inocentada mayor. Los puedo imaginar atacados de la risa mientras leen esto, pero quisiera destacar algunos puntos que me parecen sensatos.

“1. El congresista será asalariado solamente durante su mandato y no tendrá pensión vitalicia.

2. El congresista dejará de votar para decidir su incremento salarial.

3. Se debe reducir el salario de los congresistas a la mitad. Es decir, a 14 millones –equivalentes a 20 salarios mínimos legales vigentes más o menos–.

4. El congresista contribuirá a la seguridad social y pasará inmediatamente al régimen vigente de esta, participando activamente del mismo sistema de salud que los demás colombianos.

5. El congresista debe pagar su sistema de jubilación de su propio bolsillo.

Por último, como servir al Congreso es un honor y no un negocio, los congresistas no podrán ser electos por más de dos períodos en su vida política”.

El gobierno que se atreva a hacer una reforma en esta dirección pasará a la historia como un gobierno salvador. Y si la iniciativa de reforma sale del mismo Congreso, propongo que las estatuas de esos congresistas acompañen a la de Bolívar en la plaza mayor.

Parece ciencia ficción, quizá lo sea. Pero que quede claro. Muchos trámites que requieren dinero, que derivan de las leyes que se hacen en el Congreso, están ahí para sacar tajada de algo. Esos trámites, hay que decirlo, son el verdadero palo en la rueda del desarrollo social y económico de este país.

Estamos en garras de los corruptos. No logramos entender con qué cara nos piden más impuestos, cuando en este país se desaparece nuestra plata de manera impune.

Todos los años, es necesario decir lo mismo por esta época. Pienso inocentemente que algún día estas palabras calarán en la médula espinal del Estado y que alguien tomará cartas en el asunto.

Espero que el 2017 sea un buen años para todos.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed