Photo Uribe
Logo Small

Lunes 24 de Junio del 2019

JEP: ¿reformas imposibles?

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 02/06/2019

 

Ilustración: elcolombiano.com

La vía de las objeciones, que legalmente era procedente, no prosperó, pero tanto el Gobierno como el Congreso deben abordar, por vía de reformas legislativas, los puntos que necesitan ajustes.

Hacíamos referencia el pasado viernes a la respuesta institucional del Gobierno a las decisiones judiciales que, por un lado, decretaron la libertad de un exguerrillero de las Farc investigado por narcotráfico -presuntamente cometido con posterioridad a la firma del acuerdo de paz- y, por el otro, a la de declarar que el presidente debe proceder a sancionar la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), al no haberse aceptado en el Congreso las objeciones formuladas por el Ejecutivo.

El presidente Duque y voceros de su Gobierno dijeron de inmediato que acatarían esos fallos judiciales, tal como corresponde. Y en lo que hace referencia a las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP, el Jefe del Estado expresó el pasado jueves que no lo consideraba una derrota por cuanto, para él, derrota habría sido no defender los principios en los que cree.

Hubo, ciertamente, una corriente de opinión que de forma insistente puso a rodar la tesis de que el presidente Duque se desgastó innecesariamente, que bloqueó la marcha de su administración, atomizó sus apoyos en el Congreso y que removió elementos de polarización al formular las objeciones.

Pero sostener eso es negar, ni más ni menos, la atribución que tienen el Presidente y su Gobierno de formular iniciativas que apunten al cumplimiento de su programa electoral. Las reformas a la JEP habían sido suficientemente explicadas por el entonces candidato Duque. Y se da la paradoja que quienes sostienen que el Presidente no debió haber objetado la ley, le critican que no haya incumplido sus promesas electorales.

Es cierto que el asunto generó reacción adversa en varias bancadas en el Congreso y que motivó que se activara una especie de bloqueo a otras iniciativas del Ejecutivo. Este, no obstante, debe defender sus atribuciones para impulsar iniciativas legislativas que permitan ajustes al sistema de justicia transicional, pues de otro modo significaría que hay instituciones irreformables y ante las cuales ningún otro poder del Estado, ni siquiera el que recibió mandato y legitimidad en las urnas, tiene la capacidad de hacer modificaciones cuyo objetivo sea la prevalencia del bien común. Y si eso es así, crecerá la idea de que solo el constituyente primario sea convocado para producir un mandato a una asamblea constituyente para hacer lo que las ramas legislativa y judicial -léase altas cortes- hicieron inviable reformar.

Y si bien las modificaciones al régimen de justicia transicional ya no cobijarían a los desmovilizados de las Farc que se vieron cobijados, legal y jurisprudencialmente, por beneficios de facto en materias tan graves como narcotráfico y crímenes sexuales contra menores de edad, sí marcarían una línea infranqueable para quienes aun no deciden dejar la vida de alzados en armas.

No es admisible la consideración del narcotráfico como conexo a los delitos políticos. En los acuerdos de La Habana se considera como medio de financiación de la “rebelión” y no de enriquecimiento de “los combatientes”. Las nocivas consecuencias internas y externas de tal declinación de los criterios que siempre habían regido la lucha contra el narcotráfico serán demoledores.

También deberá el Congreso tomarse en serio la reforma al régimen de jurisdicción competente y de responsabilidad penal aplicable a quienes incurrieron en esa modalidad atroz de crímenes sexuales contra menores de edad reclutados, casi siempre de forma forzada, a las filas de la guerrilla. Amparar esos crímenes bajo cualquier manto que abra puertas a la impunidad es una vergüenza no solo jurídica, sino ética.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed