Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 13 de Diciembre del 2017

La detención de Manuel Rosales

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Andrés Molano Rojas  |

Fecha: 18/10/2015

 

Foto: cubanet.org

La detención de Manuel Rosales a su llegada a Venezuela, el pasado jueves, estaba más que anunciada, incluso aunque tras su exilio hubiera desaparecido virtualmente de la escena política. Esa ha sido una de las estrategias del gobierno de Nicolás Maduro desde su precaria elección en 2013: decapitar a la oposición por todos los medios posibles, desde la intimidación personal hasta la inhabilitación disciplinaria o fiscal y la judicialización arbitraria. Una oposición sin cabezas visibles, sin líderes elegibles, sin sus voces más connotadas haciendo proselitismo, se le antoja buena receta de cara a unas elecciones legislativas que, según sus propias palabras, el oficialismo tiene que ganar “como sea”. Es decir, mediante la persecución, el fraude estructural, la represión, el discurso del miedo, y el engaño flagrante.

Sabe Maduro que en el plano internacional todavía puede prevalerse del silencio suramericano, de Unasur (su caja de resonancia favorita), y de los remanentes de su clientela petrolera en el Caribe. Y que en el plano interno dispone aún de recursos suficientes para apalancarse (no obstante la crisis económica cada vez más difícil de encubrir o transferir al enemigo de turno: el imperialismo, los paramilitares colombianos, los escuálidos), y en cualquier caso, de la experticia de sus patrocinadores cubanos. Sin duda teme un resultado adverso el 6 de diciembre: no le faltan señales de alarma. Pero tampoco instrumentos para mitigar el daño si éste llega a producirse. Por eso no duda que, incluso si así ocurriera, ello no supondrá un inmediato colapso del régimen. El control, prácticamente absoluto, de la judicatura y de la economía (por no hablar del aparato de seguridad del Estado), y la prolija legislación orgánica expedida para reforzar la “revolución bolivariana” (cuya reforma requiere una mayoría calificada en la Asamblea), podrían proporcionarle el mínimo de oxígeno que requiere para sobrevivir. Y es bien sabido que mientras las democracias se asfixian fácilmente, los gobiernos no democráticos se adaptan sorprendentemente bien a la hipoxia.

¿Qué hacer con Venezuela? Cómo apoyar la esperanza que, en todo caso, representa el 6D? Se echan de menos las misiones de observación electoral de la OEA, que tanto contribuyeron a la transición democrática en América Latina, hoy día sustituidas por el nugatorio “acompañamiento” de Unasur. ¿Por qué no pensar en misiones independientes, alternativas? Acaso parezca una misión imposible. Pero es aún más necesaria. No se puede seguir abandonando a su suerte a Venezuela. Y quizá la sociedad civil latinoamericana pueda hacer lo que los gobiernos de la región no saben o no quieren.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido