Photo Uribe
Logo Small

Lunes 17 de Diciembre del 2018

La economía no va bien

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Eduardo Sarmiento  |

Fecha: 21/09/2014

 

Cuando se revelaron las cifras del primer trimestre advertimos que el crecimiento estaba fundamentado en la expansión de unos pocos sectores que no es sostenible.

Las cifras del segundo trimestre muestran una fisionomía similar y una disminución del crecimiento al 4,3%. El modesto dinamismo se explica por los servicios que avanzan por encima del 5% y las obras civiles que lo hacen al 18%. Los sectores que configuran la estructura de la economía están en franco descenso. La industria baja 1,6%, la minería cae 2,2%, la agricultura crece 1,6% y la construcción de vivienda se desinfló.

Todos ellos reflejan debilidad en el modelo de crecimiento que viene de atrás y se acrecentó por el fracaso de las locomotoras del plan de desarrollo. El impulso de la economía proviene de la minería y la inversión extranjera que provocaron una gran afluencia de divisas y la proliferación de proyectos de rentabilidad dudosa. Lo cierto es que la monumental inversión en el sector minero no rindió los resultados previstos, y más, no se reflejó en los grandes hallazgos del pasado. En su lugar, la abundancia de divisas promovió la revaluación que desmantelo la industria y la agricultura, a cambio del abaratamiento de las importaciones y el disparo del crédito, que no son sostenibles. La mayoría de los bienes transables superan los internacionales y las importaciones sustituyen sin consideración la producción de materias primas y el empleo formal.

La información de las cuentas nacionales tiene una clara manifestación en el empleo y la distribución del ingreso. La ocupación aumenta 1,5%, la mitad del promedio histórico, y desciende en la industria y la agricultura. Las oportunidades de trabajo se relegan a la informalidad. Aún más dramático, el empleo crece menos que la población y los salarios reales aumentan a la mitad del ingreso per cápita. La participación del 40% más pobre en el producto nacional disminuye; los ingresos de los pobres suben mucho menos que el promedio.

La tendencia declinante de los dos primeros trimestres se mantendrá en los siguientes. Mientras continúe el cuantioso déficit en cuenta corriente y la revaluación, la industria continuará en recesión, la agricultura en estancamiento y la minería seguirá en decadencia. Por su parte, el impulso de las obras civiles, por provenir del aumento de presupuestos que contribuyen al valor agregado por una sola vez, decaerá progresivamente. El quiebre de la burbuja de la construcción privada no tiene forma de recuperarse a corto plazo.

Las comparaciones de Colombia con los países de América Latina no resuelven nada, y menos con los de la Alianza del Pacífico. En el fondo se están cotejando economías que enfrentan el mismo panorama e iniciaron el descenso en momentos distintos. Colombia resistió la caída con más inversión extranjera y revaluación, y ambas están de regreso. Lo que se percibe en los próximos años es el deterioro generalizado de América Latina, causado por el nuevo coletazo de la globalización acentuada por los TLC. La región cada vez se parece más a Europa, que no ha podido salir de la crisis causada por la rigidez de la modalidad cambiaria del euro. El desplome de los salarios, que ha tenido lugar en todos los países y en mayor grado en los periféricos, ha sido insuficiente para superar el estancamiento y la recesión.

En fin, los altos precios de los productos básicos y la entrada de inversión extranjera configuraron un perfil productivo que hizo aguas. La economía colombiana está abocada a una reducción cuantiosa del déficit en cuenta corriente que elevará la inflación, reducirá los salarios reales y generará presiones recesivas. Lo peor de la revaluación es que termina en devaluación forzosa.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed