Sábado 18 de Noviembre del 2017

La izquierda, la derecha y el marxismo

Autor(a): Ariel Peña González  | 

Fecha: 09/11/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Farc y el Eln - Foto: elpais.com.co

La secta criminal y burocrática del marxismo, aparenta ser de izquierda cuando no está en el poder, pero cuando se lo toma se vuelve de la extrema derecha, pues monta dictaduras perpetúas o crea monarquías como la de los Kim en Norcorea y los Castro en Cuba. Esta afirmación la hacemos de acuerdo a la Revolución Francesa, en donde se originaron los términos izquierda y derecha, que se prestan para confusiones ideológicas en los debates, foros académicos y en los grandes medios de comunicación.

En la Revolución Francesa después de la toma de la Bastilla el 14 de Julio de 1789, comenzó a deliberar la Asamblea Nacional Constituyente y se dividieron los diputados en 3 partes de acuerdo a su postura ideológica, en la parte derecha se encontraban los girondinos que apoyaban la permanencia del gobierno con una monarquía constitucional, en el lado izquierdo se concentraban los jacobinos partidarios del cambio de gobierno y de crear la república, también existía el centro en donde estaban las personas indecisas y sin partido, a ese grupo se le conoció como marisma.

Entonces desde la época de la Revolución Francesa, a las personas que tienen ideas conservadores y defienden el statu quo se les tilda de “derecha” y a los que buscan el cambio y la alternación en los gobiernos se les da el nombre de “izquierda” de ahí precisamente es que al engendro del marxismo leninismo en donde están las bandas armadas de las Farc y el Eln, no se le puede ubicar específicamente en ninguna parte del espectro político, porque el oportunismo los lleva a asumir posiciones de acuerdo a las condiciones, ya que su estrategia es tomarse el poder para siempre, usando diferentes tácticas, en donde la mentira y la violencia han sido sus principales métodos.

El filosofo español José Ortega y Gasset, frente a la ambigüedad de los términos izquierda y derecha afirmo: “ser de izquierda es, como ser de derecha, una de las infinitas formas que el hombre puede elegir para ser un imbécil” así que cuando se usa la palabra izquierda para hacer apología de las fabulas de la revolución y el socialismo como hace el comunismo totalitario, es una absoluta farsa, del mismo modo cuando se califica a personas conservadoras de trogloditas, cavernarias o anacrónicas son afirmaciones simplistas sin ninguna sustancia realista, que corresponde a un discurso político para descalificar a los contradictores.

Sin embargo al usarse los términos izquierda y derecha por mero atavismo y a veces por formalidad, encontramos que no solo son aplicados desde el punto de vista político, sino también en el comportamiento moral de las personas, en casos como el aborto, el matrimonio gay, la eutanasia, las células madres, la adopción de menores por parejas del mismo sexo, entre otros, convirtiéndose en temas trascendentales que tienen enorme incidencia en la institucionalidad de las naciones, por ello hay que hacer claridad en esos aspectos para no caer en entuertos que luego son políticamente utilizados para sacar dividendos.

Para el liberalismo clásico que es la antítesis del totalitarismo marxista, la libertad individual como condición suprema del ser humano, el libre examen, la tolerancia y el respeto hacia los demás, son sus principios básicos que demuestran una actitud frente a la vida, por ello los asuntos morales los toma desde una perspectiva humanista, buscando que no haya afectación de los individuos, y en casos como el de la adopción de parejas homosexuales, aprobada recientemente por la Corte Constitucional Colombiana, velaría prioritariamente por los derechos de la infancia, y en los otros casos enunciados anteriormente, habría de acuerdo a la filosofía liberal una práctica ética siempre en defensa de la dignidad y la vida.

Como sabemos la estafa comunista del marxismo leninismo es contraria a los valores morales, pero habla de una “moral revolucionaria” la cual se basa en el todo vale, para defender o conquistar el poder político, y es precisamente de ahí que surge el marxismo cultural que pretende envilecer, lumpenizar y pauperizar a las masas para volverlas más dúctiles a los intereses burocráticos de los miembros del comunismo totalitario, quienes se consideran predestinados y ungidos por un signo indeleble para dominar y aplastar al resto de seres humanos, así es como el marxismo en las discusiones morales, de manera pérfida y oportunista se ubica en la llamada izquierda, porque no le importa la vida ordenada y decente de las personas, pues la degeneración en la cotidianidad de algunos hombres y mujeres es caldo de cultivo para enajenarlos, degradando al ciudadano, con lo cual no le presenta resistencia a sus intenciones absolutistas.

El asqueroso criminal conocido como el “che” Guevara a principios de la revolución cubana, fue también denominado como el carnicero de la cabaña, por la cantidad de asesinatos que cometió, además  poco se menciona que dicho genocida que es un icono del comunismo internacional, era un racista y homófobo lo cual lo ubicaría en la ultra derecha, desde el punto de vista formal, demostrándose nuevamente que para el bodrio marxista esa terminología no cuenta, pues dentro de su concepción enfermiza lo que importa es el poder, a ello hay que agregar en la historia la cantidad de homosexuales asesinados en las dictaduras comunistas por su inclinación sexual, lo que pone a la humanidad ante una aberración inhumana y cruel representada por el marxismo.

También en Venezuela, el gigantesco incremento en la delincuencia y la inseguridad, en los últimos 16 años, ha sido propiciado por el régimen chavista, para seguir las líneas del marxismo cultural que manda a desanimar a la sociedad en su vida diaria, para que tenga miedo y de esa manera no se atreva a protestar logrando su adocenamiento. Entonces aclaradas las definiciones sobre izquierda y derecha, tenemos que concluir que el marxismo en sus diferentes pelambres y tramoyas, es un enemigo de la humanidad que mediante el cuento miserabilista de luchar por la emancipación de los pobres, ha llevado a varios pueblos a la degradación, la miseria y la esclavitud.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido