Viernes 24 de Noviembre del 2017

La ‘justicia’ del palacio y las leyes de la intención

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 16/11/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Coronel Plazas Vega - Foto: semana.com

Este es un constructo vengativo, que representa una expresión de la más siniestra manipulación de que se tenga noticia en toda la historia de Colombia. La guerra política y jurídica ha alcanzado la perversión del Estado de Derecho en el país. Miguel Andrés Fierro Pinto

Presidente Fundación Un Millón de Voces

Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo, y los de su partido pasarán por ella. En cambio, la vida de los justos está en manos de Dios, y no los tocará el tormento. La gente insensata pensaba que morían, consideraba su tránsito como una desgracia, y su partida de entre nosotros como una destrucción; pero ellos están en paz. La gente pensaba que cumplían una pena, pero ellos esperaban de lleno la inmortalidad; sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes favores, porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de sí; los probó como oro en crisol, los recibió como sacrificio de holocausto; a la hora de la cuenta resplandecerán como chispas que prenden por un cañaveral; gobernarán naciones, someterán pueblos, y el Señor reinará sobre ellos eternamente. Los que confían en Él comprenderán la verdad, los fieles a su amor seguirán a su lado; porque quiere a sus devotos, se apiada de ellos y mira por sus elegidos. Sabiduría 2, 23- 3, 9

EL EXPERIMENTO DE LA INTENCIÓN de Lynne Mc Taggart, publicado por Editorial Sirio en el  2007 recoge los experimentos y resultados de una perenne preocupación de la humanidad en relación con la influencia de la mente sobre la materia, algo vigente en todas las tradiciones religiosas,  pero poco explorado fuera de ese campo, como el político. Cito:

“Otras pruebas demostraron que, en el más básico de los niveles, cada uno de nosotros es también un paquete de energía pulsante en constante interacción con ese inmenso mar de energía.

“Pero la prueba más herética de todas se refería al papel de la conciencia. Los bien diseñados experimentos realizados por estos científicos sugerían que la conciencia es una sustancia que está fuera de los límites de nuestro cuerpo -una energía altamente ordenada con la capacidad de cambiar la materia física-. EL HECHO DE DIRIGIR LOS PENSAMIENTOS HACIA UN BLANCO DETERMINADO PARECÍA TENER EL PODER DE AFECTAR A LAS MÁQUINAS, A LAS CÉLULAS Y, DESDE LUEGO, A LOS ORGANISMOS MULTICELULARES COMO LOS SERES HUMANOS.Este poder de la mente sobre la materia parecía incluso atravesar el tiempo y el espacio.” (Pág.12)

Parecería entonces que un simple pensamiento tendría el poder de transformar nuestro mundo, no de una manera mágica, sino mediado por otras leyes que desconocemos mediante las que se podría dominar el azar. Pruebas al canto.

Afectación de máquinas. El 26 de agosto de 2014, Semana publicó La virgen que dio el número ganador 6.996 apostadores que se ganaron el chance con la fecha que conmemora la devoción a la virgen de El Carmen.

El 12 de enero de 2014 El Tiempo publicó: Lotería cayó con número de la tumba de Diomedes Díaz. El 1108, el número que decenas de personas usaron para sus apuestas. Y ganaron. Como las anteriores hay cientos de historias que no han entrado al santuario de la ciencia oficial, por lo menos en Colombia, pero sí en otras partes.

El efecto placebo es otra prueba de la influencia de la mente sobre organismos multicelulares, lo que se nos hace normal. Sin embargo, cuando esa misma ley prueba su existencia en ‘ámbitos mayores’, empezamos a hablar de milagros. En octubre  de 1992, en un Congreso de Sanidad de  la Iglesia Cristiana Carismática Cuadrangular de El Chicó en el Coliseo Cubierto, a las seis de la tarde, sentados en la gradería y extenuados después de un largo día de trabajo, vi cómo ante la oración del sanador Robert Dieterich DICHA EN INGLÉS (yo le servía de intérprete para otros asuntos; no era necesario que tradujera la oración para una persona que no entendía inglés, ya que los milagros sucedían de manera rutinaria) la pierna más corta de un cojo de nacimiento CRECIÓ 10 CENTÍMETROS. Otros testimonios pueden leerse en el Boletín Informativo de Explosión de Sanidad 92  de esa Iglesia del que tengo copia física. Estas mismas leyes que logran efectos extraordinarios para nuestra comprensión operan, para bien y para mal, en la política. Entremos ahora a su manifestación dramática en una tragedia que nos agobia a ver si aprendemos algo con el Congreso y el Palacio de Justicia.

Prueba de lo arriba citado: “Este poder de la mente sobre la materia parecía incluso atravesar el tiempo y el espacio”: “Basta por ahora: entretenga usted la guerra seis meses y yo le ayudaré superabundantemente con lo que le pediré al Congreso. Con leyes que me escuden hago yo diabluras.” La frase anterior no la dijeron Santos, ni Roy Barreras ni el Ministro del Interior. La dijo Francisco de Paula Santander. También dijo: “Colombianos las armas os han dado la independencia, pero solo las leyes os darán la libertad.” Como resultado de esos dos ‘deseos’ contrapuestos que parece que perduraran en el tiempo, hoy NEGOCIAMOS LA PAZ MEDIANTE DIABLURAS DICHAS CONSCIENTEMENTE y no aprendemos porque sufrimos de CEGUERA ESPIRITUAL Sigamos viendo ejemplos.

Frente a la tragedia del Palacio de Justicia el país ha venido experimentando un sufrimiento moral en el que cada quien se apaña como puede, porque se pide verdad, se juzga sin tener todos los elementos para hacerlo, se acusa. Se sufre ante el sin sentido, se habla de perdón. Se ha dicho también que alrededor del Palacio ha habido una conspiración de silencio del que hay muchas clases: por vergüenza, por ignorancia, por malicia consciente de quien calla sabiendo lo que ocurrió, por una conveniencia heredada del sistema; silencio también de los terroristas que gozan al ver a los militares injustamente en la cárcel. Cuando Belisario Betancur o Santos piden perdón cada quien se siente con el derecho de cuestionar. Cuando lo hace Navarro Wolf, nadie dice nada. Pero muy pocos hablan del arrepentimiento genuino y de los poquitos que lo han demostrado. Arrepentirse es enmendarse, sufrir por el daño hecho, cambiar de vida, reparar, proponerse no volver a repetirlo. Y entonces viene el pedir perdón genuino, a Dios, a los hermanos; este perdón transforma, es vida, sirve. EN ESTE ESCENARIO SE ESTÁ MOVIENDO ENERGÍA INTELIGENTE TODO EL TIEMPO, pero sólo procesamos el sentido semántico, por lo que, al creer que ‘las palabras se las lleva el viento’ seguimos repitiendo la misma tragedia en diferentes niveles y tiempos.

Fierro Pinto habla de un constructo vengativo. Se tiene esa sensación. ¿Pero cómo se ha venido formando la percepción de esa realidad? Tarea difícil establecerlo, pero es importante establecer que la verdad moral, testimonial, racional, investigativa, legal, jurídica, política deben tener un ordenamiento discernido dirigido hacia un bien mayor. También deben tenerse en cuenta, si se pueden discernir, las falacias involucradas en cada una de las etapas de este proceso. ¿Por qué? Porque a la energía, que es la que ejerce el verdadero poder, la verdadera actriz del drama, no se la puede engañar.Veamos las diferentes versiones de auto maldición que seguimos pronunciando a diario.

Elefthería i thánatos (Libertad o Muerte) Comenzó a utilizarse durante la Guerra de independencia de Grecia, que estalló el 25 de marzo de 1821. Era el grito de guerra de los rebeldes griegos que combatían para liberarse del yugo al que estaban sometidos por el Imperio otomano y fue adoptado después de la independencia. Aún está en uso hoy en día y es la auto maldición escogida por diferentes movimientos libertarios, cuando debería ser LIBERTAD Y VIDA que es lo que realmente buscan; y cada quien o cada pueblo  recibe lo que piden sus dirigentes desde la posición de autoridad legal, política o espiritual que ejercen. Veamos ejemplos domésticos:

Dijo Gaitán: "Ninguna mano del pueblo se levantará contra mí y la oligarquía no me mata, porque sabe que si lo hace el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal." "Si avanzo, seguidme. Si me detengo, empujadme. Si os traiciono, matadme. Si muero, vengadme". Hoy vivimos las consecuencias de esa maldición.

Sentenció Álvaro Gómez Hurtado sobre sí mismo desde su cautiverio: "Ser abatido por ráfagas de ametralladora, como parecía ser mi suerte, no debía considerarse como un infortunio singular, quizás no era 'un bel morir', como lo reclamaba Segismundo Malatesta; pero en las actuales circunstancias del país y del mundo, una muerte así podía no ser un sacrificio inútil, sino la creación de un símbolo que convocara un movimiento de restauración".

Revolución o muerte dijo Fidel Castro en 1957 en la Sierra Maestra. Y eso es lo que su país ha tenido como modo de vida, con una muerte lenta y una revolución indigna llena de engaños.

Chávez maldijo a Israel desde sus entrañas. Y murió de un cáncer en las entrañas.

QUEREMOS UN FUJIMORI escribió D’Artagnan  el 25 de abril de 1997 para expresar el deseo con el que muchos colombianos amanecieron al día siguiente de la liberación de los rehenes de la embajada del Japón en Lima, gracias al éxito del operativo militar emprendido por el presidente. Ese deseo de mano fuerte se cumplió en el 2001 con Uribe.

“Lo que pasaba es que tanto mi padre como todos los magistrados de la Corte de esa época estaban amenazados de muerte si no cambiaban su concepción sobre la extradición y alteraban la forma de llevar la jurisprudencia. ‘Cueste lo que cueste, la extradición se mantiene’, decían, y sabían perfectamente que arriesgaban la vida.” (Ministro de Justicia, Yesid Reyes en entrevista con Yamid Amat – ‘El narcotráfico pagó la toma del Palacio’ El Tiempo, noviembre 8 de 2015) Esta intención legítima y heroica se cumplió.

En “Testimonio: la toma del palacio 27 años después | La Silla Vacía Hernando Tapias Rocha, magistrado sobreviviente cuenta, encerrado en el baño con guerrilleros y rehenes, como preámbulo de la tragedia: “Un grupo de señoras comenzó a rezar, pero pronto les pidieron que se callaran.”Habían sellado su destino los que mandaron a callar. Después, sigue narrando Tapias:

“Paredón de fusilados. Llegó el momento crítico. Los guerrilleros estaban completamente sitiados y sin municiones. Pero ¡el M-19 no se rendía nunca! Al verse acorralado, Almarales ordenó a los magistrados que se alinearan contra la pared: el M-19 había decidido fusilar a los rehenes. De pronto una ráfaga de balas los cogió a todos por sorpresa y mi abuelo tuvo apenas tiempo de protegerse el pecho. Recibió un disparo que entró por el costado izquierdo, le perforó un pulmón y salió por el costado derecho. Casi todos cayeron muertos. Él cayó sobre el montón y se quedó quieto.En ese momento Almarales dijo: “los que quedamos nos morimos todos”. Y tras una pausa, añadió: “salgan las mujeres y los heridos.” Mi abuelo logró levantarse y salir. Pero no todo estaba ganado. Los soldados que ya habían entrado al edificio por poco lo acribillan, pensando que se trataba de un guerrillero vestido de civil.”Almarales se creía ‘señor’ de vivos y muertos, pero no era así. Y LA FALTA DE FE, AL IGUAL QUE LA IGNORANCIA SOBRE  EL PODER CREADOR DE LA PALABARA con lo que decimos, escribimos y pensamos, SON LA VERDADERA TRAGEDIA. Por eso desde hace 2015 años se pidió un perdón adelantado sobre nuestra ignorancia que se llama misericordia.

La ignorancia de que la oración, ESA ENERGÍA INTELIGENTEL QUE LLAMAN FE, pudo parar la primera guerra mundial en la navidad de 1914 es la misma ENERGÍA en el texto de Sabiduría queda cuenta de lo que en millones de homilías se reafirma a diario, la misma energía que mandaron callar en el baño del Palacio de Justicia. ¿De qué nos quejamos entonces?

Una amiga de familia nos cuenta: “Venía manejando de la oficina con una amiga de acompañante. En la calle 100 con avenida 19, me tocó el trancón del semáforo y de pronto un habitante de la calle se me acercó con una bujía en la mano para romperme el vidrio y hablando algo incomprensible. Subí el vidrio. Puse las manos en oración y mirando al cielo recé en voz alta la oración al Ángel de la Guarda que aprendí de niña. Visualicé al ángel con sus alas.  De pronto el loco la miró sorprendido (ella dice que quizá pensaría que estaba más loca que él) y se alejó en silencio.” LA INTENCIÓN DE PROTECCIÓN CONTROLÓ A UN LOCO. La acompañante, que se había quedado paralizada por el miedo, le dijo, de manera incrédula: ¡Rezaste! Sí, fue la respuesta natural de mi amiga.”

Tenemos así que LA INTELIGENCIA DE LA ENERGÍA DE LA INTENCIÓN EXPRESA del M19 se ha venido llevando a cabo. Dijeron que querían hacerle un ‘juicio revolucionario’ al Jefe de Estado y gritaron que estaban dispuestos a morir. El ‘juicio revolucionario,’ injusto como todos ellos, se ha venido realizando por los columnistas de izquierda y víctimas adoloridas. Y la auto maldición de la muerte arrastrando a muchos inocentes también se cumplió. La INTENCIÓN ILEGÍTIMA tuvo el suficiente poder para motivarlos a organizar un plan, conseguir armas, asumir el riesgo de pagar con la vida, tratando de cañar con el mismo juego de la Embajada DominicanaPero a esa intención ilegítima se enfrentó la INTENCIÓN LEGÍTIMA del Estado, además de que ya les conocían el juego. Desde luego que estas consideraciones no tienen validez jurídica en el 2015, pero sirven de guía para que seamos CONSCIENTES antes de abrir la boca porque recibimos lo que pedimos.

En ese escenario, pareciera que la versión que se quiere hacer consagrar para la historia sobre la toma del palacio fuera la INTENCIÓN ILEGÍTIMA de los guerrilleros. Esto es así porque a la opinión pública, los medios no la han educado en relación con el meollo, LO DEL PALACIO FUE UN IMPERDONABLE E INPRESCRIPTIBLE  CRIMEN DE LESA HUMANIDAD, EN EL QUE SE UTILIZARON ESCUDOS HUMANOS, que el constructo vengativo que creó la hipótesis de “LA RATONERA,” contra el Ejército, es más bien la mentalidad del M19 a la que se le cumplió su destino libremente escogido.  Recordemos.

Las amenazas contra la Corte eran conocidas públicamente, pero al dar a conocer la prensa el 18 de octubre el posible secuestro de tres magistrados, el plan fue abortado. El ejército no estaba encargado de la seguridad de la Corte, sino la Policía; además de que el retiro de la vigilancia es hoy un asunto que se debate sobre si, se originó o no, en una orden del Magistrado Reyes Echandía. Pero el desmentido  de que el ejército hubiese preparado alguna ratonera lo prueba el mismo texto del Informe sobre los Hechos del Palacio de Justicia cuando en la página 115 dice que el Ministro de Defensa General Miguel Vega Uribe y el coronel Plazas se encontraban desde las 9 a.m. en una Junta Directiva de Indumil y el ataque terrorista los tomó por sorpresa. Mal podrían ellos haber armado la trampa, estar informados de la toma, y dedicarse a debatir en una  Junta Directiva. La reacción rápida del Ejército tampoco es prueba de conocimiento previo, sino de que existía el Protocolo Tricolor 83 de reacción rápida, pero que no contemplaba el rescate de rehenes. En esa época no existía el GAULA.

Por otra parte, cuando el Coronel Plazas Vega dijo: “Aquí defendiendo la democracia, maestro.” no estaba haciéndolo como resultado de una doctrina militar de seguridad nacional, sino dando cumplimiento primordial a su deber como colombiano de “respetar y apoyar las autoridades democráticas legítimamente constituidas para mantener la independencia y la integridad nacionales” según NOS OBLIGA A TODOS la Constitución en su Capítulo 5, Art. 95, Nº 3. Pero pareciera que cierta pereza moral que considera no prestar el servicio militar como una ‘avivatada’, eximiera a muchos de ese deber y que solo los militares estuvieran obligados a cumplir esa parte de la Constitución.

LA TEORÍA DEL EXCESO DE FUERZA, basada en un falso dilema. Si soy atacado, mi deber es defenderme, no evitarle un problema a mi atacante, quien conoce mi fuerza porque la ve y libremente escoge atacarme. ¿Estoy obligado a la benevolencia con quien desea matarme? Los noticieros presentan imágenes impactantes, pro no analizan el trasfondo ético de las decisiones.

Además, en la Parte IV, ‘Los hechos del 6 y 7 de noviembre de 1985,’ párrafo 60, la página 124, podemos  leer y sacar conclusiones con el reporte del Comandante del Batallón Guardia Presidencial, coronel Bernardo Ramírez, ante la Comisión de la Verdad: “Al intentar subir al primer  piso (desde el sótano)  fueron repelidos, y dos soldados y un sargentofueron heridos.

El grupo terrorista tenía sacos de arena para protegerse  y se aseguraron ahí.” ¿Qué conclusión sacaríamos? Ubicar sacos de arena estratégicamente para una defensa requeriría transporte en el momento correcto, escondite estratégico y tiempo para colocarlos, que nos lleva a complicidad interna, considerando el corto tiempo que tuvieron entre el ingreso de los terroristas  y la llegada del ejército. Iban preparados para afrontar una acción de guerra protegidos por un fuerte y cientos de escudos humanos, como en la Embajada. ¿Cómo asaltarían el GAULA o el SWAT el Castillo de San Felipe?

Como de costumbre, sin un entrenamiento y conocimiento de las dificultades militares o policivas para manejar situaciones especiales, en escenarios improbables, DIFÍCLES, evaluamos superficialmente la confrontación al terrorismo sin tener, además, un entrenamiento serio y profundo, sobre dilemas éticos y cruciales, un escenario que la de democracia, en desventaja,tiene que confrontar todos los días, pues está regulada por leyes, ética, costumbres, grupos de presión, y los terroristas no; son totalmente libres para hacer lo que se les da la gana y aprovechan esa ventaja. Entonces la pregunta políticamente incorrecta, pero vitalmente necesaria, es: ¿Le es lícito a la democracia utilizar el juego sucio para combatir el terrorismo? Esa pregunta no la hago yo, y es causa de debate en escenarios internacionales de mucho prestigio ético. La respuesta la desarrolla el Profesor Michael Ignatieff en “El mal menor –Ética política en una era de terror.”

Si alguien me atraca con una navaja y no sabe que tengo una pistola, puedo escoger: a) jugar al esguince, si tengo habilidades de kung fu; b) mostrarle la pistola para hacerlo cambiar de opinión; c) caer en la tentación y disparar. El otro libremente  escogió atracar y matarme si no accedía; yo estoy obligado a defenderme, no a probar que soy hábil, ni a disuadirlo de su estupidez. Un amigo mío, experto en aikido, escogió la habilidad y lo chuzaron; claro que el otro se fue al hospital. El mismo escenario, en grande, lo tienen que afrontar los estados, cuando los terroristas pueden desarmarlos con la constitución o son estados que quieren ensayar la benevolencia, especialmente.

Propone Ignatieff esta situación: Suponga que hay una bomba atómica sucia en Manhattan y han capturado al terrorista. Después de ensayar los protocolos normales de defensa e interrogatorio, la opción que queda es torturarlo para que revele la ubicación y salvar a millones de personas. ¿Qué haría usted? En nuestro escenario del Palacio. A su compañero soldado lo mató un terrorista disfrazado de civil. En el fragor de la batalla, amenazado, rodeado por el fuego, alguien de camuflado se acerca y le dispara. Usted se salva. Pero ahora sabe que EL ENEMIGO TIENE DOS DISFRACES. ¿Sus acciones de defensa y dar de baja, son errores, legítima defensa, o asesinato?  Si en el combate usted grita improperios, mienta la madre, amenaza, ¿vamos a ver esa conducta como un desafío a la ÉTICA, LA ESTÉTICA o antes de juzgar nos ponemos en los zapatos del otro?

Entonces las acciones indebidas no pueden evaluarse sin el contexto sicológico de la amenaza vital. Se puede torturar, siempre y cuando sea por determinado tiempo y con control, dice Ignatieff. Ese escenario, con el estilo pomposo de las ceremonias del poder,  se desarrolla en las sesiones secretas del congreso en MUCHOS países. ¿Cuál es el riesgo? Torturar a un inocente y que al salir el dilema a la luz pública tendemos a JUZGAR desde el idealismo moral, la sensibilidad, el espíritu democrático. Sin embargo, la gente se olvida del escenario original y de que han estado luchando contra el terrorismo: ¡AGUANTANDO! Pero un ejército no está diseñado para aguantar, sino para ganar las batallas que nosotros no podemos librar. El ejército no respondió con algo gaseoso llamado exceso de fuerza, sino con CONTUNDENCIA, DIRECTA E INTELIGENTEMENTE DENTRO DE LAS LIMITACIONES DEL ESCENARIO ESCOGIDO POR LOS TERRORISTAS, como le pasó al atracador que logró chuzar al experto, pero salió perdiendo.Lo más trágico es que en nuestro país los atracadores son premiados con amnistías por conveniencias políticas. Y un día un Fiscal, metido a político, decide pasar cuenta de cobro. ¿Será el karma del constructo vengativo?

EL DRAMA DE LAS VÍCTIMAS QUE HABLAN DESDE EL DOLOR, no desde la coherencia, empiezan a crea r el escenario de injusticia, sin proponérselo: El Magistrado Humberto Murcia Ballén herido, clamaba: “Fue una toma anunciada y consentida por el gobierno.”

EL DRAMA DE LA PRENSA: ¿Informar, buscar la verdad o juzgar sin conocer los acontecimientos? Valdría la pena que repasaran uno de los muchos libros sobre el tema. Sugiero: “La dos tomas” de Manuel Vicente Peña. 30 años después muchas cosas se han olvidado y las posibles fuentes reposan en algún juzgado.

EL DRAMA DE LA CRUZ ROJA: Buscar un diálogo sin cese al fuego. Desempeñar una misión cuando los directores del operativo, en Palacio, estaban a ciegas. Con ráfagas de metralleta los guerrilleros recibieron a la Cruz Roja que quería salvarlos.

EL DRAMA DE LOS EXPERTOS. Hablan de un fracaso táctico del Ejército. Cierto. Pero las reglas del juego sucio las pusieron los guerrilleros al atacar e incendiar haciendo imposible la preparación de la táctica que requiere concertación, estudio, discernimiento con conocimiento del escenario interior del palacio, rodear el objetivo, cortarle suministros, (luz, agua, víveres), buscar contactos para evacuar civiles, etc. ¿Y si el objetivo era no solamente quemar los expedientes o documentos que hablaban de la constitucionalidad de la extradición, sino acabar también con los magistrados, y con ello DAR EL MENSAJE DE TERROR DE PABLO ESCOBAR mediante un mensajero estúpido, descartable? ¿Por qué fusiló Almarales innecesariamente a los magistrados en el baño, según el testimonio leído y dejó salir a los otros rehenes después de haber dicho que todos se morían? Es un procedimiento normal de la mafia, el enviar mensajes con muertos.

Y lograron su objetivo; al sentar el precedente de la Embajada Dominicana, el del Palacio de Justicia, reforzado con la violencia posterior, la no extradición finalmente se aprobó. Y los muertos siguen siendo el argumento fundamental de las negociaciones de La Habana, con el guión ensayado por diferentes gobiernos y que Belisario Betancur expuso ante la Comisión de la Verdad. Leamos lo que pensaba Belisario y cómo se conecta con el Palacio de Justicia, los vaivenes del Fiscal, las exigencias alucinantes de las Farc quienes ya le midieron el aceite al régimen utilizando todos los medios para su constructo vengativo en la toma del poder:

“A pocos meses de la posesión del Jefe de Estado, el itinerario del proceso de paz por parte del gobierno estaba establecido y en marcha. La estrategia diseñada consistía, en primer lugar, en otorgar la amnistía; luego vendrían las reformas políticas, económicas y sociales, producto de las negociaciones, y, finalmente, el desarme de los grupos insurgentes. El presidente Belisario Betancur manifestó a la Comisión de la Verdad que existen agentes subjetivos, los integrantes de la guerrilla, y objetivos, los problemas socialesde la subversión que deben combatirse para superar la guerra: a los subjetivos se les combate mediante la palabra, el indulto y la amnistía; los objetivos toman más tiempo, pero la comunidad y los grupos guerrilleros deben ver que existe la voluntad del gobierno de superarlos, se trata de las reformas necesarias para que el “caldo de cultivo” de la subversión sea eliminado. En eso consistió el itinerario de paz que él empezó a ejecutar desde el principio de su mandato” y que hoy continúa Santos, de alguna manera.

El Ministro de Desarrollo de ese momento Gustavo Castro Guerrero planteaba en un consejo de ministros con el Presidente Betancur: ¿Se puede negociar con locos terroristas? Santos lo está intentando y, al igual que el M19, ya plantearon ‘justicia revolucionaria’ con un nombre más sofisticado y cada día piden más. La única respuesta del gobierno es que exageran.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido