Jueves 19 de Octubre del 2017

La telenovela que desenmascara al líder del SÍ
 

Como en antaño, hoy el Gobierno está claudicando ante los delincuentes. Primero se hizo con el cartel de Medellín, hoy con las Farc. - Foto: tomada del portal losirreverentes.com

Publicado en el portal Los Irreverentes.

Por: Fernando Alameda.

Todos esperan que un análisis de opinión recomiende un libro o un texto de importancia. Pero no. Voy a recomendar una telenovela, de RCN, “Bloque de búsqueda”.

Esa telenovela me capturó desde que vi parte de un capítulo. Es una historia narrada desde la perspectiva de los valientes policías que enfrentaron a la banda mafiosa de Pablo Escobar en las peores épocas de ese reino de terror. El verdadero protagonista es el gobierno de turno y sus negociaciones de paz o sometimiento a la justicia con el cartel de Medellín.

Ante la presión de Pablo Escobar, ejercida por medio de bombazos y secuestros, el Estado encabezado por el presidente César Gaviria, cedió a todas las pretensiones mafiosas. Escobar, debilitado, propuso un acuerdo de paz. Informó sobre su decisión de entregarse a la justicia, siempre y cuando la extradición se eliminara en la Asamblea Constituyente. El actual negociador de la paz con las Farc, Humberto de la Calle, fue, casualmente, el representante del gobierno en esa Constituyente que aprobó eliminar la extradición. Al día siguiente, Pablo Escobar se entregó a las autoridades, tal como lo había acordado con el gobierno Gaviria y termina recluido en la famosa y elegante cárcel de la Catedral en Envigado, construida y controlada por el mismo capo. Era una cárcel con llave de salida para Escobar y control de ingreso para las autoridades. Por eso pudo escabullirse cuando le dio la gana.

¿Por qué Gaviria y De la Calle hicieron todas esas concesiones? Por las mismas razones por las que hoy repiten un acuerdo de paz a cualquier precio con Timochenko. Tal como sucedió en el gobierno de Belisario y de Pastrana, en su intento de alcanzar la paz, partieron del falso supuesto de que ella se logra con concesiones a los criminales, incluso aquellas que vulneran el Estado de Derecho. Los hechos han demostrado que ese camino no produce la paz, sino más violencia y una burla de los criminales al Estado. Es cierto que durante el gobierno de Gaviria, Escobar fue dado de baja, pero eso no lo exonera de su responsabilidad, pues se equivocó al claudicar ante un delincuente, pensando que así lograría la paz. La aplicación de la fuerza legítima del Estado pudo hacerse desde un principio y no hubiera tenido que arrodillarse ante las amenazas del mafioso.

Esta historia parece de telenovela, pero sucedió realmente. Nada del guión es inventado y se está repitiendo con algunos de los protagonistas de ese entonces, de la Calle y César Gaviria. En aras de la paz que todos anhelamos, defienden las concesiones que Santos ha otorgado a los narcoterroristas. Ayer como hoy, les entregan un blindaje jurídico para evitar la extradición como al cartel de Medellín, con la ventaja, además, de que nunca serán encarcelados. Ayer les entregaron a los delincuentes una cárcel para que siguieran delinquiendo, hoy les entregan territorios enteros de la patria sin control alguno del Estado. Y les dan otra segunda encima: unas curules en el Congreso.

Algunos dirán que hay diferencias entre el cartel de Escobar y el cartel de las Farc. Yo respondería que ambos son carteles del narcotráfico, pero efectivamente son diferentes; Escobar quiso lavarse la cara de mafioso con una curul en el Congreso y las Farc lo que pretenden es construir en Colombia un Estado mafioso y populista, o sea castrochavista.

¿Será que César  Gaviria, aparecerá en una futura telenovela como el hombre que dirigió la campaña de entrega del país a los narcoterroristas?  

Al pueblo colombiano le corresponde escribir ese libreto y colocará sin lugar a dudas a ese personaje como el que dirigió el intento fracasado de la claudicación del país.

@fernandoal1

 

Otros artículos en

Reseñas FCPPC

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

26/08/2016 5:28 AM

¿Por segunda vez? Al menos por segunda vez atenta contra las instituciones democráticas y la estabilidad del estado.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido